La felicidad es ausencia de miedo

Por Gonzalo Muñoz Barallobre.

“Ni disolver ni coagular, simplemente dejarte ir como un zapato flotando en el río”

Este verso de Alejandro Jodorowsky es una magnífica definición del devenir. Todo fluye sin desgaste. Sin pérdida ni encuentro. Una erupción eterna que no baila ni consigo ni contra sí. Sin fin ni finalidad. Como aquellos poetas cuyo lema fue “el arte por el arte”, el universo puede decir “La vida por la vida”. Una vida que no tiene otro sentido que el de ser vivida. Aprende tu medida y sigue la enseñanza que regala esta advertencia persa “planta un olivo aunque ya seas anciano y nunca vayas a comer de sus frutos, porque tu tarea es vivir”.

Pero como parece que con vivir no nos basta, estamos llamados a encontrar una fórmula que haga posible nuestra felicidad.

El día a día, lo cotidiano, nos revela las notas esenciales de la realidad: efímera y frágil. Por ello, lo primero que debemos hacer es ajustarnos a ellas. Dicho ajuste será la primera puerta a la felicidad. La segunda, que depende de haber traspasado la primera, es volvernos hacia el presente. Enfocar nuestra atención hacia el momento, que no es otra cosa que ser artesano del instante. Esto nos evitará naufragar por el tiempo llenándonos de nostalgia al recordar el pasado y paralizándonos de miedo al imaginar el futuro. Pero, para evitar cualquier equívoco, con atender al presente no me refiero a olvidar -la memoria es el único punto fijo durante la caída- o no ser capaz de prevenir. La clave está en el concepto naufragar, que, por lo menos esta es mi intención, está vinculado a la imaginación y no a la reflexión. Y es que pensar no es imaginar. Nada hay más venenoso que dejar en manos de la imaginación el pasado o, a través de ella, adelantar lo que vendrá.

El siguiente cuento judío, ilustra bien lo que quiero decir:

“Entre el pueblo judío, había un sabio que gozaba de ser el hombre más feliz de entre todos. Un día, le invitaron a comer. El sabio aceptó la invitación y se presentó en el lugar y la hora acordada. Una compañía abundante y una mesa repleta de manjares le estaban esperando. El sabio llegó, se sentó, comió en silencio, charló un poco y se levantó para irse. Cuando estaba en el umbral de la puerta, uno de los invitados le preguntó ¿Cuál el secreto de tu felicidad? A lo que el rabino contestó “cuando me siento, me siento; cuando como, como; cuando charlo, charlo; cuando me levanto, me levanto; y cuando me voy, me voy.” Los presentes, extrañados por la respuesta, le contestaron que entonces hacía lo mismo que ellos y que nada les diferenciaba. A esta afirmación, el sabio, respondió “no, cuando vosotros os sentáis ya estáis pensando en comer; cuando estáis comiendo, en hablar; cuando os levantáis, en iros y cuando os estáis yendo, en el lugar a donde vais. Concentrarse en el presente, en lo que uno está haciendo aquí y ahora, es una de llaves de la felicidad.”

 

Vivir en armonía con las notas principales de la vida, frágil y efímera, nos permite deshacernos del temor. Y es que su ausencia trae bajo el brazo la felicidad que nos es permitida. La capacidad de poder vivir sin miedo es lo único que nos diferencia del resto de animales

En este texto se habla de una aceptación y, sobre todo, de recuperar la medida olvidada. Parece que nuestra cultura es el gran mecanismo de olvido. Un fármaco perfecto para alejarnos de ella y volvernos capaces de extender nuestro miedo, y de recibirlo, hasta el infinito. Los medios de comunicación hacen muy bien su parte.

Pero la ausencia de miedo debe ser habitada. Sobre el qué y el cómo hablaré en otra ocasión. Simplemente señalar, que no hay fórmulas únicas. Cada uno debe tener la valentía de encontrar las suyas. Nadie puede pensar por nosotros, las reflexiones de los otros sólo son caminos posibles y, sobre todo, eficaces manuales de búsqueda. Pero las respuestas encontradas son personales e intransferibles. Trajes hechos a la medida de una vida única e irrepetible.

Related Posts with Thumbnails

13 respuestas a La felicidad es ausencia de miedo

  1. Me ha gustado esta entrada, Gonzalo.
    Si me permites, contestaré en mi columna a algunos puntos de los que propones -siquiera de manera implícita.
    Un abrazo fuerte.

    Carlos Javier González Serrano
    7 junio 2010 at 9:46 am

  2. Me alegra saberlo.
    Por supuesto, la filosofía es diálogo.
    Espero esa columna.
    Un fuerte abrazo.

    Gonzalo Muñoz Barallobre
    7 junio 2010 at 10:07 am

  3. Fabulosa columna Gonzalo!!! Tus maneras son ágiles y contundentes, el fondo muy acertado para el momento, y sobretodo tu afán “didáctico”, sin duda es lo que más me cautiva…

    Tus escritos me recuerdan al buen vino tinto y se acercan peligrosamente bien a su temperatura perfecta

    Más!

    Teo Matute
    9 junio 2010 at 9:06 am

  4. Gracias Teo.
    Eres muy generoso conmigo.
    Un abrazo.

    Gonzalo Muñoz Barallobre
    9 junio 2010 at 9:35 am

  5. “Artesano del instante”: qué manera de explicar de forma sencilla lo que algunos intentamos lograr durante toda una vida. Me quedaré con esa frase….

    maria josé
    10 junio 2010 at 20:28 pm

  6. Gracias, Maria José.
    Me alegra saber que una parte de este texto acompaña a alguien.
    Un saludo.

    Gonzalo Muñoz Barallobre
    10 junio 2010 at 21:16 pm

  7. Me ha gustado mucho tu escrito gonzalo..solo el presente es lo que existe…por otro lado quisiera saber tu opinión, en lo referente si el amor no esta por encima de todo….no es el amor lo mas importante??? se que mi pregunta no tiene nada que ver con tu tema, pero me gustaria mucho conocer tu opinion..gracias..

    SHARO
    14 junio 2010 at 18:34 pm

  8. “Pero la ausencia de miedo debe ser habitada. Sobre el qué y el cómo hablaré en otra ocasión.”
    Sharo, lo has visto perfectamente, esta parte del texto apunta al amor -en todas sus formas-.
    Amar y ser amado lo es todo, ahora bien, hay que saber hacerlo.

    Gracias por estar ahí.

    Gonzalo Muñoz Barallobre
    14 junio 2010 at 22:59 pm

  9. no sé yo muy bien que diría Heidegger; la angustia también nos hace humanos y el animal nos mira extrañados porque no es capaz de sentir ese peso. Pero vivir sin miedo y felices debe ser sin duda nuestra más alta aspiración, aunque hay muchas maneras de esquivar el miedo y de rehuirlo… la caída se insinúa a cada paso y queremos pemanecer erguidos no obstante… y es tan difícil a veces.

    marcos
    14 noviembre 2010 at 17:44 pm

  10. Tu comentario, Marcos, me da pie a precisar. Si bien es cierto que no podemos evitar que el miedo o la angustia afloren en nosotros, sí que podemos evitar que nos arrastren. Aquí estaría la clave de lo que intento decir.
    En lo que se refiere a Heidegger, te diré que Ser y tiempo es una obra incompleta: la segunda parte prometida nunca salió. En cambio, sí que encontramos un texto posterior titulado Serenidad. Es una joya y te lo recomiendo.
    Me alegra verte por aquí.
    Saludos.

    Gonzalo Muñoz Barallobre
    16 noviembre 2010 at 15:55 pm

  11. en cualquiera caso sigue siendo una utopìa. El miedo està siempre , no hay manera de engañar a la muerte.

    paramecio77
    7 agosto 2011 at 3:20 am

  12. No estoy de acuerdo, el miedo a la muerte es exorcizable…
    Y no es una utopía, los ejemplos los da la misma historia.
    Gracias por tu lectura y por tu comentario.
    Un saludo,
    G.

    Gonzalo Muñoz Barallobre
    7 agosto 2011 at 19:11 pm

  13. Respetable Gonzalo,todo de lo que hablas no es más que Budismo Zen, toda una revolución mental. Jodorowsky ha abrevado mucho de el,pero tampoco lo reconoce. Cordialmente.

    Humberto Moreno
    27 junio 2012 at 1:37 am

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.