En el reino de los hilos

Categoría: Análisis,Videojuegos | y tagged con | |

Por David Tejera Expósito

El pasado 25 de febrero se puso a la venta para Wii en España Kirby’s Epic Yarn, la última aventura de la pelota rosada favorita de los admiradores de la gran N. En esta ocasión, Kirby es transportado a Textilia (un mundo hecho de hilo) por el malvado hechicero Zur-zir, que planea hacerse con el control de Dream Land, la tierra de nuestro héroe. Kirby tendrá que escapar del extraño mundo en el que se ha visto encerrado en contra de su voluntad, con la ayuda del príncipe Hilván. El mundo de Textilia tiene la particularidad de que está hecho de hilo, por lo que mientras se encuentre en él, Kirby no podrá utilizar su famosa habilidad de aspirar todo lo que encuentra a su paso. Esto se convierte en un importante cambio jugable en la mecánica del juego, ya que obligará a nuestro personaje a tener que urilizar su propio cuerpo de hilo para atacar y deshilachar a sus enemigos, obviando sus otras habilidades.

Uno de los mayores atractivos del juego son las diferentes transformaciones que sufrirá nuestro personaje a lo largo de toda la aventura. Como marca de la casa del personaje, Kirby será capaz de transformarse en diferentes momentos de los niveles, así podremos encontrarnos transformados en un topo, en un coche de carreras, en un submarino, en una ovni, un tanque y algunos más. Cada una de estas transformaciones conlleva un drástico giro de la jugabilidad que le dará al juego una variedad encomiable: como topo tendremos que cavar atraves de grandes extensiones tierra mientras desenterramos cuentas y nos abrimos camino hacia el final de los niveles; y como choche tendremos que superar a nuestros enemigos en una carrera mientras recogemos objetos que nos harán propinásemos y llegar antes a la meta. Aunque el número de transformaciones es limitado y cuando ya llevamos más de la mitad de aventura las mecánicas pueden hacerse algo repetitivas, la manera en la que los niveles están distribuidos es casi perfecta y nunca llega a ser tedioso.

El juego está dividido en seis mundos propiamente dichos y a parte tendremos el mundo inicial y el mundo final donde acabará la aventura. En el mundo inicial, el lugar donde se aloja Kirby durante su estancia en el mundo de los hilos, tendremos nuestra propia casa que podremos ir adornando con los objetos que encontremos en nuestra aventura y con los que vayamos comprando en las dos tiendas que también encontraremos en él. También podremos consultar el porcentaje de juego que hemos completado, así como hablar con otros personajes que encontraremos deambulando por el lugar y que nos permitirán jugar a algunos minijuegos si decoramos las casas.

Una vez hayamos entrado en faena nos toca superar los seis mundos principales que componen el juego: Verdalia, una pradera; Aridia, una zona de lava; Ilusia, llena de juguetes y helados; Acuaria, zona de agua; Nevadia, una zona completamente nevada, y Cosmicia, con una ambientación espacial. La mecánica en ellos es simple: estarán divididos en varios subniveles y cada vez que superemos uno de estos conseguiremos desbloquear el siguiente. Asimismo, en cada nivel tendremos reunir un número determinado de cuentas para conseguir la máxima puntuación y habrá tres objetos especiales ocultos que a parte de servir conseguir el 100% del juego al final de la aventura, servirán también de adorno para nuestra casa en la  Plaza Edredón.


A parte de los niveles necesarios para avanzar en la aventura y del jefe final de cada mundo, nos encontraremos con varios niveles adicionales si conseguimos derrotar a los jefes con la máxima puntuación de cuentas, lo que le da al título una duración mayor en caso de que queramos profundizar y dedicarle mas horas. También dispondremos de varios minijuegos a medidas que decoramos las casas de los inquilinos que irán apareciendo en la Plaza Edredón, gracias a los cuales podremos aumentar nuestra colección de telas para decorar que nos permitira completar el juego al 100%.

Como gran añadido al juego, podremos disfrutar de la aventura junto al principe Hilván, que ayudará a Kirby a salvar su reino. El juego cooperativo es bastante llevadero: los personajes no se entorpecen entre ellos y hay bastantes posibilidades de interacción que le dan a la aventura otra vuelta de tuerca para aquellos que tengan la posibilidad de jugar con un acompañante.

Uno de los puntos del juego que ha generado más controversia es la escasa dificultad con la que nos vamos a encontrar. La mayoría de los niveles se convierten en un paseo para los jugadores más expertos, nunca moriremos y es muy sencillo conseguir el 100%. El reto que propone el juego es muy triste, pero, al mismo tiempo, lo convierte en un título ideal para los más pequeños de la casa y para aquellos que no estén muy familiarizados con los videojuegos, que seguramente hayan sido el objetivo de Nintendo al desarrollar esta nueva iteración de la franquicia de Kirby. Aun así, para los admiradores del personaje y de los juegos de la gran N, esta nueva entrega supone un lavado de cara muy fresco e interesante que mantendrá entretenido a más de uno durante un buen par de horas.

Lo mejor

– Artísticamente soberbio. Uno de los mejores juegos de Wii en este sentido.

– Perfectamente localizado al español (textos y voces)

– El modo cooperativo no ensucia para nada la experiencia. Perfectamente jugable con un acompañante.

Lo peor

– Demasiado sencillo, puede llegar a convertirse en un bonito paseo para los jugadores más avezados

– También es algo corto. En unas ocho horas de juego se puede completar la aventura principal sin problemas y llegar al 100% no cuesta demasiado debido a la dificultad

Puntuación: 8’5

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a En el reino de los hilos

  1. Lo de la dificultad me tira para atrás pero la verdad que el juego parece muy bonito

    Néstor García
    10 marzo 2011 at 12:52 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.