Un vistazo a la medicina 2.0

Categoría: Destacados,Monografías,Tecnocultura | y tagged con | | |

Por Jesús Hernanz

tecno-medicina

Los avances digitales que vivimos en nuestro días tienen muchísmas aplicaciones. Una que suele pasar desapercibida, pero que es de vital importancia, nunca mejor dicho, son los avances médicos. En medicina no estamos ante las puertas de una revolución brusca, sin embargo, poco a poco empezaremos a vivir una serie de cambios que harán que la medicina de dentro de unos años no tenga casi nada que ver con lo que actualmente consideramos el cuidado de la salud. El concepto de las revisiones periódicas será reemplazado por la monitorización constante. Los tratamientos serán personalizados e irán adaptándose a nosotros a medida que nuestras necesidades o enfermedades cambien. Vamos a ver que elementos configurarán este nuevo concepto de cuidado de la salud.

A no mucho tardar podríamos encontrar en nuestra bandeja de entrada del correo algo tal que así:

Los análisis de sangre y heces de la última semana indican unos valores bacterianos casi normales, esto indica que su bronquitis está remitiendo. La cantidad de amoxicilina en los comprimidos que recibirá mañana será cada vez más baja, por lo que no olvide tomar las pastillas según el orden que se indica en la caja.
Lleva 2 semanas sin llover en Madrid y los niveles de contaminación están subiendo por encima de lo normal, lo puedes comprobar aquí, esto hace que tus ataques de asma, que aunque cada vez son más infrecuentes, puedan producirse ocasionalmente si sigue sin llover. Nos estamos acercando a mediados de marzo, tu época más frecuente de fuertes resfriados, es recomendable que comiences con el tratamiento habitual de refuerzo de las defensas (confirme tratamiento para generar sus pastillas personalizadas habituales y enviarlas junto al tratamiento de la bronquitis de esta semana).
Últimamente estás perdiendo la regularidad en las comidas, lo que está provocándote digestiones más largas y más pesadas, por no hablar del incremento de grasas consumidas durante las mañanas (desayunos más grasos).
Deberías comer más frutas durante el desayuno. También te recomiendo que cambies salir a correr por natación, pues llevas semanas corriendo la misma distancia y en cada vez más tiempo, quizá estás perdiendo la motivación. Si sigue sin llover una semana más sería aconsejable pedir 2 días de vacaciones y juntarlos con un fin de semana para que los pases en el pueblo, habitualmente eso mejora tus procesos de asma y rebaja tus niveles de tensión. En cualquier caso debes comprar Ventolín, estás casi en la reserva.

Atentamente,
Su servicio médico personal.

Este correo no lo habrá escrito ningún médico, ni tan siquiera por una persona. Esto será un informe generado automáticamente a partir de nuestra ficha personal, una ficha que se actualiza cada segundo del día. Los médicos de carne y hueso solo actuarán cuando los valores recogidos sean preocupantes o símplemente se produzca un cúmulo de circunstancias que el software no sea capaz de comprender o tratar adecuadamente.
Ya de pronto se puede ver que las cosas van a cambiar mucho, aunque como dije antes, en temas tan delicados los cambios serán graduales. Los servicios de medicina privada en primer lugar y la sanidad pública más adelante contarán con salas enormes llenas de ordenadores que se encargarán de recoger en tiempo real todo lo relacionado con nuestra salud. No solo información proveniente de nuestro cuerpo, también recogerán miriadas de datos adicionales de nuestro entorno que podrán ayudarnos a entender mejor nuestro estado actual y a predecir nuestro estado en el futuro.

A lo largo de este artículo vamos a repasar muchos conceptos y tecnologías que, o bien existen ya, o bien no haría falta soltar mucho la imaginación para imaginar que están cerca de hacerse realidad. Algunas, a pesar de exisitir, tienen la inconveniencia de ser terriblemente caras actualmente, pero oye, para eso están los ricos, que hagan ellos de conejillos de indias con las nuevas tecnologías que ya irá buscando alguien la forma de abaratarlo para el vulgo.

¿Qué elementos nos ayudarían a una monitorización como la anteriormente descrita? Pues se me ocurren varios, vamos a ir hablando de ellos.

La monitorización en tiempo real de nuestras constantes será llevada a cabo principalmente por nuestra ropa, por nuestra ropa interior para dar más seña, esa que suele ir bien pegadita a nuestra piel. Unos gayumbos como estos, o como estos otros, nos podrían decir en todo momento cual es nuestra temperatura, nuestra frecuencia cardiaca, nuestra presión arterial, o si estamos sudando algo raro. Para aquellos trikis-mikis y sibaritas procupados por nimiedades tales como no ir limpio y oler mal, tranquilos, ya se lo que os estaís preguntando, estas prendas se pueden lavar.
Bueno bien, vale, ya tenemos quien recoja la información. Ahora quedan por resolver dos problemillas aparentemente sin importancia, como entrego esta información a alguien y como hago para obtener la energía que esos trastos necesitan para funcionar. La respuesta a estas preguntas es la misma, de forma inalámbrica y a través de nuestro móvil. Lo de comunicar los datos que estos super-calzon recogen más o menos se entiende, es de la misma forma que paso mis fotos de un móvil a otro, pero, ¿obtener la energía del móvil de forma inalámbrica? Pues sí, de hecho es un concepto ya bastante viejuno, el gran Nikola Tesla ya tenía bastante claro que una transmisión inalámbrica de energía era posible en 1891. Actualmente existen incluso televisores que hacen uso de esta tecnología, pero su principal problema es la escasez en la eficencia de esta transmisión, para entendernos, una gran parte de la energía que el emisor radia no es recibida por el receptor, sino que se pierde “por el camino”. Un dispositivo como del que estamos hablando (los super-calzon, que me pongo a divagar y a veces es difícil seguirme) no consumiría demasiada energía por lo que podría ser válido un sistema de alimentación con pérdidas como el actual.

Bueno, ya tenemos unos cuantos buenos indicadores con lo que sacamos al contacto de la piel, pero la salud es más que eso, y queremos más que eso. Una cosa siempre interesante es analizar la sangre. En nuestro torrente sanguíneo se encuentran una cantidad enorme de indicadores que son valiosos para analizar/monitorizar el estado de nuestra salud. Con un buen análisis de sangre podemos conocer cosas tan diversas como nuestros niveles de azucar, niveles de sodio, marcadores tumorales, perfil tiroideo, incluso análisis genéticos. Actualemente es necesario sacar una muestra de sangre para posteriormente llevarla al laboratorio y ser allí analizada. El primer paso que se está dando en la actualidad es acercar el laboratorio al individuo con los llamados lab-on-a-chip, diminutos analizadores del tamaños de una caja de cerillas que se bastan con un nano litro de sangre para hacer su labor. Es importante reseñar que estos equipos no tienen que realizar el análisis de la sangre, solo obtenerla, recoger ciertos valores de la muestra obtenida, enviarlos inalámbricamente a nuestro móvil y nuestro móvil a su vez reenviar los datos a través de internet a unos potentes ordenadores que se encargarán del trabajo “pesado” del análsis. Es importante este hecho porque cada día va a ser más significativa la separación entre quien recoge la información, quien la analiza y quien la recibe, en la medicina y en todo. No es mucho imaginar que estos equipos que antes tenían el tamaño de una nevera y ahora de una caja de cerillas dentro de poco sean lo suficientemente pequeños como para que podamos llevarlos implantados debajo de la piel y tengan “acceso constante a la fuente”. Es posible que dentro de no mucho el motivo más frecuente por el que vayamos a un centro médico sea a sustituir estos chacharritos que llevaremos debajo de la piel y que tan valiosos nos serán a la hora de vigilar nuestra salud.
Que los inodoros de nuestras casas se van a parecer más a un laboratorio con cisterna que a una caja de cerámica (que es lo que son ahora) es otro asunto que también merece la pena reseñar. Este es un sitio tan bueno como cualquier otro para instalar dispositivos dispuestos a analizar nuestro…bueno, lo que vayamos echando. Únicamente es cuestión de que los equipos que llevan a cabo estos análisis se abaraten lo suficiente y voilá, tendremos un pequeño, o gran, análisis cada vez que pasemos por el trono.
En lo relativo a la alimentación, también habrá cambios. Quien más quien menos todos conocemos a alguien, a veces ese alguien somos nosotros mismos, que va por la vida contando calorías de lo que come. A ellos le diré, os vais a hartar de contar calorías, y lo que es más, las vais a contar con decimales. O mucho me equivoco o no estamos muy lejos de que cada cosa que nos dispongamos a comer vendrá con su correspondiente código de barras o datamatrix que nos permite leer el contenido exacto de calorías que tiene lo que nos comemos, y no se quedará ahí la información, también se incluirán los ingredientes y la forma de preparación de los mismos. De esta forma se podrá hacer una análisis exahustivo de lo que comemos y como nos está afectando cada cosa en cada momento. No será cuestión de decir, esto engorda o esto es sano, podremos hilar mucho más fino, por ejemplo se podría descubrir que un determinado alimento, cuando se combina con otro nos produce digestiones pesadas (que serán descubiertas por nuestros super-calzon) cuando los ingerimos antes de irnos a la cama o cosas similares.

Me imagino que alguno que otro estará leyendo estas líneas y todo esto le sonará más bien a pesadilla orweliana. Bueno, vamos a tratar de ver una ventaja que sea irrechazable. Cuando este tipo de dispositivos que no tienen que parecerse en la forma a los anteriormente descritos pero que seguro que sí se parecerá en el fondo, se utilicen de forma masiva, la investigación médica dará un giro sin precedentes. Al tener miles de “pacientes” que aportan miriadas de información sin parar se podrán observar por primera vez comportamientos que antes eran simplemente imposibles de apreciar, bien porque no se disponía del suficiente número de individuos para su estudio o bien porque no es conocía tanta información de cada individuo. Vamos a poner un ejemplo, cuando se estudian las propiedades de un gas es prácticamente imposible conocer cual va a ser el comportamiento de cada una de las partículas a lo largo del tiempo, sin embargo cuando todas estas partículas se estudian como un todo emergen un conjunto de propiedades (como la presión, la temperatura, la entropía) que sí son fácilmente estudiables y que se comportan de una manera que sí sabemos predecir. En medicina creo que pasará algo similar, al estudiar a las poblaciones en su conjunto con un nivel de detalle sin precedentes aparecerán nuevas pautas de comportamiento, nuevas informaciones relevantes que pueden ayudar a salvar miles y miles de vidas, alguna de ellas quizá la nuestra.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *