Entrevista con Juli Zeh: “El Método”

Categoría: +Actual,Destacados,Entrevistas | y tagged con | | |

“Para ser libre, no hay que entender la muerte como lo contrario de la vida.”

 

 

Por Benito Garrido

 

 

 

A propósito de su nueva novela “El Método” (Editorial Mondadori, 2011) hemos entrevistado a la escritora alemana Juli Zeh (Bonn, 1974).

 

Formada en Derecho Internacional y Literatura, con apenas 35 años, Juli Zeh se ha convertido en una escritora de reputado prestigio en Alemania y en el resto de Europa. Es una autora muy combativa que participa activamente en la cultura de su país, y es asidua a debates políticos. Ha ganado multitud de premios, entre los que podríamos destacar el Deutscher Bücherpreis 2002 a la mejor novela debut por su libro “Águilas y Ángeles” o el premio Cévennes 2008 a la mejor novela europea por “Instinto de juego”. Aparte, ya cuenta con otras novelas y ensayos, aún inéditos en nuestro país.  Desde 1995 enseña literatura en Leipzig. “El Método” ya ha sido traducido a quince idiomas y ha conseguido situarse entre los primeros en las listas de ventas de su país.

 

El libro nos cuenta, como a mediados del siglo XXI El Método es el nuevo sistema que rige una sociedad en la que ciencia y salud son los pilares básicos. El régimen garantiza una vida sana en la que el bien individual está supeditado siempre al bien común. Moritz Holl es un hombre apasionado que pretende vivir su libertad personal al margen del sistema. Su hermana Mia, por el contrario, se adhiere al Método, totalmente convencida de su efectividad. Cuando Moritz se suicida tras ser acusado injustamente de asesinato, Mia comenzará a debatirse entre el amor fraternal de su hermano, y el sistema que le acusa. Con esta premisas, Juli Zeh nos presenta en su novela un claro alegato contra los regímenes que coartan la libertad del ser humano, que limitan la justicia y ocultan la verdad.

 

 

 

P.- “El Método”: ¿es una novela política o una novela de ciencia ficción?

No es una novela de ciencia ficción. Es una novela política sobre nuestro presente.

 

P.- En España, a propósito de su nueva novela se la presenta como la George Orwell del siglo XXI.  ¿Qué le parece?

Creo que una comparación con Un mundo feliz de Aldous Huxley es más acertada. George Orwell dibuja un mundo en el que el totalitarismo es mucho más siniestro, lleno de violencia, terror y tortura. En El Método se trata de una “dictadura paternalista”: un sistema totalitario en el que el mensaje es “solo queremos lo mejor para vosotros”.

 

P.- ¿Cómo surge la idea de escribir sobre ese ficticio sistema totalitario llamado Método?

Nuestras sociedades europeas padecen la ilusión neurótica de la seguridad, de la salud, de la buena forma física, de la juventud. Las personas se consideran a sí mismas pequeñas máquinas de diseño atractivo que preferiblemente rinden mucho y funcionan bien. Era hora de que alguien escribiera un libro sobre eso.

 

P.- Curioso arco de transformación en la trayectoria de Mia, la protagonista: de vivir en la razón pasa a luchar por reivindicar el sentimiento, por pensar con el corazón. Para luego justificar de nuevo una vuelta a la razón extrema.  ¿Puede el ser humano cambiar tanto?

En la vida real los cambios en las personas son menos acusados. El cometido de la literatura consiste precisamente en sacar a la luz los abismos emocionales a los que la vida nos arroja.

 

P.- Otro protagonista indiscutible de la novela es el enorme poder de la comunicación y los medios en una sociedad politizada (totalitaria en este caso).  En tu libro, se ve representado en ese duro personaje que es Kramer.  ¿También hoy vivimos un poco así? ¿Podríamos entonces hablar de que los “nuevos mártires” son solo aquellos que llegan a ser ídolos mediáticos?

Lo importante es darnos cuenta del inmenso poder que tienen los medios de comunicación hoy en día. Según la idea básica de la democracia, la función de los medios es controlar la política y la economía. Sin embargo hoy en día la pregunta es: ¿Quién controla a los medios cuando tienen más poder que la política y la economía juntas? El rasgo determinante de un sistema totalitario es la arbitrariedad capricho. Los medios deciden arbitrariamente qué tema convierten en la bomba mediática del día, qué histeria crean, qué político ”eliminan”. Es una cuestión interesante plantearse si los medios en estas circunstancias sirven o perjudican a la democracia.

 

P.- ¿Podríamos en el libro asimilar la amante ideal como la conciencia de la protagonista? ¿Quizás aquello que no nos atrevemos siquiera a pensar, pero que está en nuestra cabeza?

Sí, se podría describir a la amada ideal así. Para Mia es sobre todo la sustituta de su hermano Moritz. Ella es la responsable de que Mia aprenda a creer en la inocencia de su hermano, acusado de un terrible delito sexual.

 

P.- “El ser humano tiene que experimentar su existencia”. ¿Es la novela un alegato a la libertad del ser humano, por encima de ideologías y gobiernos?

Sí, la novela es sobre todo un alegato contra el miedo. Quien tiene miedo constantemente es manipulable. El miedo es un medio con el que el estado controla a sus ciudadanos y el mercado vende sus productos. Cuando los hombres creen de verdad que la seguridad es más importante que la libertad, han perdido el sentido de la vida.

 

P.- Sistemas totalitarios, terrorismo de estado, un ser humano sin libertad decisoria encauzado en sus ideas y en su vida por el sistema político…  ¿No le parece que podríamos hablar de la situación que actualmente se vive en algunos países?

El Método es un libro sobre nuestro presente. No profetiza qué pasará en el futuro, muestra las tendencias totalitarias que existen en nuestras sociedades contemporáneas.

 

P.- No religión – no mercado, pero todavía podemos encontrar una reflexión interior: el alma existe.  ¿Estás tratando de hacernos una alegoría a la misma crisis de ideales que se vive actualmente entre nuestros jóvenes?

Ese es un punto importante. La pérdida de valores es un factor primordial de por qué los hombres se sienten inseguros con tanta facilidad y de por qué sienten tanto miedo. Hoy en día la religión ya no juega un papel tan fuerte en nuestro propio autoconocimiento. No hemos conseguido definir nuevos valores que nos den seguridad en nosotros mismos y que nos orienten en el mundo. Por eso las personas se aferran a las “pseudo-religiones” como por ejemplo el culto al cuerpo y a la salud, que podemos observar en el mundo occidental.

 

P.- El narrador nos cuenta en presente una historia que solo vuelve al pasado para hacer presentes los contradictorios sentimientos de la protagonista. Esos sentimientos que la llevan a abrir los ojos a una nueva realidad. ¿Busca ese narrador la complicidad del lector con la protagonista indefensa frente al sistema?

Mia es un personaje clásico, comparable a la heroína de una obra de teatro o de una película de Hollywood. Atraviesa una fase en la que ve la luz y finalmente se enfrenta a un sistema híper-poderoso completamente sola, y al final pierde. Por eso es una tragedia. Espero de corazón que el lector se identifique con ella y sienta simpatía por ella.

 

P.- Fantástica guerra dialéctica entre los personajes = Mia + Moritz o Mia + Kramer.  ¿Crees que tu formación en derecho te ha permitido escribir mejor esta novela?

No.  Creo que tiene más que ver mi interés por la filosofía. Las personas entienden mejor las cosas si hablan de ellas. La lucha dialéctica es un medio de conocimiento importantísimo. En El Método lo que he intentado básicamente, es explicarme a mí misma nuestro mundo actual a través de las discusiones de los personajes.

 

P.- ¿Qué implica este libro en la evolución de tu obra?

Es la primera vez que he escrito una novela política de verdad. Mis otros libros también poseían un fondo político y social relevante, pero El Método envía un mensaje político claro: no te dejes intimidar, lucha por tu libertad, no seas un egocéntrico que solo piensa en su salud, belleza o seguridad.

 

P.- ¿Crees que existe un literatura de mujeres?

No lo sé. Escribo libros que son leídos por hombres, mujeres, jóvenes y adultos. Todos se sienten aludidos. Ese es mi objetivo como autora: no quiero escribir para un determinado grupo de personas, quiero escribir para una época.

 

P.- Has recibido muchos premios a lo largo de tu carrera.  ¿Son importantes los premios para labrarse un buen camino en el mundo editorial?

En mi caso fue al revés, primero tuve éxito con las ventas de mis libros y después vinieron los premios. Sin embargo, hay autores que se dieron a conocer a través de los premios.

 

P.- Con este tu nuevo libro publicado en nuestro país.  ¿Esperas un cálido recibimiento?, ¿tienes buenas expectativas?

Hay ya varias novelas mías publicadas en España.  Espero que la recepción siga siendo igual de positiva.

 

P.- ¿Qué influencias has tenido en tu escritura?

Todo lo que experimento influye en mi escritura.

 

P.- ¿Estás preparando algo o tienes ya una idea de cual pueda ser tu próximo proyecto?, ¿podríamos conocerlo?

De momento escribo muchos guiones y obras de teatro. Sobre mi nueva novela no quiero hablar todavía, es algo que de momento pertenece al futuro.

 

 

 

Solo nos surgen buenas palabras para el que es un interesante y realmente perturbador trabajo.  Agradecemos las cuidadas respuestas de nuestra interlocutora y nos vamos ansiosos a la librería más próxima para buscar alguno de sus otros libros.

 

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *