Camina por ahí, mira por aquí

Por Benito Garrido

Fotografías de Pedro Moral

 

 

 

La pasada semana, el Reina Sofía procedió a la presentación de la primera exposición individual en nuestro país, de la artista portuguesa Leonor Antunes. Un proyecto específico para el museo, y que según su director Manuel Borja-Villel, encaja perfectamente dentro del programa Fisuras que desarrolla el centro: producciones propias en las que se invita al artista a experimentar dentro de sus espacios, para de esta manera, renovar constantemente la institución. En esa línea, la autora ha recurrido a las corrientes artísticas que se movían en los años 50 para crear una instalación en la que conjuga diferentes conceptos sobre el espacio. Pero más que volcar su mirada en los movimientos pictóricos del momento, lo que ha hecho ha sido, basándose en las formas con referencias míticas y en los nuevos materiales, reclamar aquella conjunción de arquitectura y diseño que hoy sigue siendo tan moderna.  Ahora más que nunca, tendríamos que entender la obra de arte como un dispositivo para entender el mundo.

 

Para desarrollar este trabajo, la artista nos cuenta que ha partido de tres puntos fundamentales: el pabellón de España en la Expo’58 de Bruselas, el mítico hilo de Ariadna en el laberinto, y la película Witch’s Cradle (1943) de Maya Deren. Antunes nos recalca que es importante trabajar sobre elementos conocidos, de ahí que recurriera al pabellón de Corrales y Malezún, para luego desarrollar una migración de sus estructuras hacia un trabajo de proporciones a escala humana. La estructura alveolar del edificio constituye un modelo adaptable a cualquier otro lugar en el espacio, y este es el eje sobre el que su montaje se plantea. Así, la intervención sobre el suelo se configura como espacio expositivo:  diseño de paneles en rejilla triangular fabricados en corcho, latón, caucho y cerámica, que son perfectamente desmontables y que reproducen el pavimento original del pabellón. Encontramos también seis esculturas colgantes hechas con cuerda y cuero que con formas hexagonales que se repiten, pretenden funcionar como elementos delimitadores del espacio. La muestra se completa con seis minutos de película (El trayecto de la cuerda) en la que esas mismas esculturas se encuentran ahora en otro espacio, como si ya existieran, pero en otro lugar. Para ello la artista se basa en el film antes comentado, que habla de la apropiación del espacio en el tiempo, tomando como idea la historia de la sala The Art of this Century.

 

Con el nombre “Camina por ahí, mira por aquí”, esta exposición  lo que pretende es, en palabras de la autora, llamar la atención sobre la manera en la que se enlazan pabellón y película por medio de una construcción que hace uso de un hilo o una línea, ya sea por la modulación del espacio físico (en el caso del pabellón), o por la apropiación de un espacio físico (a través de una película).

 

 

Leonor Antunes (Lisboa, 1972) es licenciada en Artes Visuales / Escultura por la Facultad de Bellas Artes de Lisboa. Ha ampliado sus estudios en la Staatliche Akademie der Bildenden Kunste  de Alemania. Ha expuesto en galerías de arte de Berlín, Lisboa, Londres, París y Río de Janeiro. En 2011, además de realizar este proyecto, también participará en la Bienal de Singapur, y expondrá en el Museu de Serralves de Oporto y en el Kunstverein de Dusseldorf.

 

 

 

 

MNCARS

Hasta el 5 de septiembre 2011

Edificio Sabatini, Santa Isabel 52

28012 Madrid

De L a S de 10:00 a 21:00 y D de 10:00 a 14:30

www.museoreinasofia.es

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.