La crisis global ya tiene su género

Por José Luis Muñoz.

 

Inside Job (2010)

La crisis financiera, que no termina y está arrasando media humanidad y despertando conciencias desde el hartazgo hacia la clase política, incapaz de dar una solución que no sea otra que la de recortar todas las conquistas sociales que, con esfuerzo, se consiguieron a lo largo de muchos años de lucha sindical, está alumbrando un nuevo género de denuncia social en el cine. Y lo hace desde el documental, sí, pero también desde la ficción.

 

Lejos del sensacionalismo subversivo y ególatra de Michael Moore, con un rigor didáctico encomiable, el documentalista Charles Fergusson nos ilustra sobre el mayor delito de nuestros tiempos, el que más víctimas ha causado a la humanidad, todos nosotros, y señala a los culpables, a los que provocaron esa crisis global y nadie les ha pedido responsabilidades. Inside Job (2010) es un documental demoledor que denuncia esa ingeniería financiera que ha multiplicado la pobreza, y también la riqueza de los pocos de siempre, unas prácticas sin control iniciadas en época de Clinton, consolidadas en la etapa Bush y aceptadas por el orador brillante que preside la Casa Blanca que parece no haber oído sus propios discursos. Que el poder no lo tenían los políticos, ya lo sabíamos, pero nos engañábamos. Inside Job (2010) nos obliga a abrir los ojos y lo que vemos no nos gusta: nuestra propia estupidez.

 

God Bless Iceland (2009)

De la pequeña Islandia, uno de los epicentros de la crisis global por ser uno de los primeros países en sufrir primero la crisis financiera y el único que, hasta ahora, le ha plantado cara de forma novedosa a través de una revolución sin violencia que ha sacudido a sus políticos y banqueros y es el paradigma de los indignados españoles, llega una coproducción entre Suecia, Islandia y Alemania, dirigida por Helgi Felixson que arroja un poco más de luz sobre el oscuro asunto de la crisis financiera también conocida como la estafa global: God bless Iceland (2009).

 

The Company Men (2010)

Pero la crisis global, o la estafa, para ser más exactos e incisivos, también está generando cine de ficción y ahí tenemos la bienintencionada The Company Men (2010) de John Wells interpretada por Ben Afleck, Kevin Costner, Tommy Lee Jones y Chris Cooper, que resulta bastante efectivo al narrar como el desplome del mundo financiero, debido al trapicheo de unos cuantos, afecta a la vida de las personas, manda al garete sus estilos de vida y convierte sus existencias en dramas. Son millones en el mundo los que se han quedado sin empleo. John Wells pone caras, nombres y apellidos a esa fría estadística, a esos porcentajes de personas que engrosan las listas del paro y que difícilmente podrán encontrar un empleo digno, y lo hace siguiendo los avatares de tres hombres de empresa que pierden sus empleos a pesar de ser rigurosos y eficientes en su trabajo.

 
 
 

Habrá que invitar a Ken Loach a que se sume al género. Seguramente lo hará y nos ofrecerá su versión demoledora de esta maquinación vergonzosa de los especuladores financieros para saquear nuestro mundo, una pesadilla de la que no sabemos cuándo despertaremos si despertamos.

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *