“El castigo sin venganza”, redescubrir el teatro clásico

Por Benito Garrido

 

Se presenta en el Teatro Alcázar la obra de Lope de Vega, “El castigo sin venganza”.  Hace ya dos años que este teatro recupera cada verano la fórmula teatral de los clásicos para refrescarnos las tórridas noches madrileñas.  Esta vez es la compañía Rakatá la encargada de poner sobre el escenario una pieza teatral de belleza indiscutible que inicialmente pudo pasar desapercibida entre la enorme obra de Lope, pero a la que el tiempo ha ido dando el peso que merece.

 

Es el propio protagonista Rodrigo Arribas, quien tras agradecer a la organización del teatro y a sus colaboradores el apoyo recibido, nos habla del periplo que la compañía va a iniciar con esta maravillosa obra del Siglo de Oro Español.  Ya han estado en varias ciudades españolas, y han cruzado el charco hasta Buenos Aires.  Y después de pasar por Madrid este verano, seguirán gira por Venezuela y Panamá.  Por otro lado, el grupo ha sido seleccionado para las Olimpiadas Culturales 2.012 de Londres que se desarrollarán en un prestigioso teatro de la capital inglesa.  Como compañía especializada, tras esta exhibición seguirán realizando otras representaciones de obras del Siglo de Oro y de algunas otras épocas del teatro clásico.

 

 

 

Ernesto Arias, director del montaje, nos recalca lo apasionante de un texto que espera entretenga desde el primer minuto al espectador.  De hecho, hasta ahora la obra siempre que ha sido representada ha tenido muy buena acogida.  En ella se aúnan un desarrollo dramático potente, una elevada belleza en los versos y en el lenguaje, y una trama palpitante, para conformar esta obra culmen de la literatura clásica.  Plantea la lucha entre el deseo y la razón, llevada al extremo para que los personajes se sumerjan en un laberinto del que difícilmente tendrán que salir.

 

Escrita en 1631 por el genio madrileño a la ya avanzada edad de 68 años (estaba en plena depresión ante la visible pérdida de razón de su esposa), “El castigo sin venganza” es una tragedia en la que se narra cómo el Duque de Ferrara, mujeriego impenitente, decide finalmente casarse para tener hijos legítimos, con la joven y bella Casandra.  Lo que no puede prever es que su hijo bastardo, el Conde Federico termine enamorándose de su joven madrastra, dando lugar a un adulterio que el duque considera un ultraje a su honor, y que por tanto debe castigar.  La venganza está servida.  Y los grandes dilemas y valores están en juego.

 

Otros dos protagonistas como son Jesús Fuente y Mario Vedoya nos hablan también de una obra que no pueden más que elogiar.  El teatro y la ciudad se visten de fiesta cuando Lope se representa.  La obra es perfecta en su montaje y el director ha sabido conectar con un público que se llega a sentir partícipe de la representación.  Un texto tan bello en el que las palabras nunca son suficientes para los personajes, llega a ser un riesgo para los actores: hacerlo vivo sin dejarse llevar por la emoción, sin romper el ritmo y manteniendo la estructura, es todo un reto que se renueva diariamente.  La lucha entre el corazón y la razón sube a escena.  Está claro que no debemos dejar de disfrutarla.

 

Adaptación: Compañía Rakatá

Director: Ernesto Arias

Autor: Lope de Vega

Reparto: Mario Vedoya, Alejandra Mayo, Rodrigo Arribas, Jesús Fuente, Lidia Otón, Bruno Ciordia , Jesús Teyssiere, Manuel Sánchez Ramos, Belén Ponce de León,

Teatro Alcázar

Alcalá, 20

Fechas: del 06-julio al 04-septiembre de 2011

Horario: de M a V a las 20.30h., S a las 19.30 y a las 22h., D a las 19.30h.

Precio: De 16 a 26€

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *