Café Literario con Lorenzo Silva

Por María Anaya Volpini

Fotografías por Pablo Álvarez

 

 

 

Lorenzo y Ediciones Destino quisieron invitar sólo a los medios digitales para compartir café y tarde en el Hotel de las Letras y de paso hablar sobre Niños feroces, la última novela del escritor.

 

Son Niños feroces esos que entran en una guerra, en un mundo de violencia y salen de ella convertidos en hombres completos ya que, según el autor “no hay humano completo sin la noción de horror”. Pero la tarde y el café en septiembre del año 2011 parecen no animar tanto a hablar sobre el libro como sobre la importancia de internet en la literatura actual.

 

Caminando entre un joven de 1940, uno de 1989 y uno de 2011, la novela está plagada de referencias, o mejor dicho links, que incitan constantemente al lector a conectarse para husmear tanto vínculo directo. La novela se pasea desde los paisajes que google maps nos puede ofrecer de la II Guerra Mundial hasta las recreaciones que numerosas series de televisión y películas actuales hacen sobre la guerra de Irak. Como no puede ser de otra manera, Lorenzo nos anuncia que el libro será empleado en un experimento en el que se dará a leer el texto en diferentes formatos a la gente: ¿papel o iPad plagada de vínculos? En un libro como este, la respuesta parece casi insultante por lo evidente.

 

Lorenzo insiste en lo mucho que internet puede ayudar al escritor de hoy, aunque no le resuelva la vida a nadie. Sin embargo, al escucharle nombrar el catastrófico fallo de Vargas Llosa en La fiesta del chivo por ponerle cañones a un crucero que nunca los tuvo, uno no puede evitar preguntarse sobre la importancia del rigor documental en una novela. La RAE (Real Academia Española) define novela como obra literaria en prosa en la que se narra una acción fingida en todo o en parte, y cuyo fin es causar placer estético a los lectores con la descripción o pintura de sucesos o lances interesantes, de caracteres, de pasiones y de costumbres.

 

Una novela no es un documento de investigación académico, pero la obra de Silva parece tener la medida perfecta para lanzar un pequeño estudio sociológico, no desde sus páginas, sino a partir de lo que éstas generen en sus lectores. Ediciones Destino abrirá en Facebook una página para que los lectores participen dejando sus propios relatos. Se trata de dirigirse a esos jóvenes sin demasiada voz, a medio camino entre los niños feroces y los pasivos observadores internautas, para que compongan pequeños textos que, una vez escogidos y recopilados, se publiquen en forma de ebook.

 

El compromiso de escritor y editorial con los tiempos modernos queda muy claro, lo que no queda tan claro es si estos tiempos de internet fuerzan necesariamente a los escritores a sacrificar el objetivo de causar placer estético en favor de los mandatos de Google.

 

Related Posts with Thumbnails

2 respuestas a Café Literario con Lorenzo Silva

  1. Cuál es el “catastrófico fallo de Vargas Llosa en La fiesta del chivo”?

    Xosé Lendoiro
    26 septiembre 2011 at 9:40 am

  2. Al parecer le puso cañones a un crucero que nunca los tuvo en el momento en el que se habla del mismo. Lorenzo alude a fotografías del navío tomadas el año en que Vargas Llosa situa la acción y señala que, de haber tenido acceso a internet, Vargas Llosa no habría cometido ese “error”..

    Maria Anaya
    28 septiembre 2011 at 12:49 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *