“La Casa del Espíritu Dorado” de DIANE WEI LIANG: entrevista y reseña.

 

Por Benito Garrido

 

A propósito de su última novela La Casa del Espíritu Dorado (Editorial Siruela, 2011), hemos entrevistado a la escritora china Diane Wei Liang.

 

Diane Wei Liang nació en Pekín en 1966.  Hija de un oficial del ejército y de una periodista, su familia sufrió como todos los intelectuales de 1970, la famosa Revolución Cultural.  Fueron obligados a trabajar en campos de trabajo aprendiendo de los campesinos.  En 1972 regresaron a Pekín, donde siguieron padeciendo los efectos de dicha revolución, hasta 1976 en que a la muerte de Mao se restablecen los sistemas educativos tradicionales.  En 1985 Diane ingresa en la Universidad de Pekín para estudiar psicología.  Durante sus años universitarios participa en el movimiento democrático estudiantil y en las manifestaciones de Tian’anmen.  Ante las perspectivas nulas de un posible avance democrático en China, decide marchar a EEUU, donde logra doctorarse en Administración de Empresas por la Universidad Carnegie Mellon de Pittsburg.  Ha impartido clases de gestión de empresas en ese país y en Reino Unido durante más de diez años. Actualmente vive en Londres con su marido y sus dos hijos, dedicada por completo a la escritura. Ha obtenido un gran éxito con su serie policiaca de la detective Mei Wang, publicada en más de 25 países, de la que Siruela ha publicado El ojo de jade y Mariposas para los muertos.  También ha publicado el libro de memorias El lago sin nombre.

 

La Casa del Espíritu Dorado. Diane Wei Liang. Editorial Siruela, Madrid 2011.  Colección Nuevos Tiempos, Serie policíaca.  400 páginas.  19,95 €

 

Tengo que confesar que no he leído mucha novela negra china, incluso podría añadir que esta es la primera que leo.  Pero lo que también puedo admitir es que seguro que a partir de ahora seguiré a Wei Liang con asiduidad, y que este descubrimiento, me va a obligar a buscar en google otros autores que me permitan completar mi personal mapa geográfico de  la novela policíaca.  Estamos ante un libro agudo en cuya trama se producen muchos sucesos dignos de investigación, y en el que también nos apercibimos de esos asuntos diarios que acucian a los habitantes de una orbe tan singular como Pekín: la familia, los problemas económicos, el tráfico, las claras diferencias sociales.  En resumen, una exquisita historia de intriga y misterio que también nos sirve como observatorio de la sociedad china actual.

 

La joven detective Mei Wang, recibe el encargo de investigar al representante comercial en Pekín de la Casa del Espíritu Dorado, una empresa que se dedica a producir píldoras para curar los corazones rotos.  Algo que no deja de ser curioso, a no ser que partamos de que la medicina china no cura las enfermedades sino a la gente.  Los dueños de esta compañía sospechan que el agente está malgastando el dinero que invierten allí, pues no se están dando los resultados esperados.  Mei tendrá que enfrentarse a un caso que aparentemente fácil, le va a conducir a tramas en las que la corrupción del sistema y las mafias, pondrán en peligro su vida.  Para empezar, recibe del gobierno la orden tajante de cerrar su despacho de investigación (el trabajo de detective todavía está prohibido en China).  Contrariedad que se ve agravada por incidentes relacionados directamente con el caso: secuestros, el asesinato de un joven detective, prostitución de lujo…  Nos hallamos ante el proceso más duro e inquietante que hasta ahora ha tenido que enfrentar la detective.

 

La Casa del Espíritu Dorado es una novela ágil y muy bien estructurada, que se lee de un tirón.  Quizás le cuesta un poco arrancar pues la autora quiere ponernos en antecedentes claros de todo, pero una vez que el lector se ha metido en la trama, no puede dejar de leer una historia que engancha hasta su última página.  No faltan alusiones al pasado de la China comunista que nos ocultaba la política del único hijo o la represión cultural, y que sirven para completar el perfil que la autora nos hace de la sociedad china.  Los personajes perfectamente definidos, nos abren las puertas de sus problemas diarios, de sus inquietudes y sus pasiones  Esto es: lectura recomendable y curativa, de la que ayuda a olvidar la usual rutina.

 

Entrevista:

 

P.- La Casa del Espíritu Dorado es un oscuro thriller, pero también podría ser una profunda crítica social, ¿no?

Sí, en mis libros la trama criminal siempre lleva ligada una inevitable crítica social.

 

P.- La novela policíaca china no es muy conocida en España.  Sin embargo, tus anteriores libros han sido muy bien recibidos por crítica y público.  ¿Qué te parece? ¿Confías en que este nuevo libro tenga la misma acogida?

Estoy realmente muy agradecida y contenta con la respuesta que mis libros han tenido en España. Creo que hay ciertas similitudes entre la cultura china y española, por ejemplo, la importancia de la familia, la comida y la amistad.  Mei Wang es un personaje que las mujeres españolas pueden identificar con esa mujer fuerte y presionada por las obligaciones familiares y las responsabilidades sociales, pero que resiste.  Pueden llegar a identificarse con ella.  Mei tiene el tipo de coraje, valor y resistencia que he visto en las mujeres españolas.

 

P.- ¿Cómo surge la idea de escribir sobre una compañía que produce píldoras para curar los corazones rotos?  Supongo que realmente se trata de una excusa para situar tu novela, ¿no?

La idea surgió de mi propia experiencia, la cual creo que es compartida por muchos, de cómo hacer frente a un desengaño, a un corazón roto.  La medicina china es muy interesante.  Es una filosofía mezcla de fuerzas y curaciones.  Yo estaba interesada en la idea de buscar aquello que cura un corazón roto.  ¿Existe alguna pastilla o remedio al que pudiésemos aferrarnos para navegar por las difíciles aguas de la vida, o debemos sanar nuestro corazón roto con la fuerza de nuestro espíritu?

 

P.- La protagonista Mei Wang es una mujer detective realmente atractiva en todos los sentidos.  ¿Podríamos pensar que Mei es un alter ego de su creadora?

Mei es mucho más fuerte y valiente que la autora.

 

Diane Wei Liang. Foto © Donata Zanotti

P.- Otro incuestionable protagonista de la novela es la ciudad de Pekín (con sus grandes diferencias sociales) y la corrupción del sistema político.  ¿Es todo tan terrible como aparece en tu novela?

Cada vez que visito Pekín me siento más abrumada por ella, y por el miedo a que mis novelas nunca puedan hacerle justicia a esta gran ciudad y a sus habitantes. Mis novelas permiten entrever lo que es Pekín y China, pero en la realidad existen mayores placeres y también más oscuros males de los que yo pueda dar idea.

 

P.- ¿Es realmente la figura del guanxi (el contacto, el conocido) tan común en el sistema chino como parece?  Da la impresión de que todo lo importante se mueve o impulsa de esta manera…  ¿Es así?

Sí, la figura del guanxi, el contacto, es algo muy común allí, aparte de un importante aspecto del sistema y la cultura chinos.  Cualquier relación o conexión que se quiera realizar en China gira en torno a esa figura, desde transacciones comerciales, a conseguir entradas para los Juegos Olímpicos,  o la posibilidad de matricular a los niños en las escuelas adecuadas.

 

P.- Los sistemas totalitarios claramente nunca son buenos.  Pero, ¿no crees que hoy en día la sociedad china está cambiando muy rápidamente? ¿Es eso bueno?

Los rápidos cambios económicos que se están produciendo en China son en general beneficiosos para el pueblo chino.  Los niveles de vida están mejorando drásticamente.  Pero el sistema político no está cambiando mucho, al menos en la misma medida.  Las antiguas tradiciones y las generaciones más viejas, más ancianas, se ven amenazadas por el desarrollo y por los continuos cambios en el estilo de vida.

 

P.- ¿Qué piensas del actual fenómeno que en el género policiaco supone la novela negra escandinava? Aquí en España, esta tipo de novela está arrasando.

Muchas de esas novelas policíacas escandinavas están muy bien escritas, y además dan una imagen clara de las personas y de los lugares dónde se desarrollan.  La mayoría de los lectores son socialmente conscientes del hecho, y esto hace que esas novelas se conviertan en lecturas interesantes y convincentes.

 

P.- ¿Qué significa este libro en la evolución de la detective Mei Wang?

En este nuevo libro vemos a una Mei Wang que tiene que enfrentar nuevos retos tanto en su vida personal como profesional, a la misma vez que va madurando.  En comparación con los dos libros anteriores de la serie, este se centra más en las vidas normales y habituales que se desarrollan en Pekín, y no profundiza tanto en la Historia de la ciudad, del país.

 

P.- ¿Crees que hoy en día existe una literatura de mujeres? ¿y una literatura para mujeres?

No, no creo que la literatura pueda o deba ser separada por géneros.  Existe una buena literatura que logra llegar a todo el mundo.

 

P.- ¿Podrías darnos una visión del típico día en la vida de una escritora como tú?

Pues todo es muy sencillo, muy normal: escribo desde las 09:00 de las mañana hasta las 03:00 de la tarde, mientras mis hijos están en el colegio.  Yo trabajo en mi oficina que también está en mi casa.

 

P.- ¿Cuales son los autores y obras que más han influido en tu escritura?

Sobre todo las obras de grandes autores como Mann, Dostoievski, Roth, Flaubert, Faulkner, Naipaul, Murokami.  Aunque también podría decir muchos más.

 

P.- ¿Estás ya trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Podríamos conocerlo?

Solo os puedo adelantar que en la nueva novela que estoy escribiendo, los crímenes ocurren en el seno de una familia nada comunicativa, más allá de Pekín.

 

Muchas gracias Diane por su tiempo y sus respuestas.  Estamos seguros de que este su último trabajo será un nuevo éxito.

 

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *