Llueve sobre la Habana, de José Luis Muñoz, se presenta en la Miami Book Fire

 

LLueve sobre la Habana (2011, la Página), de José Luis Muñoz, uno de nuestros autores más importantes de novela negra, se presenta en la Miami Book Fair el sábado 19 de noviembre a las 12:00 horas. Os ofrecemos una reseña y un vídeo en el que habla el autor.

 

 

 

 

Una búsqueda para alimentar el alma.

 

Por Luis Muñoz Díez.

 

 

Llueve sobre la Habana es la nueva novela de José Luis Muñoz, editada de forma primorosa por la editorial Página. Si esta novela fuera una pintura, sería una acuarela y su color iría del rojo al malva, pasando por el verdeazulado; y si fuera música no sonaría ni a Silvio Rodríguez ni a Pablo Milanés, que con su voz cómplice traicionan a una sociedad extenuada y siempre en la cuerda floja de la indigencia. Y así afirma el autor: “El socialismo los había igualado a todos, bien cierto, pero en la miseria, la socialización de la pobreza salvo para los comecandelas”      

 

Entonces, ¿a qué suena Llueve sobre la habana? Tiene sonido de tambor africano, de timbal y de maraca, de fríos metales y algo de bolero.

 

Y, ¿por qué acuarela? porque José Luis Muñoz hace un dibujo preciso de sus personajes pero su borde se derrama ligeramente sobre sus semejantes, sobre los que en común respiran, sudan, dicen… convirtiendo su discurso en un mosaico asfixiante de humedad, malaventura y a la postre siempre miedo. Y lo único que se puede vender es lo que, al final, queda como propio: la dignidad y el cuerpo.

 

Esta novela tiene una ubicación precisa, y no podría ocurrir en ningún otro lugar: está escrita con vocación habanera, caldero ardiente de mestizajes. Una ciudad y un entorno que permiten al autor componer personajes de sombra y humo, para después sumirlos en sus debilidades y pasiones.

La obra de José Luis Muñoz en conjunto fluye con la destreza de quien une la inspiración con el trabajo constante. Autor de precuelas, se confiesa, y en esta ocasión recupera como protagonista al policía Rodríguez Panchón, comunista con callo, que dará la talla en la investigación de los asesinatos de unas jóvenes jineteras, a pesar de chocar con la burocracia del régimen.

 

¿Novela policiaca? ¿Novela negra? pues sí, pero también novela erótica y vivencial, líquida de fluidos y formas. Es una obra de imposturas, madurez y desencanto. Desencanto ante el moho de la memoria cuando se hace balance y ya cronológicamente te encaminas a esa “juventud” final.  Lo andado ha servido de poco y lo que ves no te gusta nada. Huele a decadencia de postulados manidos y formas viciadas. Y bajo esa gravedad sólo queda, para alegrar, y parafraseando el título de la novela de Horace McCoy, llevada al cine por Syndy Pollac, “follar, follar como malditos”.

Es una novela rica en descripción y matiz, se lee con gusto y facilidad, pero deja un sabor agridulce que desazona. El mal se descubre, Rodríguez Panchón, en una suerte de Gary Cooper, pero sudado, follador gozoso, enamoradizo y quimérico.

 

Para mí, este libro tiene algo de esa agónica Muerte en Venecia, de Thomas Mann. Allí querían ocultar una epidemia de cólera para que no huyera el turismo, y aquí no quieren incomodarle con noticias sangrientas perdiendo su principal oferta: la carne prieta de su juventud.

 

Si conocen la Habana, léanla, y si no, también. No es precisamente una guía de viaje pero les puede orientar por las diferentes veredas que borran la luz del día y que en la noche conducen al abandono en el ron y la carne, pretendiendo así, triste búsqueda, alimentar el alma.

 

 

Habla el autor:

 

 

 

 

 

Vídeo realizado por Raúl y Marc Muñoz.

 

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.