Encuentro con José Hermida: “Confucio y la máquina de café”

 

Por Benito Garrido.

 

¿Serías capaz de cambiar el rumbo de tu vida en tan solo tres días?

 

Ese es el planteamiento con el que arranca una novela realmente curiosa y diferente. Un libro muy divertido y trepidante, que disfrazado de fábula ilustrativa, nos abre a lectores receptivos el camino de la superación y el desarrollo personal. José Hermida, su autor, es experto en habilidades de comunicación, análisis social y marketing personal, y nos presenta en ésta, su nueva criatura, una serie de enseñanzas que bien aprendidas, puede servirnos en la vida diaria como un punto de fuga para nuestro crecimiento emocional.

 

Confucio y la máquina de café (Editorial Temas de Hoy, 2012) nos plantea un escenario en el que la sumisión y la dominación son las interacciones decisivas que marcan nuestras relaciones con los demás, a cualquier escala, pero sobre todo a nivel profesional. Hermida nos recuerda las palabras de Eleanor Roosevelt: “Nadie puede humillarte sin tu permiso”.

 

Y en ese mundo globalizado en que todos buscan su hueco, “no se puede saber quien eres mirándote a un espejo, sino pendiente de la mirada de los demás, de las interacciones que se provocan ”, porque las posibles posiciones que pueden darse en esa relación son claras: confrontación, superación o indiferencia. Asumiendo esta idea, es ya cuestión de entusiasmo y voluntad, el poder cambiar tu vida en tres días, o menos. Es el caso de nuestro protagonista, Ernesto, un joven relaciones públicas realmente tímido que pasa inadvertido para casi todo el mundo, y por tanto, pocos respetan. Lleva una vida rutinaria y anodina hasta que conoce al maestro Zhang, quien, a través de la filosofía china y las enseñanzas de Confucio, le mostrará las principales herramientas de la superación personal y le ayudará a hacer frente a las dificultades de la vida. Entre otras muchas cosas, le enseñará a mantener el autocontrol y la concentración mental, a perder el miedo a hablar en público, a como desarrollar el sentido del humor y la capacidad de ver el mundo desde una perspectiva distinta.

 

Es curioso que en el lenguaje humano, se habla de los valores que tiene una persona solamente cuando los términos son positivos, mientras que si son negativos, entonces hablamos de defectos. Los valores negativos son siempre caracteres tachables, defectos de la persona. No es lo mismo por ejemplo, ser tenaz que tozudo. En este punto de reflexión y filosofía, Hermida nos plantea el autoconocimiento como punto de partida básico hacia una evolución personal fuerte, sin miedos y libre. “Si no tienes confianza en ti mismo, el escenario lo van a crear los otros, y entonces, no tienes más remedio que seguir en la posición de dominación que te han impuesto. Cuando controlas la situación y el espacio, hasta el estrés desaparece”.

 

Guiado por las palabras del maestro Zhang, el joven Ernesto aprenderá que “en la vida tiene que llegar a posicionar sus propios valores en la mente de los demás, para así reforzar su imagen, y hacer que todos le conozcan realmente por los valores indiscutibles que posee, y no por sus defectos”. Y ese, es un camino de lucha intelectual, mental e incluso física. El entusiasmo se convierte entonces en catalizador de la motivación personal, que contribuirá a la consecución no solo de los objetivos profesionales, sino también del “derecho a obtener de los demás el respeto que nos merecemos como seres humanos”.

 

Ernesto aprenderá del maestro chino que “las dos mayores riquezas que se pueden alcanzar en la vida son el tiempo y la libertad”, y que uno tiene que ser consciente del miedo y de las debilidades, para poder llegar a superarlos. No hay que tener miedo al enemigo sino al propio miedo, y desde luego hay que evitar, por todos los medios, acostumbrarse al sufrimiento o el pesimismo. En estos momentos en que la economía atraviesa momentos tan difíciles, y el desánimo cunde, las enseñanzas del maestro Zhang pueden llegar a explicarnos cómo se puede levantar el ánimo y como buscar nuestro propio espacio.

 

Confucio y la máquina de café.  José Hermida.  Editorial Temas de Hoy, 2012.  256 páginas.  16,00 €

 

José Hermida es escritor y conferenciante. Es el asesor técnico de la revista Emprendedores e imparte Habilidades de Comunicación Interpersonal en el Instituto Nacional de la Administración Pública (INAP), así como en Cesma Escuela de Negocios, y en la Nacional de Protección Civil, donde enseña comunicación a bomberos, policías, guardias civiles y militares de la UME. Sus conferencias sobre temas de motivación personal y de grupos destacan por su carácter riguroso y al mismo tiempo ameno y desenfadado. Es el autor del reconocido libro Hablar sin palabras.

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.