Gran Circo Mundial

 

Por Juan Laborda Barceló.

 

Gran circo mundial. Pablo Andrés Escapa. Ediciones del Viento. 124 páginas. 15 Euros.

 

“El alma ajena es un bosque sombrío”

 

Como si por el capricho del mismísimo Eolo se tratara, un circo se detiene accidentalmente en un pueblo castellano. Las vidas de comediantes y paisanos se verán profundamente trastornadas por tan magno y perturbador acontecimiento. El espectáculo itinerante, con sus trapecistas, fieras domesticadas y payasos tristes, posee una gran fuerza evocadora. Es capaz de invitar al ensueño bohemio o, por el contrario, de desatar miedos atávicos.

 

La reflexión sobre la vida, la alteridad, y la tragedia misma que ella conlleva, forma la parte principal de esta obra. En este caso, como suele ocurrir con la  buena literatura, lo trascendente no es la historia en sí, sino cómo se cuenta. El texto está construido con una prosa prodigiosamente ensamblada, bien adornada con fórmulas enriquecedoras del lenguaje. Se deduce de este particular estilo que el autor es un experimentado cuentista. El género del relato no deja de ser un microcosmos en el que con un número reducido de selectas palabras se debe generar una historia potente, con su clímax y sus personajes, plenos de matices y de sentido. Esta novela breve no es más, ni tampoco menos, que un cuento largo hermosamente construido. Pone, como todo escritor debe hacer, un gran cuidado en sus expresiones, formas y contenidos. El equilibrio entre la melodía de las palabras y el sentido semántico que encierran llena de encanto la mayor parte del pasaje, que oscila entre el realismo mágico y la tragedia griega.

 

El lenguaje, trabajado, ampuloso y tendente al barroquismo más elegantemente estético, alejará a los lectores menos exigentes y amantes de las modas pasajeras. Este libro es buena literatura contemporánea.

 

El autor se atreve a combinar, entre juegos lingüísticos, a rebaños de ovejas y arquitecturas castellanas, incluyendo el análisis psicológico de sus humildes y rurales pobladores, con la dureza del nomadismo forzoso de unos baqueteados, pero encantadores, artistas circenses, sin dejar de dotar al conjunto de un toque al más puro estilo western (Kansas city, con sus salones de puertas batientes, no es tan ajeno como podría parecer a la curtida estepa patria).

 

El aprendizaje emotivo de un grupo de adolescentes completa este semblante de naturalezas humanas. Drama, magia y belleza formal se conjugan a la perfección en este medidamente escueto, y poco frecuente en nuestros días, excelente cóctel literario. 

 

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a Gran Circo Mundial

  1. El circo es un espacio perturbador, lleno de encanto y de temor. Lo leeré, sin duda.

    José Abades.
    4 mayo 2012 at 15:02 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *