La Perla

 

Por Fernando Marañón

 

Anoche soñé que volvía a Manderley

 

Anoche era otra la costa donde se desataría el drama del cine clásico. Lo presagiaban las mujeres cubiertas e inmóviles como estatuas al inicio de la película, mirando un mar que decide cuándo se come y cuándo no en un poblado de buscadores de conchas del México profundo. El poblado donde vivían Quino, su esposa Juana y su hijo Coyotito hasta que un humilde alacrán y la Perla del Mundo entraron en sus vidas de forma irreversible.

 

Después ya se sabe, encontrar un tesoro siendo pobre de solemnidad no es una circunstancia fácil de manejar. El médico que se negó a asistir al niño viene corriendo a atenderle aunque ya no importe su consejo envenenado, el comerciante de perlas busca atajos para quedarse con la perla sin pagar una fortuna, los amigos falsos empiezan invitando a tequila (ahora eres rico) y acaban tirando cuchilladas,… La fuga se hace inevitable y la cacería también.

 

La Perla es un clásico universal de 1947, que surgió a partir de una adaptación literaria de las que se estilaban en aquella década definitiva para el arte del cine. Una novela corta del californiano John Steinbeck había tocado el corazón de ese México que por entonces rodaba, mejor que nadie y con un sentido exacerbado del lirismo, el mítico director Emilio “Indio” Fernández. Las leyendas cuentan que el Indio, también actor a ambos lados de la frontera, se había prendado de Olivia de Havilland y la veía en el papel de Juana (con aquel blanco y negro salvaje probablemente tuviera razón, aunque María Elena Marqués luce hermosísima). Pero la coproducción con la RKO no sirvió para ofrecerle ni siquiera el papel, porque la película que internacionalizaría a México a través del relato de un gringo, iba a ser tan auténtica y tan intensa que sólo podía encarnarse por las gentes del país que retrataba.

 

La Perla sigue el curso de la novela que la inspira con una fidelidad sorprendente, se diría que los minutos avanzan paralelos a las páginas. Por eso es fácil pensar que Emilio Fernández se limita a exponer con sencillez el relato de Steinbeck cuando, en realidad, esa sencillez es sólo aparente, como la felicidad de encontrar una perla en el pueblo más olvidado de México. Basta mirar bien la pantalla para darse cuenta de que la voluntad de belleza lo impregna todo.

 

Para quien prefiere no volver de vez en cuando a Manderley, es probable que esta película monumental parezca arcaica y enfática. Pero la forma en que Pedro Armendáriz le libera de la carga de leña y de hijo a María Elena Marqués en su primera escena compartida es de una perfección plástica que no se ha vuelto a igualar después del Indio y su insustituible director de fotografía Gabriel Figueroa. Juntos lideraron la edad de oro del cine mexicano retratando los cielos, el mar, el campo y las pasiones del pueblo llano, desatándose siempre en una época sin fechar pero cercana a las revoluciones que derraman la sangre de los ricos y que nunca ganan los pobres.

 

Las imágenes de los pescadores y sus mujeres frente a la mar brava, la contemplación mutua de Quino y Juana en su choza mientras ella prepara las tortas, el alacrán en la cuerda de la cuna, el médico alacrán o la inmersión en busca de la perla, llenan la primera mitad de la película de una potencia estética que se adorna incluso de una fiesta local de danza, canciones y pólvora. Una fiesta que parece distraernos por un momento de la esencia del relato, pero que en realidad lo completa al resaltar el contraste entre la sincera alegría del vecindario humilde y el interés ponzoñoso de los oportunistas, los avaros y los estafadores.

 

Todos los personajes, y en especial los malvados, se retratan en las películas del Indio con una economía de planos tan eficaz como feroz. Por eso Steinbeck encontró a un adaptador perfecto en el mexicano (y eso que ya había tenido a Ford para Las uvas de la ira). No se puede filmar una borrachera de un modo más brutal, con la mujer deteniéndose ante cada cantina para sentarse en la calle con el niño en los brazos a esperar a su marido. O con la dignidad de la última cantinera, que después de conocer la pureza sentimental de Quino arroja la moneda de la traición a los pies de los ladrones que la invitaron a engatusarlo.

 

“La perla nos hará libres”, dice el pescador de conchas cuando su mujer ya presiente que ese tesoro sólo les traerá desgracia y el espectador tiene la certeza de que nada saldrá bien. Es la ley inviolable del drama social de los 40, como en el cine negro al norte de Río Grande: Quino y Juana tienen que huir con su pequeño y la perla maldita, mientras dos rastreadores y un único hombre a caballo armado con un rifle van en su busca, eliminando cualquier obstáculo con la misma concisión y rudeza en pantalla que en las páginas del californiano.

 

Con un ritmo denso y dramático absolutamente inimitable,  interpretada al borde del mudo y fotografiada con el alma, La Perla es la más fatalista de las películas fatalistas de Fernández y también la más lograda. La que consigue que toda la riqueza y la maldad de una mansión inglesa como Manderley, condenada a las llamas, quepa en una pequeña perla arrojada de nuevo a las aguas de un mar implacable y mexicano.

 

 

Related Posts with Thumbnails

4 respuestas a La Perla

  1. En mi justita maleta de cine clásico no figuraba esta perla negra. Ni tan siquiera la conocía. Después de leer una crónica descrita con la misma intensidad que debe tener la obra, tomo nota para disfrutarla en cuanto pueda. Una vez más, gracias maestro.

    Pedro
    21 mayo 2012 at 13:59 pm

  2. La prosa de esta bella crítica no deja impasible a nadie, como el metraje de la película que describe. La apunta, la perfila, le saca el alama, pero no la desentraña. Es una ajuste perfecto entre la belleza estética de las palabras y el contenido necesario para lanzarte sobre la película.

    Enhorabuena, esperaremos, con el ansía del lector voraz, una nueva entrega de Manderley.

    José Abades.
    22 mayo 2012 at 20:28 pm

  3. Tomaros lo que queráis, compadres. Yo invito.
    Gracias a los dos.

    Marañón
    23 mayo 2012 at 21:37 pm

  4. Sabe en qué parte de México o playa se filmó la película?

    KSB
    7 julio 2017 at 23:43 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.