Un feliz acontecimiento (2011) de Rémi Bezançon

 

Por Alberto Quintanilla

 

 

El francés Rémi Bezançon dio el salto a la gran pantalla con la muy venerada película El primer día del resto de tu vida (2009), una comedia familiar muy amable donde jugaba un papel muy destacado el humor para acercarnos a los puntos de vista de los personajes que formaban una familia aparentemente feliz.

 

En esta ocasión, Bezançon se centra en una joven pareja de enamorados, que vive con alegría los primeros momentos de unión y que poco a poco descubre el sufrimiento que conlleva el esperar un bebé. Un nuevo punto de vista de lo que supone la maternidad y que no está vinculado a lo que cuentan las novelas de color de rosa.

 

Bárbara (Louise Bourgoin) y Nicolás (Pio Marmaï) se quieren, se aman, se adoran. Deciden tener un hijo. A partir de ahí, todo cambia en su relación. El nacimiento de su primogénito, en teoría el acontecimiento más feliz de sus vidas, puede suponer todo un conjunto de incertidumbres, miedos y controversias.

 

Basada en la novela de Eliette Abécassis, el realizador asumió el reto de rodar el filme sin haber vivido todavía la experiencia de ser padre. La propia escritora buscaba a una realizadora que hubiera pasado por ello. Además, explica en la novela que la situación de ser madre “me acorraló, me sacó de quicio, me enfrentó a lo más absoluto: amor, sacrificio, ternura, abandono. Me dislocó, me transformó. ¿Por qué no me lo había dicho nadie? ¿Por qué no se habla de eso?”. Pues bien, la película sí que lo cuenta y con crudeza. Ser padres puede ser maravilloso pero conlleva muchos sufrimientos. La película deja, como no podía ser de otro modo, un buen puñado de situaciones tópicas pero nunca alejada de la realidad.

 

Sobre todo, el filme sirve para mostrar en merecido escaparate a una genial actriz como es Louise Bourgoin (Adele y el misterio de la momia, El pequeño Nicolás…), quien sin haber sido madre en la vida real, dota de un realismo aplastante (con ayuda de mucho maquillaje y prótesis en la barriga y pechos) a una embarazada corriente y atormentada. Interpretación de bandera la de ella. Aceptable la de su compañero de reparto, Pio Marmaï, quien ya trabajó con el director en su anterior filme.

 

El papelón de Bourgoin, unido a una fotografía cuidada y un montaje no demasiado caótico, ofrecen una película que se deja ver con facilidad y entronca con lo que muchos pueden pensar: ni el embarazo ni la maternidad son cuentos de hadas ni siempre terminan resultando estupendos. Tampoco hay que olvidar que la llegada de muchos hijos rompe definitivamente a parejas que andaban con la relación entre bambalinas e incluso no están libres de salvarse las que se llevaban bien.

 

 

Tráiler:

 

 

 

Un feliz acontecimiento (2011) se estrenó en España el 18 de mayo

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.