Entrevista a Ana Colchero por su nueva novela “Los hijos del tiempo”

 

Por Benito Garrido.

 

A propósito de su última novela titulada Los hijos del tiempo (Ed. La Esfera de los Libros, 2012), hemos entrevistado a la escritora mexicana Ana Colchero.

 

Ana Colchero nació en la Ciudad de México, hija de refugiados de la guerra civil española. Su padre, médico, fundó una compañía de teatro en la que participó en su infancia y adolescencia. Se licenció en Economía por la Universidad Autónoma de México, profundizando en el estudio de los movimientos sociales, históricos y culturales. Ejerció durante un tiempo la profesión de economista, pero finalmente optó por retomar el amor heredado de su padre por la actuación y participó en obras de teatro, películas y en series de televisión. En 2000, decidió abandonar las tablas para dedicarse a la literatura, lo que finalmente se materializó en 2006 con la publicación de su primera novela, Entre dos fuegos. En 2004, comienza el desarrollo de un arduo proyecto: crear una novela futurista inspirada en el mundo convulsionado de este nuevo siglo y en el desarrollo de los acontecimientos históricos del siglo XX. Así nació esta última novela.

 

Los hijos del tiempo.  Ana Colchero.  Editorial La Esfera de los Libros, 2012.  448 páginas.  21,00 €

 

Dando comienzo a la Neohistoria en la tercera década del siglo XXI, el Consejo Mundial ha liderado a las castas superiores en la Cruzada Final para exterminar a los parias de la Tierra. Los vencedores, los uranos, habitan por fin en un mundo perfecto. Sin embargo, en el subsuelo de todas las ciudades quedan restos de indeseables: los dalits de la segunda mitad del siglo XXI. ¿Por qué el Consejo no termina de una vez con ellos?, se pregunta Cliff, joven atractivo y valiente, hijo de un miembro del Consejo, quien lleva una existencia idílica en un suburbio neoyorquino, vigilado y protegido igual que todo el planeta, por el omnipresente ojo del Consejo, cuyos miembros viven en el anonimato entre los uranos. Y es que Cliff se niega a aceptar su destino y en esa lucha por averiguar la verdad, su camino se cruzará con el de los mellizos Zeit y Rudra,  dalits habitantes de las cloacas y el abandonado metro de la ciudad de Nueva York.

 

Zeit, bella y fiera; su mellizo Rudra, tullido y sabio; y Cotto, gigante autista y genial, encabezarán el despertar de los dalits en contra del Consejo. Sus armas: el conocimiento arrancado de los viejos libros ignorados por los uranos, la valentía y la justicia de su lucha. Cuando ya nadie tenía esperanza alguna de que en la humanidad volviera a despertar  la imaginación, la genialidad y la rebeldía, aparecen Zeit, Cliff, Rudra y Cotto para sacudir al mundo. Pero para descubrir la aterradora verdad sobre los hijos del tiempo y para defender el amor que ha nacido en esta lucha, deberán enfrentarse a la descarnada verdad y a la muerte, pues el Consejo está dispuesto a todo por defender el poder que ha alcanzado, aun a costa del sacrificio de quienes dice proteger.

 

La escritora mexicana Ana Colchero presentará su novela Los hijos del tiempo, esta ficción futurista que bebe del mito griego de Cronos, el próximo domingo 8 de julio, a las 19.30 horas, durante la Semana negra de Gijón.

 

Entrevista:

 

P.- ¿Qué nos ofrece a los lectores tu nueva novela Los hijos del tiempo?

Una novela futurista que me sirvió como pretexto para hablar de lo que estaba observando en la realidad en estos momentos. Y a partir de esa realidad y del sustrato, extrapolándolo hacia lo más extremo, construir una aventura épica, una utopía novelada sobre un posible futuro de la humanidad. La trama se mueve en el Nueva York del 2060, pero realmente el mundo entero está en el mismo estado. Revisar los problemas actuales llevados al extremo me parecía algo por contar.

En el 2005 que yo empecé a escribirla, me había dado cuenta que el mundo llevaba ya algunos años diferente, se había cambiado de lugar. La entrada en la revolución informática y tecnológica ha sido algo que ha llegado a todas las casas, a nivel familiar. Si a esto añadimos las repercusiones del 11-S, encontramos una sociedad cambiada de eje, que se había precipitado hacia un carril de alta velocidad. Estamos sufriendo todos estos cambios de una manera vertiginosa, casi sin estar preparados, y eso era algo que quería transmitir en mi novela. El sistema se está muriendo, la crisis y la corrupción son elementos asociados a esa gangrena.

 

P.- El apocalíptico argumento central de tu novela (exterminio de las clases más bajas e indeseables) me recuerda un poco al nazismo de mediados del siglo pasado.

Sí. Es algo terrible, pero si observas la realidad, siempre de manera extrema, puedes vislumbrar que una gran cantidad de seres humanos somos prescindibles para el sistema, para el conjunto económico. Son estas observaciones, junto con otras piezas también interesantes que se quedan en el subconsciente, las que permiten armar el rompecabezas que es Los hijos del tiempo

 

P.- Siempre tiene que haber violencia para conseguir las estabilidad en un sistema, un régimen, un país…?

Podemos esperar al agotamiento del sistema, que él solo se muera, pero si esperamos a ese momento, también puede ocurrir que nos mate a nosotros como organismo. Entonces, a veces es necesario amputar. La única manera de no recurrir a la violencia es el conocimiento profundo y masivo de un mundo alternativo, pero esa convicción hoy es muy débil.

Pero en el fondo mi novela es una historia de aventuras con la que de verdad, no pretendo moralizar. Quiero hacer pensar pero sin ser pedagógica. Es otra visión.

 

P.- Los personajes (Cliff, Zeit, Rudra…), dibujados por sus actitudes y acciones, son muy identificables, así como los conflictos que tratas.

Esos personajes somos nosotros. Con independencia que hayan bajado al subsuelo para vivir, obligados por las circunstancias, son personajes muy actuales. Los uranos sí quizás están más avanzados, pero los dalits son los humanos de toda la historia, lo que somos en esencia, de ahí que les haya dado nombres inspirados en la mitología, son lo que somos en esencia.

 

P.- Sociedad totalmente controlada… ¿es que la libertad terminará convirtiéndose en dañina?

Es todo lo contrario. Cuando el ojo del consejo no nos ve, somos libres, aunque no tengamos nada. Si recurrimos al conocimiento como tal, puro, sin verlo como una carga moral o psicológica, eso nos puede hacer libres. Por eso creo que la tecnología nos puede hacer libres.

 

P.- Ya que lo has sacado a relucir. ¿Qué papel juegan las tecnologías y sus avances en tu novela?

Creo que la tecnología, como ciencia aplicada, y viéndola como resultado del genio humano, nos puede hacer libres. Hay trabajos que nadie quiere hacer, que pueden desarrollar perfectamente las tecnologías, y nosotros dedicarnos a desarrollar el espíritu humano. La evolución de las ciencias y las tecnologías son pasos verdaderamente admirables en la historia que nos demuestran la grandeza del hombre

 

P.- Novela futurista, thriller, aventuras, amor, crítica social, del sistema… ¿Qué es lo que más prima en tu novela?

Yo creo que la pasión, pero no solo desde el amor hacia el ser amado, sino también la pasión por la justicia, la humanidad, el conocimiento. No debemos nunca perder la pasión aunque nos lleve a pleitos o discusiones. Ahora queremos ser políticamente correctos para todo y a mí eso me aburre sobremanera. Sería como el big brother en nuestra propia cabeza. Hay que debatir las ideas y discutirlas en todo momento.

 

P.- Uranos / Dalits ¿Quiénes de los grupos sociales actuales serán uranos y quienes dalits dentro de cincuenta años?

Obviamente, los que hoy tienen el poder serán uranos y los que no lo tenemos, seremos dalits. Como decía antes, llevada al extremo pero la sociedad seguirá las actuales pautas. Cada vez nos estamos polarizando más, los grupos dejarán de ser varios para localizarse solo en dos.

 

P.- ¿Esta historia transcurre en Nueva York porque es el paradigma de la ciudad mundial?

En NY es donde transcurren los incidentes del 11-S. Allí también es donde está concentrado el poder de los mercados del capital. El simbolismo está ahí y además me daba mucho juego para desarrollar la historia. Podría haber pensado en París pero es una ciudad demasiado bella para el ámbito en que transcurre mi novela.

Cada lugar de la novela está contrastado, existe en la realidad, el subsuelo de NY es así: sucio, problemático, peligroso… como algo que ya solo utilizan los pobres… está muy abandonado.

 

P.- Leyendo tu novela… ¿queda lugar a la esperanza? ¿existe salida a ese ambiente de crispación y enfrentamiento que se respira?

Yo estoy convencida que finalmente el cuestionarnos, reflexionar sobre lo que está pasando y las posibilidades objetivas de salir de esta situación, servirá para algo. Existen tal cantidad de posibilidades de salida que es cuestión de sentarnos, cuestionar todo lo que se nos plantea machaconamente, y buscar los caminos adecuados. Con los actuales recursos que tiene el planeta, bien administrados, podríamos comer todos, y vivir en casas decentes. Se podría vivir bien. Pero con el sistema actual gobernado por el dinero, eso no es posible.

 

P.- ¿Has tenido en cuenta para tu novela la situación política y de guerra que vive tu país?

Sí, incluso hay episodios que recuerdan lo acontecido en mi país. La crisis de Europa nosotros ya lo vivimos hace año, y la descomposición social fue tremenda. De hecho nos condujo a algo tan devastador como lo que está ocurriendo ahora. Es algo horrible. La violencia se puede borrar pero las secuelas en las familias afectadas son algo que se queda ahí, imborrable. Me asusta ver la inmovilidad, nos hemos quedado petrificados, tienes miedo. Pero es que las huellas de la violencia son tan profundas en aquellos que quedan vivos, que no se pueden curar.

 

P.- ¿Te ha servido tu formación como economista para escribir este libro?

Sí claro, fueron muchos años de estudio, aunque no volvería a trabajar como economista. Ya lo hice y voluntariamente lo dejé.

 

P.- ¿Estás ya trabajando en nuevos proyectos?

Ya estoy terminando mi tercera novela. Necesitaba tomar distancia de México porque precisamente quería escribir de México y todo lo que allí está ocurriendo. Es una novela sobre la violencia allí pero vista desde el interior de una familia, no desde el punto de vista político sino como la huella personal que no se puede borrar en aquellos que sobreviven. He estado cerca de las víctimas y eso es algo que no puedes asimilar a tu vida normal, no sabes que hacer con ello. Es un libro que está significando mucho para mí, como una catarsis.

 

Ana, muchas gracias por tu tiempo y suerte con tu libro y nuevos proyectos.

Related Posts with Thumbnails

2 respuestas a Entrevista a Ana Colchero por su nueva novela “Los hijos del tiempo”

  1. New World Order!

    brandon
    31 agosto 2012 at 5:43 am

  2. Say NO to the New World Order. Stop the global elite.

    brandon
    31 agosto 2012 at 6:01 am

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *