Friedrich Hölderlin

Categoría: Creación poética,Poesía |

Friedrich Hölderlin

Poemas

 

Editorial Lumen (Mondadori)

 

Por Ricardo Martínez

 

Este poeta alemán ha sido, por elección estética propia -por la naturaleza de su obra- un representante genuino de la poesía romántica. Gran amante de la cultura griega, nos ha legado una obra llena de resonancias humanistas donde el hombre (sobre su interior y la definición de su destino) constituyen el centro de su pensamiento y su expresión. Y en tal sentido a él dirige la intensidad y significación de su canto: “¿No estás emparentado con todos los vivientes,/ y no te nutre la Parca para su servicio?/ entonces avanza inerme/ por la vida y no temas nada”.

 

        Las alusiones al destino, a la temporalidad como signo distintivo en la vida del hombre se nutren aquí, gracias a la imaginación simbólica de un autor en buena medida trascendente y atormentado, de un lenguaje denso, alusivo, veraz y descarnado que transporta al lector a un mundo consciente, reiterado con el sentido de sus límites. Lo que serviría para definir, también, un interiorizado canto de amor. Y es que hay, en su discurso, un principio de aceptación que vincula todavía más, si acaso, el sesgo dramático de su discurso: Pase lo que pase, sea bendito para ti,/ sé proclive a la alegría. ¿Qué podría/ ofenderte, corazón, y qué te va a pasar/ donde quiera que vayas”.

 

        No es cierto, pues, que la sombra o la tiniebla sean el único escenario a que el romántico aboca al hombre como destinos, antes bien, hay una invitación implícita al viaje desigual de la vida. Sí, es cierto, no obstante: la poquedad del hombre como instrumento de la naturaleza queda siempre manifiesto a expensas de esa voluntad, mayor, que las grandes leyes definen como paisaje ontológico: lo efímero, la dependencia de la voluntad de unos dioses lejanos, de la presencia de la muerte, que el poeta define como bella: “Así perezca pues, llegada la hora/ en que nada vulnera el espíritu su derecho, y muera/ en lo más grave dela vida,/ nuestra alegría, de bella muerte”.

 

Ahora bien, ¿no es Amor el equivalente a pasión, destino y muerte?  El autor ha dejado escrito en su ‘Hiperión’: “Como las discordias de los que aman, así son las disonancias del mundo”. Es la relación ‘entre el gran hombre y la divinidad’ un símil, tal vez, de ‘la lucha de los que aman’.

 

Lectura grave, para meditar hacia sí (y más allá de sí).

 

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *