La novela de tu vida: José Manuel de la Huerga

Por José Manuel de la Huerga.

El festín de Babette o la orgía perpetua de Isaak Dinesen

¿Qué tiene El festín de Babette, esa novelita de la autora de Memorias de África, que me tendrá eternamente cautivo a ella? Por más que vuelvo, que la leo con el detenimiento obsesivo de los ojos ávidos de quien desea pillar el truco magistral del mago, termino rendido a sus pies de prestidigitadora de la precisión y el vuelo poético, de la estructura abierta perfecta que no asume una palabra más (pero parece que podría por permeable, y sin embargo no la necesita), de las apariciones extraordinarios de personajes como si fueran cotidianas y de las cotidianeidades que parecen fiestas por doquier, de la sencillez y la humildad que vapulean a los poderosos de las grandes urbes decisorias, del engranaje perfecto de pensamientos y sentimientos de esos personajes perdidos en una aldea de pescadores escandinava, de la sorpresa y la intriga medidas en cada capítulo, de las previsiones que el lector desea que salten por las nubes, y parece que sí, pero no, no del todo…

Isaak Dinesen no pretendió, estoy seguro, la cuadratura del círculo, pero la consiguió, no sé si concienzudamente o a vuelapluma, o porque le desbordaba. El relato deja siempre algo en el tintero de los personajes, de las acciones, de la búsqueda innecesaria/imprescindible de su felicidad. Encuentran, como en los mejores poemas, la belleza, la eternidad sin pretenderla, sabiendo que tiene fecha de caducidad. A esos personajes herméticos, obsesionados con la ascesis y el cumplimiento de las  normas, les es concedido un deseo que no habían formulado. Agasajados por la cocinera Babette, la communard procedente de la pecadora París, se les concede a la mesa del festín «una hora de eternidad», por los caminos más insospechados. Alguien, en los postres, con la barriga llena, le dice: «Esta noche he aprendido, querida hermana, que en este mundo todo es posible.» Que el centro de los poderes decisorios de la vida y del mundo se traslade a las orillas heladas del norte de Europa, a una humilde casa de enajenados viejitos seguidores de un santón puritano y que por allí pase, y se quede un segundo, el vuelo inaudito de la felicidad. Que sea un terremoto interior, que lo parezca para quien se fije, que lo padezca quien paladee su lectura.

 

* José Manuel de la Huerga es escritor. Su última novela publicada es Apuntes de medicina interna (Menoscuarto)

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.