Los Placeres Literarios de Francisco Umbral

 

Por Benito Garrido.

 

Actualidad editorial: Acaba de ver la luz Los placeres literarios. Francisco Umbral como lector, un libro que recoge algunas de las conferencias, comunicaciones, o debates que en torno al autor y sus preferencias literarias, se dieron en el primer congreso internacional dedicado a Umbral que tuvo lugar en Madrid en octubre del pasado año. La Fundación José Manuel Lara y la Fundación Francisco Umbral se han unido para publicar este trabajo realizado bajo la supervisión editorial de J. Ignacio Díez, catedrático de la Universidad Complutense y también coordinador del citado congreso.

 

Como bien indica J. Ignacio Díez, “Francisco Umbral es un escritor de muchos nombres propios. Una gran parte de ellos pertenecen a los autores que ha leído desde siempre, los grandes admirados, con los que edifica un lugar propio en el mundo de la literatura. Juan Ramón Jiménez es uno de los que más valora, pero también le fascinan otros como Quevedo, González-Ruano o, por supuesto, Baudelaire y Proust. Umbral escribió ensayos sobre algunos de sus autores de referencia, como Larra, Valle-Inclán, Gómez de la Serna o Lorca, pero muchos otros nombres llenan los miles de páginas de la producción del que es probablemente el prosista en español más fecundo y original del siglo XX”. Estos nombres y algunos más como Neruda, Clarín, Salinas, Galdós, Delibes, Cela, Machado, Sartre, Pemán, o Unamuno se dan cita en esta recopilación de placeres literarios de un escritor como pocos, con un mapa personal de profundas y fecundas lecturas.

 

Se trata de un libro colectivo: veintiséis artículos que analizan las lecturas consideradas fundamentales por Umbral, y que permitirán a los lectores adentrarse en ese rico mundo donde convivían los poetas, filósofos y prosistas indispensables para el autor. Podrán estudiar las preferencias de Umbral, así como las técnicas y procedimientos compositivos que le permitían crear su inconfundible obra a partir, en buena medida, de sus lecturas. Trabajos de nombres como J. Ignacio Díez, Denis Vigneron, Jorge Urrutia, o Carlos X. Ardavín, entre otros, conforman este volumen que está hecho para ser leído, que se debe leer si queremos acercarnos a la figura del escritor madrileño.

 

Con este libro, insólito por su formato y contenido, se pretende reivindicar el extraño y poco comprensible vacío académico que se ha hecho a la densa y profunda obra de un escritor versátil y fecundo, que llegó a escribir más de cien libros todos ellos de extraordinario interés. Acercarse a Umbral tiene muchas aristas, de ahí que el pasado congreso se buscase un acercamiento a él a través de sus lecturas, porque un escritor aprende a escribir, leyendo. “Francisco Umbral llegó a afirmar que para él lo más activo, creativo, era leer, no escribir, y a esa pasión se dedicó afanosamente, inclinándose tanto por los autores españoles como extranjeros; tanto por los poetas como por los prosistas. Algo de todos ellos se filtra en su obra.”, apunta Leticia Espinosa de los Monteros, directora de la Fundación Umbral.

 

Ha transcurrido cinco años desde la muerte de este prolífico escritor y periodista que casi a diario se colaba en nuestros hogares a través de sus secciones y columnas, primero en El País, y luego en el Diario 16 y El Mundo. Esperemos que este no sea el primero de los libros que se aproximen a su figura como escritor, porque como bien apunta Díez, la literatura inmortaliza a quien nombra.

 

Los placeres literarios. Francisco Umbral como lector.  J. Ignacio Díez (ed.). Fundación Francisco Umbral. Madrid, 2012. 350 páginas. 20 euros

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.