Un gran cóctel de manzana (envenenado)

Categoría: Crónicas ligeras,Escena | y tagged con |

Por Helena Psijalis 

Parece que la figura de Blancanieves ha adquirido en los últimos tiempos una relación natural con la década de los años 20-30, aunque este fenómeno hay que buscaro más en la cultura popular en vez de remontarnos al viejo cuento de la madrastra y el espejo.

Blancanieves Boulevard.Mi teoría siempre ha sido que quizás la clave se halle en ese inequívoco aire de flapper que sugiere este personaje centenario desde que pasó por el trazo de Walt Disney en 1937: piel de porcelana, pintada boquita de piñón, peinado a la moda y un aire muy moderno en general que recuerda más a las alegres protagonistas de Scott Fitzgerld que a la princesa medieval que nos presentaba los Hermanos Grimm (los cuales hace poco celebraron el aniversario de su bicentenario).

En resumen, Blancanieves sigue siendo un icono invernal, cándido y delicado, arrastrado por la fatalidad (el cuento original la mostraba como una princesa abnegada y algo pasiva que necesitaba ser rescatada para sobrevivir), pero aquella semilla de modernidad y rebeldía que se implantó en su figura a principios del s. XX, aunque solo fuera estética, terminaría por florecer con fuerza casi un siglo después.

Con aún fresco el estreno de Blancanieves 2013 (en este caso, una moderna Blanca acosada por la bella y malvada Maribel Verdú), y un frenesí general por este personaje dentro de Hollywood (otras dos películas estrenadas sobre Blancanieves en 2012), es un buen momento para el regreso de Blancanieves Boulevard, dirigida por Javier Muñoz: una divertida obra, rugiente y sonora como la época que representa, que obtuvo el premio al Mejor Musical en 2010, junto a otros premios como Mejor Actriz Revelación (Miriam Diaz como la pérfida y divina Bárbara Milton), Mejor Actor Revelación (Jacobo Muñoz), Mejor Diseño de Sonido, Mejor Actriz de Reparto (Fanni Alcazar como una simpática Scarlett) y 14 nominaciones en los premios Max de las Artes Escénicas.

Una obra justamente premiada y ovacionada. Realmente espectacular, con muchos personajes (un total de 120), muchas canciones (rock, blues, baladas, dance…), acrobacias, infinidad de bailes, efectos visuales, proyecciones y una perspectiva en general muy americana y tremendamente efectiva a la hora de entretener al público.

Blancanieves Boulevard enfrenta a los dos grandes arquetipos de los años 20, eternamente opuestos y rivales dentro y fuera de pantallas y escenarios: la luminosa flapper y la dramática vamp.

Bárbara Milton en Blancanieves Boulevard.La figura de la flapper es reprsentada por Bianca Milton, alias Blancanieves: un personaje alegre y con una energía inagotable para cantar y bailar. Una buena muy buena, que sin embargo también se ve tentada por las mieles del éxito.

La vamp, como no, es Bárbara Milton: diva de la escena y actriz de cine en ciernes, una villana caprichosa y consentida que no dudará en eliminar a su posible competidora, su dulce sobrina Bianca. Un personaje especialmente carismático y bien dibujado, colosal villana y enfurruñada gatita que le valió a la actriz el premio de Mejor Actriz Revelación.

El vestuario también acompaña a ambas: veremos a Blancanieves con brillantes vestidos color champagne o rojo vivo, y algunos estratégicos detalles rojos como unos guantes o unos mocasines de tacón perfectos para bailar durante horas, a juego con la vitalidad de su personaje.

Bárbara Milton, por su parte, hace gala de un interminable vestuario, tan opulento y dramático como lo es ella: abanicos de plumas, ceñidos vestidos violeta que recuerdan al guardarropa de una antigua estrella de cine, batas al más puro estilo chinoisserie e incluso un traje de aviadora a lo Clara Bow en Wings, la primera película oscarizada de la historia del cine.

El resto de los personajes están también muy cuidados: el vestuario masculino es impecable, y los papeles femeninos más importantes están también muy bien definidos estéticamente y a juego con cada escenario (El Boulevard, la estación de tren, el espectáculo de Bárbara…).

A pesar del protagonismo de las Milton, esta es una obra casi coral, donde multitud de personajes son dignos de mención: los divertidos enanitos trajeados y sus acrobacias break-dance, los personajes que interpreta Jacobo Muñoz,  Marcus (José María del Castillo); Lonegan (Nacho Felipe), la sensata pero llamativa Scarlett (Fanni Alcazar)…

Blancanieves Boulevard pone todo su peso en las canciones, las actuaciones y la escenografía en general, que cambia a una velocidad imposible y no deja que el espectador se abura ni un minuto. También son muy destacables las proyecciones, como la escenificación de una pantalla de cine (con rewind incluído) y algunos otros juegos visuales.

Blancanieves BoulevardLa banda sonora en directo es, en general, muy pegadiza, bailable, animadísima y de lo más variado: Suena el estribillo de ‘Cine’ (probablemente la canción más repetida y representativa dentro de la obra), la fabulosa ‘Reina de Egipto’, que  representa a la perfección el personaje de Bárbara Milton y la moda egipcia de los años 20; homenajes a la canción moderna como ‘Boulevard Rock’ o el original ‘Ska de Melk’. Y baladas como ‘Tan sólo un segundo’, donde Patrizia Ruiz puede mostrar mejor sus dotes vocales. Todas ellas disponibles en un cuidado CD que se puede adquirir en el propio teatro.

El sentido del humor que presenta es algo sencillo y a nivel muy popular; quizás se echa de menos algo más de fina ironía, pero en general el resultado es bastante simpático, y tiene grandes momentos como la bola de cristal con teleoperadora, la repartidora de periódicos o los cómicos arranques de divismo de la villana Bárbara Milton y el histriónico brujo Melk.

En resumen, un encantador y burbujeante cóctel de manzana envenenada que critica desde el animado suburbio la corrupción y la manipulación de la sociedad, revisando el cuento de Blancanieves de una manera original, modernizada, contemporánea y a la vez profundamente twenties.

 

Blancanieves Boulevard

Dirección: Javier Muñoz

Producción: Jana Producciones SA

Reparto: Patrizia Ruiz, Miriam Madrid, Jacobo Muñoz, Jose María del Castillo, Nacho Felipe, Fanni Alcazar, Juanjo Diaz Polo, Chema Coloma, Oristela Jimeno, Daniel Pinedo, Alex Benito, Iñigo Etayo.

Interpretación musical: La Banda del Boulevard: Juanjo Melero, Kiko Rumpler, Julio Martín, Juan Carlos Recio, Miguel Gonzalo

Lugar: Teatro Compac Gran Vía.

Fechas: Del 25 de diciembre al 3 de enero de 2013

Duración: 2h 15 min.

Precio: Desde 15 euros

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *