‘Polseres vermelles’ sorprende de nuevo

 

Por MARTA ESCOBAR MARTÍ

Imagen-promocional-de-la-segun_54360760580_51351706917_600_226

 

Después de dos años sin Polseres Vermelles, la serie de Albert Espinosa dirigida por Pau Freixas ha vuelto con más fuerza que nunca a las pantallas de televisión de Cataluña. En este tiempo, la vida de “los pulseras” ha cambiado radicalmente y ya no son los niños que eran.

El primer capítulo de la segunda temporada llena el vacío que la serie había dejado en estos dos años de desconexión, aunque acabe por ser un episodio bastante intuitivo. Como se podía prever, tras de la despedida de “los pulseras” en el último capítulo, Lleó es el único que sigue en el hospital y, junto a Toni que ahora es celador, brindan al espectador todas las respuestas que se esperaba obtener: ¿están todos los pulseras curados? ¿Siguen siendo el grupo unido que era hace dos años? ¿Cómo les sienta la adolescencia?

Nuevos personajes y nuevas tramas conducirán al espectador a través del mundo de las emociones a flor de piel, conmocionándolo de manera sorprendente y magistral, una vez más. Y es que sin ellos, la segunda temporada carecería de sentido. En la primera entrega, conocemos a Rym (Laia Costa), una chica de dieciocho años que será la nueva compañera de habitación de Lleó en la planta de los adultos y que parece que será uno de los puntos fuertes de la temporada.

El primer capítulo tuvo 842.000 espectadores en TV3 y se convirtió en el más visto desde que empezó la serie. Además, la cadena pública catalana se situó la primera en el ranking dejando atrás a Antena 3 con Tu cara me suena, seguida de Telecinco con La que se avecina.●

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *