Innovar o no…

Categoría: Club Culturamas |

LenguaPor NATALIA CÁRDENAS. A muchos les parece raro que la Real Académica de la Lengua Española cambie normas o recomiende determinados usos para establecer una gramática y ortografía común a todos los hispano parlantes. Ya les pasaba lo mismo a nuestros antepasados que vieron al latín dividirse en latín culto y latín vulgar. Después, ganó peso el uso de lenguaje vulgar y aparecieron las lenguas romances tempranas y así fue evolucionando hasta llegar a la lengua que conocemos hoy y sus variantes. Así que si la lengua viaja en el tiempo y evoluciona como hacemos los humanos, ¿por qué hay que escandalizarse tanto por las novedades del diccionario? Prescindimos de los acentos en los mensajes de texto y entiendo que los académicos prefieran correr a adaptar ciertos términos o condiciones para unificar una norma apta a lo común. Pero excederse en llevar los cambios normativos a la misma velocidad que Internet, me parece exagerado.Me da pena que la letra Ñ esté perdiendo fuerza y algunas webs ya ni la reconozcan. Puede que si dejamos a la lengua cambiar por si sola y adaptamos los cambios de las gramáticas y diccionarios una vez que el uso esté realmente extendido, los cambios sean menos chocantes. Soy de las que prefieren seguir acentuando ‘sólo’ y ‘éste’ para distinguir entre:  

Estaré solo un mes (‘en soledad, sin compañía’) Estaré sólo un mes (solamente un mes). 

Este chico es Juan = Éste es Juan

Y sé que son muchos los que prefieren seguir utilizando la tilde para diferenciar y hacer un buen uso del lenguaje, pero negarse a ver la realidad social de hoy, la crisis en la educación y la adicción a los teclados virtuales nos terminará convirtiendo en unos carcas lingüísticos para los que vengan detrás.

¿Qué opináis? ¿Debemos dejar a la lengua en paz o nos dejamos llevar por su rápida evolución?

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.