Yo también quiero ser la Srta. Ringwald

 

Por Lourdes Redondo Bacaicoa

 

molly-ringwald-colour1

Molly Ringwald

 

¿Quién no ha soñado alguna vez con ser la/él protagonista de una de las flamantes historias de John Hughes? Todavía recuerdo la primera vez que vi Sixteen Candles y descubrí a este fantástico director. Era una mañana de invierno, estaba enferma, y me decidí a comprobar cuál era la programación matutina que pudiera servirme de entretenimiento. Pues bien, sin ser uno de mis canales preferidos, me topé con una sorpresa en el canal 2 de TVE, una maravilla que guiaría y haría influenciar muchos de mis gustos de cine actuales.

Aquella mañana estaba siendo emitida a las 11:00 la película Dieciséis Velas de John Hughes, que tenía como protagonista a una fantástica Molly Ringwald, con un co-protagonista estrella, el también hito de los 80 Anthony Michael Hall. Esa película fue mi gran inspiración para comenzar a conocer cada vez más a este director, productor y magnífico guionista estadounidense.

sixteen015sm

“Dieciséis velas” (1984) de John Hughes

Puede que muchos no lo conozcan y no sepan que detrás de grandes clásicos como Solo en casa (Home Alone) o 101 dálmatas se encontraban siempre sus aportaciones. Sus andaduras comenzaron allá por 1979 con una serie llamada Delta House, en la que apareció realizando sus primeros papeles una jovencísima Michelle Pfeiffer. Hasta los 80 realizó diferentes trabajos, pero no fue hasta 1984 cuando una de sus historias marcaría un género tan valorado y admirado por los adolescentes. Ese género juvenil, de institutos, primeros amores, que a todos alguna vez nos ha dejado encerrados en casa un fin de semana.

Sixteen Candles ha sido la primera de muchas películas incluidas en este género. En esta película muestra el día de Samantha Baker, una adolescente que acaba de cumplir los 16 años y todo el mundo parece haberse olvidado totalmente de ese día tan especial para ella. Ella y su amor platónico, ¡cómo no!, el guapísimo del instituto Jake Ryan, interpretado por Michael Schoeffling (actor del que no se sabe mucho más aparte de su papel en Sirenas junto a Cher y Winona Ryder), nos hacen disfrutar durante 93 minutos de ese primer amor de instituto que todos recordamos viendo esta película.

A esta película le seguirían films como The breakfast club, gran película que junta todos los roles típicos del instituto (macarra, pija, la callada, el deportista y el cerebrito) y hace que veamos que esos grupos segmentados siempre tienen algún punto en común.  Otra podría ser La mujer explosiva, de la que posteriormente se realizó una serie de TV; Daniel el travieso, otro genial éxito, con nuestro querido Christopher Lloyd en el papel de caco; o Todo en un día, con un Mathew Broderick de lo más divertido…

La chica de rosa, en la que repite Ringwald; Solos con nuestro tío, gran éxito por la participación de Macaulay Culkin y grandes clásicos familiares como Solo en casa y Beethoven, entre otros muchísimos títulos; la verdad es que la lista es interminable y podría escribir y no parar, pero prefiero reservarme para otros posts.

Como he hecho referencia repetidas veces, una de sus claras musas para las historias que desarrolló fue Molly Ringwald. Esta apareció en Dieciséis Velas, El club de los cinco y también en La chica de rosa. A pesar de no ser un icono de belleza de los 80, fue una actriz que encarnó esos papeles con los que una chica quinceañera se siente vulnerable e identificada, y  que tanto mujeres como hombres hemos tenido el placer de disfrutar. Personalmente, reconozco que me hubiera cambiado por ella en varios de sus films.

 

The-Breakfast-Club-the-breakfast-club-14129074-1038-946

“El club de los cinco” (1985) de John Hughes

 

Hemos de decir que John Hughes era un hombre de lo más versátil. Podía escribir historias de adolescentes y amor, hasta comedias infantiles como Daniel el travieso, tan típicas y versionadas de tantos modos. Uno de sus últimos trabajos fue Sucedió en Manhattan, con Jennifer López y Ralph Fiennes, la auténtica historia de la cenicienta contada en la gran pantalla y ambientada en 2002. La historia tenía como protagonista una limpiadora de hotel latina llamada María, que se enamora de un candidato al senado haciéndole creer, por error, que es alguien totalmente opuesto al mundo en el que él cree que se encuentra su felicidad.

Como hemos podido comprobar, Hughes ha sido un director, guionista, y productor que nos ha hecho disfrutar de diferentes modos. Cada vez que veo alguna de sus películas sueño con ser la que la está protagonizando, y ¿a quién no le ha sucedido esto? Eso sí, debo reconocer mi debilidad por las protagonizadas por Molly Ringwald (como ya he dicho), ya que tienen algo especial para mí. Espero haberos acercado un poco más a este gran profesional que nos ha dejado un gran legado en el mundo del cine.

 

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a Yo también quiero ser la Srta. Ringwald

  1. Veo que sigues enganchada a las series! espero que todo te balla bien

    Igor
    18 marzo 2013 at 6:32 am

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.