Asier Etxeandía reinterpreta el regalo del amigo invisible

Categoría: Crónicas ligeras,Escena | y tagged con | |

Por Beatriz Cobo

Hay una función golfa en el Teatro de La Latina de ésas de disfrutar de lo lindo, de “agotadas las entradas”, de boca-boca, de reventar la sala de energía desbordada, de necesario “¡prorrogamos!”. Qué gusto da ver un teatro rebosante de artistas apasionados con lo que hacen y de público apasionado con lo que se le ofrece. “Para mí, el amor es un teatro lleno”, afirma Asier Etxeandía, el protagonista de ese elegante concierto teatral titulado El Intérprete. Pues enamorados quedamos.

Qué fácil es reconocer una buena función, con la alquimia necesaria para proporcionar gozo, sátira y evasión, y qué pocas se prodigan. Cuántas veces salimos de la sala con esa sensación de tibieza, de “ni fu ni fa”, de “bueno, bien, pero tampoco es la bomba…”. De aquí no. De aquí se sale de subidón, adrenalínicos, catartizados, bailando, tarareando, y con sensación de alivio por no habérsela perdido.

Asier Etxeandía tiene un atractivo excepcional: nos sorprende, nos seduce, nos atrapa, nos encandila, se lo gana, se lo ha currado. No se le puede dejar de mirar. Este magnético actor vasco –que seguimos identificando con el extravagante maestro de ceremonias de Cabaret– es una bestia en escena; la domina, la retuerce, la explota hasta que ya no quedan huecos ni resquicios, formas, dobleces, ni rincones. Exhibe inagotables recursos expresivos –personalísimos– que resultan siempre frescos. Versátil hasta la extenuación. A veces, con dar un simple perfil, con un gesto de antebrazo, o una prenda, ya cambia de estado o personaje, ya transforma la atmósfera. Y brilla también rabiosamente en registros vocales.

El Interprete. Asier Etxeandía.

Fran Calvo.

Cuenta el protagonista que aprendió a hablar cantando. Repitiendo las canciones que sonaban en la radio de su infancia. Que siempre ha necesitado cantar. Y ahora se desquita con este viaje musical de marcado tono melancólico, a través de aquellas canciones e intérpretes dramáticos y solitarios que formaron y forman parte de nuestras vidas: Kurt Weill, Héctor Lavoe, Lucho Gatica, Chavela Vargas, La Lupe, Gardel, Talking Heads, David Bowie, Rolling Stones… (de algunos de ellos vemos imágenes proyectadas, para deleite de mitómanos). Figuras que se abandonaban en escena y cantaban atravesando el espejo de la experiencia para transmitirnos verdades en primera persona.

Etxeandía se entrega a un escogidito repertorio de temas clásicos de su gusto y admiración, junto con algún inédito, estupendamente acompañado por Gherardo Catanzaro al piano, el contrabajista Enrico Barbaro y Tao Gutiérrez, alma máter del proyecto, a la percusión.

La primera ruptura de previsibilidad es la petición expresa de no apagar los teléfonos móviles, sino de mantenerlos encendidos en silencio y utilizarlos para compartir fotos del espectáculo en las redes sociales. A continuación, cada miembro del público se convierte en “amigo invisible” de ese niño raro que cantaba solo cara a la pared… Y la insistencia en que en este teatro está permitido bailar, hace saltar al público varias veces de las butacas, y participar cómplice en el flashmob ‘Tú te me dejas querer’.

El ingenio de Álvaro Tato (responsable de la dramaturgia, miembro de la compañía Ron Lalá), va hilando con estilo y sutileza cada número. Emotiva la escena en que se pinta los ojos, ‘Mis ojos maquillados ven más lejos’; hilarante la lectura de las contraindicaciones medicinales, osado el padrenuestro blasfemo…

Los contras los pondría al público, en gran parte amigo o afín al mundo de las artes escénicas, y, en bastantes ocasiones, sobreestimulado o enardecido en exceso en sus jaleos al artista. Hasta el punto de tapar los inicios y finales de algunos temas, como de esa delicadísima versión en acústico de ‘Luz de Luna’ de Chavela Vargas sentados en proscenio.

El artista se pasa media hora despidiendo la función en un derroche de guiños y mensajes positivos, bajo la consigna de “ama lo que haces, lucha por tu sueño, defiende tu sombrero”. Todo el mundo quiere más, y no queda otro remedio que recurrir a la tradicional bajada de telón para que la gente asuma que llegó the end of the show.

Asier: no hagas nada más en la vida que subirte a un escenario.

 

 

El intérprete

Dirección de Escena: Álvaro Tato, Lautaro Perotti y Santiago Marín

Dramaturgia: Álvaro Tato

Reparto: Asier Etxeandia

Percusión y Electrónica: Tao Gutiérrez  

Piano: Gherardo Catanzaro

Contrabajo: Enrico Barbaro

Dirección Musical: Tao Gutiérrez

Productora: Factoría Madre Constrictor

Producción Ejecutiva: Ana S. de la Morena y José Luis Huertas

Lugar: Teatro de La Latina

Horario: Viernes de abril a las 23:30 h.

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.