UNA DE FAGOR Y DOS DE ECONOMÍA GLOBAL

Categoría: Club Culturamas | y tagged con | |

Por Alfonso Vila. Hay que ser muy idiota para no comprender lo que ha pasado con Fagor.

Pese a todo lo resumiré:

 

PRIMERO: Por muchas bajadas de sueldo, por muchas horas extra, por muchas perdidas de derechos laborales, nunca estaremos a la altura de los trabajadores asiáticos o, si me apuras, africanos (porque en Burkina Faso seguro que no hacen lavadoras tan buenas pero seguro que son mucho más baratas).

 

SEGUNDO: Combatir una crisis de consumo reduciendo el consumo no puede producir nunca resultados positivos. Y el primer y más evidente efecto de los recortes es reducir el consumo.

 

Dicho lo cual me permito una observación más. A menudo suponemos a los empresarios y a los políticos una inteligencia que no tienen. “Si han llegado hasta ahí será por algo”, nos decimos. Y olvidamos que para tener una empresa a veces lo único que se necesita es que tu padre tenga una empresa y que en el concurso de méritos de la política la inteligencia no es una cualidad que suma sino que resta. Para llegar a algo en la política las mejores cualidades son la sumisión, la mediocridad y la hipocresía. Un político inteligente lo mejor que puede hacer es ocultar esa inteligencia hasta que llegue al poder, o no llegará nunca al poder (y la historia de la política española está llena de grandes ejemplos: uno de los más sonados: Suarez).

Hace 15 años un empresario me dijo que  “pagar una indemnización de 20 millones a un trabajador era un abuso, que una empresa no se podía permitir el lujo de despedir así a un trabajador, y que dos años de paro eran demasiado, que un trabajador con tres meses de paro tenía suficiente, y que si en tres meses no encontraba otro trabajo era que no tenía demasiado interés en encontrarlo”. Yo, en ese momento, lo confieso, no me molesté en rebatirle sus argumentos. Supongo que debía haberlo hecho. Que debía haberle dicho que uno cobra la indemnización que le toca y que uno cobra el paro que le toca y que si la ley dice que eso es lo justo será por algo, no sólo para joder a los empresarios”. Ahora me pregunto muchas veces que habrá sido de ese empresario. Supongo que si sigue en activo recibiría la crisis como una gran oportunidad de poner en su sitio a los trabajadores. Un regalo del cielo para frenarles los pies a esa pandilla de vagos, maleantes y sinvergüenzas con los que tenía que pelear todos los días. Y supongo, aunque supongo que es mucho suponer, que después de todos estos años, con tantos trabajadores arrojados por la borda, empezará a comprender que no se puede gobernar un barco sin marineros (y eso aún en el caso que uno sea el mejor capitán del mundo). Si uno hunde a sus trabajadores, hunde a su empresa. Si uno hunde a los trabajadores hunde al país. ¿Tanto cuesta de entender?

Pero supongo, claro está, que este valiente capitán seguirá toco recto y a todo motor, escuchando los cantos de las sirenas mientras se acerca al arrecife. Y claro… ¿Quién puede culpar a las sirenas?

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a UNA DE FAGOR Y DOS DE ECONOMÍA GLOBAL

  1. El mayor problema de muchos dirigentes y políticos no es que sean unos golfos, que unos lo son – muchos – y otros no, sino que en una gran mayoría son gente sin la más mínima preparación y, como dice el artículista, con “activos” heredados. Por otro lado el “trabajo” del “político” profesional es, normalmente, apuntarse y medrar en su partido, reunirse y moverse mucho y, cuando el partido – el que sea – llega al poder, pasar la factura de su “militancia” al cobro y acomodarse en lo que le den, a dedo usualmente, desde ministros a asesores, “colaboradores” etc. En España, con tres administraciones y unos partidos que han demostrado no solo su falta de honestidad en muchos casos sino, fundamentalmente, su inutilidad, el panorama es desalentador. El consuelo es que no somos los únicos: Italia, Portugal y Grecia también están en el mismo barco, que lleva camino de convertirse en inmensa patera y naufragar del todo. Aunque nuestra inflación político-administrativa es difícil de superar. Toda la Europa meridional está afectada, además, por un proceso irreversible. En Asia y África se produce más barato… y los “inversores” no tienen patria… solo bolsillos. Y van a donde el producto les “sale” mejor para sus intereses y “beneficios”. Añadamos, además, el paro que trae una sociedad cada vez más tecnificada y veremos que, pese a lo que diga Botin y las mentiras cotidianas de este gobierno – y el anterior – el panorama es desalentador. Nos queda el turismo (Dios bendito, por dios, cuidémoslo) es de lo poco que tenemos. Claro que para vender sol y playas no hacen falta esta mierda de sistema político. Ni tanto inútil y sinvergüenza incrustado en el sistema. Y, para los políticos “honrados” que, afortunadamente alguno conozco y todavía no está contaminado por el “poder” un consejo: ustedes no son protagonistas, son gente elegida para servir. Cobran del esfuerzo de la colectividad. Ustedes no son gente especial. Preparénse, cobren unos sueldos acordes con su actividad y eliminen sus privilegios. Y si alcanzan el gobierno, empiecen a cambiar, cuánto antes, la herencia que han dejado sus predecesores. Es difícil que las cosas cambien radicalmente… pues el poder económico no lo va a permitir. Y la ignorancia de la mayoría de la población tampoco. Este país está cansado. Y la democracia, que era el menos malo de los sistemas, empieza a convertirse casi en el peor. Y lo dice alguien que ama la libertad y ha luchado por ella toda su vida. Pero esto no es libertad. Esto es una estafa.

    emilioporta
    21 octubre 2013 at 13:04 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.