Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013), de David Trueba

Categoría: Actualidad Cine,Cine,top2 | y tagged con | | | |

 

Por Jordi Campeny

 

“Siempre he sospechado que la amistad está sobrevalorada, como los estudios universitarios, la muerte o las pollas largas. Los humanos tendemos a elevar ciertos tópicos a las alturas para esquivar la mediocridad de nuestras vidas”.

Vivir es facil....

Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013), de David Trueba

Así arranca “Cuatro amigos”, novela con la que David Trueba nos ofreció hace ya bastantes años el recorrido físico y vital de un grupo de antiguos amigos que, con una furgoneta, recorrían algunos pueblos de España y ponían en cuestión los lazos que existían entre ellos y la posibilidad –o no- de la auténtica amistad. Era un relato entrañable, bien hilvanado, alegre y melancólico a la vez.

Alegre y melancólico son dos adjetivos que definen la obra de David Trueba (Madrid 1987, 2011), tanto la literaria como la cinematográfica. Cierto es también que, en la mayoría de casos, la melancolía acaba ganando el pulso.

Vivir es fácil con los ojos cerrados, última propuesta del director, presentada en el último Festival de San Sebastián, también está recorrida, de cabo a rabo, por el habitual halo alegre y melancólico marca de la casa de su autor.

Antonio (Javier Cámara) es un profesor que utiliza las canciones de The Beatles para enseñar inglés en la España de 1966. Cuando se entera de que su ídolo John Lennon está en Almería rodando una película, decide viajar hasta allí para conocerle. En su ruta recoge a Juanjo (Francesc Colomer), un chico de 16 años que se ha fugado de casa, y a Belén (Natalia de Molina), una joven de 21 que aparenta estar también escapando de algo.

Con este arranque, un tanto forzado, el trío inicia un periplo hacia el sur de España; un periplo que es también, obviamente, interior. Una vez llegados a su destino, se topan con un puñado de personajes, divertidos y melancólicos, que ayudan a los personajes a cumplir su cometido. La cinta, impregnada de ternura, es una notable evocación de un tiempo y de un país del cual, teóricamente, queda ya muy poco. Trueba acierta de lleno en la recreación de la España de los 60: los escenarios, el diseño de vestuario, la mentalidad de la época, la caspa. La película, luminosa, tiene carisma y está bañada por la sensibilidad habitual de David Trueba. Consigue por momentos erizarnos la piel y trasladarnos de lleno a esta España –no tan- pretérita. Su banda sonora (pertinentes y sutiles acordes de guitarra), una convincente interpretación de Javier Cámara y unos pulidos y enjundiosos diálogos contribuyen a ello.

Vivir2

Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013), de David Trueba

Sin embargo, uno tiene la sensación de que, por momentos, el tono de la película se aproxima peligrosamente (hasta llegar a cruzar la línea) al territorio de lo que popularmente conocemos como cursi. O ñoño. A falta de contrapuntos oscuros o amargos, la cinta está perpetuamente instalada en la senda del buenrollismo, la luz, la música, la nostalgia blanca e indolora. Y eso, aparte de darle por momentos un aire inverosímil a lo que estamos viendo, puede dejarnos con la sensación de que la película se queda a medias; de que necesitamos elementos de su cara B para que el retrato tenga más garra y sea más completo y convincente.

A pesar de todo, es prácticamente imposible no salir de la sala con un sabor dulce en los labios, con una media sonrisa. Y en tu cabeza, más que la película en sí, empiezan a revolotear fragmentos de viejos temas de los Beatles; estos temas innegociablemente alegres y melancólicos que sobreviven al tiempo cuando casi todo lo demás desaparece.

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013), de David Trueba

  1. Esta es la forma que he encontrado para tratar de contactar con David Trueba.
    He editado un libro de foto-relatos y me gustaría regalarte un ejemplar.
    Si te puede interesar envíame a mi correo electrónico una dirección postal donde hacerlo. La redacción de un periódico, un apartado de correos…
    Gracias, un saludo.
    Luis

    Luis Cabrera Aizpuru
    8 diciembre 2013 at 13:38 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *