Fleetwood Mac: El emblema de los excesos

 

0 R

 

Por Juan Israel Aldana Núñez @juanisraldana.

Pocos grupos en la historia del rock han sufrido tantos cambios de formación y virajes estilísticos, musicales y geográficos como los camaleónicos Fleetwood Mac. Acosados por las más insólitas desventuras, han sorteado 15 formaciones distintas en más de 40 años de trayectoria.

En un principio, era la banda más renombrada de blues rock de Londres, casi una extensión musical para que el genial guitarrista Peter Allen Greenbaum (más conocido como Peter Green) pudiera explayar a placer, todo su virtuosismo.

Sin embargo, diez años más tarde, ya asentados en California, terminaron componiendo lánguidas páginas “pop” para consolar a las cansadas tribus del “post-hippismo”.

A través de sus múltiples encarnaciones, sólo dos de los miembros originales de Fleetwood Mac se mantuvieron siempre, al pié del cañón: el baterista Mick Fleetwood y el bajista John McVie, la mítica sección rítmica, de cuyos apellidos derivó el título de un tema inédito (compuesto cuando éstos tocaban junto a John Mayall) que más tarde le daría el nombre a la banda.

Una ironía del destino, ya que Fleetwood y McVie serían (con el correr de los años) los miembros que menos influencia tuvieron en la sinuosa dirección musical de Fleetwood Mac.

A fines de los años 60, los guitarristas Peter Green y Jeremy Spencer crearon un sonido neo-psicodélico mixturado con blues-rock que caracterizó las primeras producciones de la banda.

Lastimosamente, ambos guitarristas sufrieron en poco tiempo desordenes mentales que los harían descender a un infierno del que no pudieron escapar, y que terminó destruyendo al Fleetwood Mac original.

Este fue el caso de Green, quién se pasó de rosca con sus excesos con los narcóticos, hasta llegar a convertirse en un personaje caricaturesco y paranoico; casi un vegetal que no podía hacerse cargo de su propia vida. Esta sería una terrible perdida para la música rock, ya que Green era uno de los mejores guitarristas de su época.

Tras su marcha de Fleetwood Mac, Jeremy Spencer comienza a dominar la dirección musical del grupo. Lamentablemente también este guitarrista ya empezaba a sufrir desordenes mentales debido a su adicción a las drogas pesadas.

Es así que, durante una gira norteamericana del grupo, a comienzos de 1971, Spencer desapareció sin dejar rastros. Más tarde se descubrió que, en realidad, había dejado a la banda para unirse, junto a su mujer, al polémico culto religioso “Los Niños de Dios”.

Tras la salida de Green y Spencer, el grupo comienza a inclinarse hacia la realización de un sonido lindante con el pop rock, debido a la inclusión de la pianista y compositora Christine McVie, esposa de John.

Sin embargo ninguno de los discos de estos primeros años fue exitoso; quizás por estar alejados del gusto del público inglés y por la indiferencia casi total de los estadounidenses.

A principio de 1975, Fleetwood y McVie estaban seleccionando ingenieros de sonido para el nuevo disco del grupo, cuando escucharon por casualidad el disco de Buckingham-Nicks, un matrimonio con fallido debut discográfico, que se movía en la veta del típico soft-rock californiano.

Entonces, el dúo fue invitado a unirse a la banda. En ese momento, nadie se imaginó que esta incorporación reviviría la trayectoria musical del grupo y le daría el mayor suceso comercial de su historia.

El debut de esta nueva formación de Fleetwood Mac se plasmó en la grabación, en 1975, de un álbum homónimo que sería el primer éxito de la banda en muchos años, siendo número uno en 1976, gracias a los famosos singles “Over My Head”, “Rhiannon” y “Say You Love Me”.

Los conflictos internos ocasionados por la separación de Christine y John McVie y la ruptura sentimental entre Buckingham y Nicks, pronto llevarón a especular entre los medios que la banda podría desintegrarse, llegando incluso a decirse que Stevie Nicks practicaba la brujería.

Como si esto fuera poco también Mick Fleetwood rompió su matrimonio de años, con la hermana de Pattie Boyd, al enamorarse de Stevie Nicks, con quién mantendría una fugaz relación sentimental.

Sin embargo, en un hecho inusual en la escena del rock, los miembros de la banda se mantuvieron unidos artísticamente, y para acallar las noticias de su supuesta disolución, nombraron a este nuevo disco, editado en la primavera de 1977, Rumours (Rumores). Además de “Dreams”, contenía otros temas que también se volverían clásicos: “Go Your Own Way”, “Don’t Stop” y “You Make Loving Fun”.

Sin embargo el éxito comercial ocultaba los graves problemas personales entre los integrantes del grupo. Ya no sólo por problemas de pareja, sino también debido a la cocaína. Incluso, la compañía discográfica estuvo a punto de no editar “Rumours”, ya que, el grupo exigía que el dealer que los abastecía, tuviera una nota de agradecimiento entre los créditos del disco. Pero el proveedor murió y el problema terminó junto con él.

Sin embargo, los estragos de la cocaína, entre los miembros del grupo, durarían varios años más. Como en el caso de Stevie Nicks, quién en los 80, con su tabique nasal destruido, debió iniciar una terapia de desintoxicación.

A “Rumours” lo siguió “Tusk” (1979), un doble álbum mas experimental y jugado, con canciones como “Sara” o “Tusk”. Tras la realización de varios proyectos solistas, a principios de los 80, los integrantes de Fleetwood Mac se reúnen para grabar nuevo álbum en 1982. Mas convencional y accesible que “Tusk”, “Mirage” tuvo mucha repercusión de la mano de las recordadas “Hold Me” o “Gypsy”. Tras la grabación de “Tango in the Night” (1987), Buckingham decide tirar la toalla y abandona Fleetwood Mac.

El resto del grupo lo reemplaza con una pareja de guitarristas formada por Billy Burnette y Rick Vito. Esta nueva agrupación graba “Behind the Mask”, en 1990, el primer álbum desde 1975 que no llegó a ser disco de oro. Vito abandona el grupo en 1991.

Luego, cuando nadie lo esperaba, Buckingham, Nicks y McVie vuelven a Fleetwood Mac, en 1997, para la realización de un especial (Unplugged) para MTV. En 1998, Fleetwood Mac es incluido en el Salón de la fama del Rock and Roll. Más tarde, y a pesar del alejamiento definitivo de Christine McVie, se anuncia la grabación de un nuevo disco.

De esta manera, en 2003, la alineación de Nicks, Buckingham, Fleetwood y John McVie edita “Say You Will”, para luego realizar una gira, en la temporada 2004, que originaría la grabación de un nuevo disco en vivo: Live in Boston, editado en 2005.

Desde entonces, el grupo sólo se volvió a reunir para una gira durante el 2013, con el motivo del lanzamiento de “Extended Play”, un EP con 4 canciones, que constituye el primer material nuevo del grupo en diez años.

Y es que ya se sabe que los grandes músicos de la historia tienden a volver una y otra vez, y perdurar para siempre. Mientras dispongamos de la voz de Stevie Nicks, Fleetwodd Mac, no desaparecerá…

 

Escucha a Fleetwood Mac en Spotify

 

 

Related Posts with Thumbnails