La locura, la muerte y el amor incondicional de ‘Emilia’

Por Horacio Otheguy Riveira

Malena Alterio, Alfonso Lara, David Castillo y Daniel Grao guiados al cielo del teatro por Gloria Muñoz como una dulce diosa de la vida cotidiana.

43d6b-AlfonsoLaraPanor--mica

El escenario sin telón. Del techo cuelgan muebles a derecha e izquierda. En el centro, un cuadrado con muchas mantas carcelarias y una puerta típica de celda: el espacio donde se entrecruzarán historias que podrían ser apasionantes pero se quedan en simulacro de psicodrama. Eso sí, con una actriz fenomenal que hace suyo y enriquece a un personaje que podría pertenecer a la historia de las grandes mujeres del teatro.

Memoria, solidaridad y sumiso castigo

 Una hermosa anciana recuerda los buenos tiempos en que cuidaba y criaba niños ajenos y en la misma actividad se refugia ahora que está en la cárcel. Nos irá mostrando lo que sucedió antes de ser encarcelada, y lo hace con la parsimonia de una nutritiva madre de todos sus amores, y el amor incondicional por su niño ya cuarentón le servirá de sendero para exhibir todos los detalles, y ella en medio, aquí y ahora, con la voz cautivante, el gesto justo, haciendo de las palabras un entrañable deslizamiento hacia un mundo de perfecta armonía. Mientras tanto, a su alrededor circula el recuerdo de un trío que por momentos interpreta la consagración de una auténtica familia.

 El resultado es un melodrama incómodo más por sus defectos que por la potencia de sus intenciones; desagradable no por las dolorosas situaciones que plantea sino por la impericia del autor-director Claudio Tolcachir, que abruma con la repetición de las situaciones y la plasmación de unos personajes que no evolucionan nunca, repitiendo sus tics y sus angustias una y otra vez con la obsesiva constancia de los enfermos mentales por los pasillos de un psiquiátrico.

 Emilia6

En los momentos en que Emilia calla la echo mucho de menos, espero con ansiedad su voz, la reaparición inquietante de su relato, su serenidad acompañando la tragedia que está recordando y en la que a la vez participa. En su ausencia el ambiente es irrespirable.

 Y es una pena, porque el material es muy rico, bien pertrechado de escenografía extraordinaria, pesadilla y realismo, ensueño y traviesa memoria, así como con una iluminación bajo estricto control de armonías y ambientes. Sin embargo, el círculo vicioso del trío familiar no encuentra un buen desarrollo y resulta cansino, desfalleciendo la energía de su argumento, con una Malena Alterio insondable en su pertinaz desolación y dramática sexualidad (con ráfagas de Una gata sobre el tejado de zinc, de Tennessee Williams), junto a David Castillo en un tipo de retrasado mental momento a momento más enloquecido, un brillante Daniel Grao que trae alivio fugaz en breve participación, y un Alfonso Lara que compone con gran entrega y afinados recursos las capas del hombre sentimental y furioso, sensible y atroz.

 Pero son Gloria Muñoz y su Emilia quienes conducen toda la trama muy bien orquestada desde la prisión y su memoria, como una pista de circo miserable, de conciencia reducida a la brutalidad de una psicosis que impide amar y sobrevivir al desastre junto al fértil y a la vez impotente amor de una mujer que se arriesgará para proteger a su amor desvalido.

 Sin duda, es esta inmensa actriz quien consigue que el gran esfuerzo de sus compañeros encuentre un cauce, y quien logra atemperar el disloque disfuncional y convencernos de que tenemos que seguirla hasta el final, de que queremos seguir a esa mujer que nos recibe con una dulce advertencia:

 

… llegamos a una edad en que estamos más tiempo con los muertos que con los vivos…

 FOTO-MALENA-ALTERIO-Y-GLORIA-MUÑOZ

 Emilia

 Autor y director: Claudio Tolcachir

 Intérpretes: Gloria Muñoz, Malena Alterio, Alfonso Lara, Daniel Grao, David Castillo

 Diseño de iluminación: Juan Gómez Cornejo

 Diseño de escenografía: Elisa Sanz, a partir de una idea de Gonzalo Córdoba Estévez

 Diseño de vestuario: Elisa Sanz

 Fotografías: Jean Pierre Ledos

 Lugar: Teatros del Canal. Sala Verde

 Fechas: Del 9 de enero al 9 de febrero

 

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *