Últimos días de la exposición Chris Killip

Por Cristian Sánchez San Segundo.

 

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

Calle Santa Isabel, 52

Hasta el 24 de febrero

 

 chris_killip_014Nace en 1946 en la Isla de Man, siendo su trabajo fundamentalmente el de fotógrafo, aunque también ha comisariado diversas exposiciones durante una década desde mediados de los 70. Sus primeros trabajos dentro de la fotografía se inician 1964, sus primeras prácticas se basarán en ser asistente de fotógrafos publicitarios como Adrian Flores. Desde 1969 se centrará fundamentalmente en trabajos de corte más personal, empezando a desarrollar su propia estética y discurso.  La influencia de la primera fotografía documental será fundamental en este sentido, sobre todo Walker Evans, siendo  su obra continuadora de las líneas abiertas desde los años 30 al margen del surrealismo, sin suponer una ruptura con lo anterior. Es destacable que sus trabajos de entre los años 70 y 80 se desligan completamente  de los encargos anteriores, centrándose en sus inquietudes en relación al contexto que le rodea.

 

Su inquietud no se limita exclusivamente al documentalismo y algo a destacar de su producción es precisamente la ausencia de frialdad en sus fotografías, no tanto en la crudeza de lo que pueda reflejar, sino en la cercanía hacia lo que retrata, no son obras que resulten distantes al espectador, ni su carácter se reduce a una cuestión objetivizadora. Su obra es el reflejo, también, de la crisis social que supuso, de una forma directa, el arranque del posfordismo en Gran Bretaña. Del periodo ultra capitalista de Thatcher y las dinámicas que generó dentro de las clases populares con el proceso de desindustrialización.

 

Probablemente las series más atractivas de la exposición son las dedicadas a la Isla de Man, su isla natal, Newcastle o la mina de carbón de  Lynemouthm, en las décadas de los 70 y 80. Estas fotografías son un reflejo de lo cotidiano de la clase obrera británica del periodo Thatcher, de las identidades contradictorias que se van gestando dentro de un periodo de marcada crisis. Son fotografías que abarcan desde la relación que establece con la monarquía británica, la cual tiene una presencia social muy importante en el contexto británico, algo que se ve reflejado en fotografías como Celebración de las bodas de plata de la Reina, hasta la subcultura, devenida en contracultura, punk, con una enorme  presencia en muchas de sus fotografías. Varias imágenes son una clara muestra del momento álgido y próximo al su nacimiento del anarcopunk y la experiencia autogestionaria y política que se estaba dando en ese momento con grupos-coletivo como Crass, que evidencian una respuesta revolucionaria y libertaria a las dinámicas que estaba tomando el gobierno británico.  También los huelguistas o los obreros son una parte crucial de su trabajo, o incluso los propios economatos que reflejan precisamente la comida como uno de los elementos clave en la constitución de las clases sociales.

 killip upstarts

Estas  fotografías muestran el proceso de desmantelamiento del estado de bienestar británico y cómo va influyendo en aquellos a los que retrata ,que en muchos casos, fundamentalmente en la Isla de Man, aun no siendo personas de su círculo personal más directo, si van estableciendo algunas conexiones con personas de su entorno cercano. De hecho, si algo es un habitual en Killip, es analizar su entorno conocido.

 

En los 90 sus trabajos empiezan a tomar un marco más institucional, que si bien nunca lo abandono, es la etapa de su consagración, en este sentido, la serie de Pirelli (1989), encargada por el propio fabricante, se podrían situar en una relativa transición en la deriva de su trabajo.  Mientras que  las últimas obras,  ya de la década anterior, sorprenden por ser curiosamente las que tienen una carga mucho más íntima, siendo parte de su entorno más cercano.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *