Entrevista a Pablo d’Ors por “Biografía del silencio”

 

Por Benito Garrido.

 

«Comencé a sentarme a meditar en silencio y quietud por mi cuenta y riesgo, sin nadie que me diera algunas nociones básicas o que me acompañara en el proceso. La simplicidad del método –sentarse, respirar, acallar los pensamientos…- y, sobre todo, la simplicidad de su pretensión –reconciliar al hombre con lo que es- me sedujeron desde el principio. Como soy de temperamento tenaz, me he mantenido fiel durante varios años a esta disciplina de, sencillamente, sentarse y recogerse; y enseguida comprendí que se trataba de aceptar con buen talante lo que viniera, fuera lo que fuese

 

biografia-del-silencio

Biografía del silencio, de Pablo d’Ors.

Pablo d’Ors (Madrid, 1963) nace en el seno de una familia de artistas y se educa en un ambiente cultural alemán. Es sacerdote católico, discípulo zen y escritor. También es fundador del seminario de entrenamiento espiritual Buscadores de la Montaña. En busca del silencio ha peregrinado a pie a Compostela y ha viajado al desierto del Sahara, al Monte Athos y al Himalaya. Ha publicado el ensayo Sendino se muere, y las novelas El estupor y la maravilla y Lecciones de ilusión, entre otras.

 

Biografía del silencio.  Pablo d’Ors.  Editorial Siruela.  116 páginas.  11,95 €

Basta un año de meditación perseverante, o incluso medio, para percatarse de que se puede vivir de otra forma. La meditación nos concentra, nos devuelve a casa, nos enseña a convivir con nuestro ser, nos agrieta la estructura de nuestra personalidad hasta que, de tanto meditar, la grieta se ensancha y la vieja personalidad se rompe y, como una flor, comienza a nacer una nueva. Meditar es asistir a este fascinante y tremendo proceso de muerte y renacimiento. Gracias a la meditación el autor ha ido descubriendo que no hay yo y mundo, sino que mundo y yo son una misma y única cosa.

 

P.- ¿La meditación implica una nueva visión de la realidad, o quizá alcanzar una nueva forma de adaptarse a la misma?

Meditar no es reflexionar, sino silenciarse: un proceso de limpieza o purificación interior. En la medida en que nuestros ojos y oídos, y sobre todo nuestro corazón, está limpio o purificado, vemos la realidad tal cual es, lo que produce que nuestra acción en el mundo, sea cual sea, resulte también más apropiada.

 

P.- Hablas de la meditación como un proceso de renacimiento, pero ¿puede ocurrir que ese proceso vaya ligado también a una posible desorientación del individuo?

Encontrarse con uno mismo, que es adonde conduce la meditación bien realizada, no sólo es conveniente para que nuestra vida pueda ser calificada de humana, sino imprescindible. En ese proceso hay, por supuesto, momentos duros, de pérdida o desierto. Pero es que sólo vaciándonos podemos luego llenarnos; sólo quien se pierde podrá más tarde encontrarse. Sin el riesgo de la pérdida, no hay aventura interior posible.

 

P.- Si me pongo práctico, ya sé que la meditación no solucionará mis problemas, pero ¿conseguirá aliviarlos?

La meditación no resuelve los problemas, cierto: los disuelve. Eso significa que los coloca en la perspectiva propicia para que dejen de resultar problemáticos. Eso significa que el problema continúa, pero no el sufrimiento que ese problema nos ocasiona.

 

Pablo d'Ors. Foto de Carmen Ballvé.

Pablo d’Ors. Foto de Carmen Ballvé.

P.- ¿En el contexto de crisis y de indignación que vivimos, el silencio puede ser la forma de suavizar nuestro carácter y nuestras aversiones?

No se trata de suavizar el propio carácter, sino de amarlo; sólo entonces podremos empezar a trabajar en él para orientarlo según nuestra voluntad. No se trata de suavizar las aversiones, sino de erradicarlas, lo que sólo es posible mediante un riguroso trabajo espiritual de reconciliación y perdón.

 

P.- El silencio, tal que recogimiento, ¿podría plantearse como una buena manera de definir nuestra personalidad y ahondar en ella?

Normalmente andamos dispersos, es decir, en ninguna parte. El recogimiento, por seguir su terminología, nos devuelve a casa. Es bueno volver a casa, nos hace sentir bien. El ruido es el principal problema del hombre contemporáneo y, en ese sentido, el silencio es la primera necesidad del alma. Sin silencio no habría arte, amor ni espiritualidad.

 

P.- En otros contextos, trabajar el silencio podría suponer el acercamiento a un espíritu superior.

La experiencia del silenciamiento no es otra que la de la atención o escucha. Quien aprende a estar atento o a escuchar, está en el presente. Para los creyentes, el presente no es otra cosa que el escenario de la presencia divina. La confianza en esa Presencia aúna a todas las religiones.

 

P.- ¿Todo el mundo es capaz de concentrar la suficiente sabiduría (y de concentrarse) como para afrontar la meditación de forma adecuada?

Todos estamos llamados a una vida en plenitud, no a caricaturas o sucedáneos. Pero es cierto que hay personas que, por sus sombras o experiencias negativas, precisan de un proceso más largo y de un acompañamiento más intenso. Pero el tesoro que tenemos dentro no es para uno pocos, sino para todos. Para acceder a ello lo determinante es la determinada determinación de encontrarlo.

 

P.- En el fondo, ¿quizás no somos más que meras piezas innecesarias de un engranaje que siempre va a seguir funcionando? ¿Nos falta humildad para reconocerlo?

No estoy de acuerdo con la afirmación que contiene la primera pregunta: no creo que seamos “meras piezas innecesarias” ni que “el engranaje vaya a seguir siempre funcionando”. Lo que la meditación puede llevar a descubrir es, precisamente, que tú no eres sin el mundo ni sin los demás, pero que tampoco los demás y el mundo serían sin ti. Eres un miembro de un gran cuerpo, pero sin ese miembro ese cuerpo no sería definitivamente el mismo. Pero humildad siempre nos falta, eso desde luego: siempre somos demasiado poco realistas.

 

P.- ¿Cómo practica usted habitualmente este proceso, podríamos decir, de introspección?

Hago todos los días una hora de silencio, generalmente nada más levantarme. Hago todas las semanas un día de retiro completo, sin lecturas ni conversaciones. Hago todos los años diez días de apartamiento completo del mundo. Sin esos espacios/tiempos de intimidad conmigo mismo y con el Huésped de mi alma, no tendría ninguna autoridad para escribir o decir lo que escribo y digo.

 

P.- ¿Tiene ya nuevos proyectos de escritura que nos pueda ir comentando?

Sí, naturalmente. Mis dos últimos libros, Biografía del silencio (Siruela, 2012) y El olvido de sí (Pretextos, 2013) hablaban de la luz. Es de justicia que en mi próximo libro aborde la sombra.

 

Related Posts with Thumbnails

4 respuestas a Entrevista a Pablo d’Ors por “Biografía del silencio”

  1. Genial la pagina web, siempre con contenido poco usual pero muy entretenido y de gran veracidad, Gracias

    Mauricio Lizcano
    24 febrero 2014 at 4:51 am

  2. He leído varias veces el libro BIOGRAFÍA DEL SILENCIO, me ha gustado y me ha dicho cosas que todos sabemos y pocos oímos, no obstante al principio no entendía mucho el termino meditar, el estar apartado en lugar en un sitio determinado o ir a buscar ese lugar me parecía imposible, luego comprendí que ese sitio esta en todo, en nuestra casa en mí estudio de pintura y busqué el momento y lo encontré.
    Sigo, el pensamos mucho y vivimos poco del libro, sigo otros planteamientos, y en el momento tan delicado y de tanto sufrimiento en mi vida los párrafos de BIOGRAFÍA DEL SILENCIO, me ha consolado, pero mis problemas me hacen tener que, leer el librito de tamaño pequeño y de gran contenido.
    Soy una amante de la búsqueda de la espiritualidad,preguntaría al señor D´Ors que hacer cundo te desequilibra los del alrededor,la familia.
    Saludos

    marisa grande
    13 abril 2014 at 20:18 pm

  3. He leido tres veces BIOGRAFIA DEL SILENCIO. Ha sido el libro que mas me ha llenado de los ultimos que he leido, creo que si alguien te lo recomienda es un tesorito a guardar.Me gustaria saber como se puede comenzar a MEDITAR.En este momento de mi vida quisiera comenzar pero siempre que lo intento mil pensamientos vienen a mi mente.Como lograr recogerse y silenciarse? encontrar un silencio interior en el que ESTEMOS EL SILENCIO y yo.Me he sentido identificada en muchas cosas de las que dice el libro.Ojala que esto llegue a quien me pueda orientar.saludos.

    lorena
    27 abril 2014 at 11:55 am

  4. Hola a todos/as; creo que este libro es una auténtica joya por hacernos reflexionar sobre varios de nuestros principales problemas actuales, entre ellos, identificarnos con nuestras experiencias como si estas fueran nosotros, correr en busca de la felicidad sin ver que cuanto mas corres mas se aleja o nuestra continua huida del silencio, “rellenándolo” con cualquier ruido que evite esa incómoda situación en la que estamos totalmente solos con nosotros mismos aun teniendo personas a nuestro alrededor (por ejemplo durante la jornada laboral hay quien es incapaz de soportar cinco minutos sin ruido). Yo que llevo poco tiempo de meditación (algo mas de un año) le diría a Lorena que todos tenemos que pagar ese peaje al inicio de la práctica, parece imposible parar tus pensamientos, pero el propio Pablo D’Ors lo dice en su ensayo, la perseverancia siempre da sus frutos, y nunca encontraras nada que a la larga te transforme tanto siendo como es una actividad humilde y sencilla. Mi recomendación es practicar también yoga, creo que son dos actividades que se complementan y su poder de transformación de una persona y mejora de su salud a todos los niveles es increíble. El arte de la meditación, de Matthieu Ricard, me parece un buen libro sobre meditación (es un monje budista de origen francés).
    Saludos.

    Isidoro
    19 mayo 2014 at 20:26 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *