Paloma Pedrero: “La única manera de curarse es con el arte”

 

Por Meritxell Álvarez Mongay

Su vapor te atrapa antes de llevarte los labios a la taza; con cariño, buscando calor, la abrazas. Arde, todavía no te atreves a besarla. Le das vueltas y más vueltas… Un remolino de dolor que quema… Agárrala con fuerza, sin miedo, aprieta. Absorbe su aroma, cierra los ojos, súbete al escenario, sueña. El corazón, excitado, se acelera. Un punto de acidez te impregna la lengua. Dale vueltas, vueltas… Una cucharilla de azúcar basta para disolver problemas. Piedrecillas que se hunden y desaparecen. Un sabor dulzón acude a tu paladar de repente. Aplausos cafeinados que penetran en tu interior y te llenan el vientre. Abres los ojos y ya no eres un indigente roto, ya no estás en un albergue ni debajo de un puente. Estás en Magia Café, la obra escrita y dirigida por Paloma Pedrero para la ONG de teatro social Caídos del Cielo, que se representa hasta el 5 de abril en la Sala Cuarta Pared de Madrid.

“En Magia Café se sirve teatro del bueno. Auténtico, tostadito, con sabor y olor.” Un equipo de voluntarios lo prepara, cafetera en marcha; y lo sirve un elenco formado por actores de oficio y personas en riesgo de exclusión social, que se suben a las tablas para contar la historia de Magia.

Podría ser una más de las treinta mil personas que hay en España sin hogar, pero la protagonista de esta obra tiene algo especial: de sus ojos color violeta –violeta ilusión– salen chispas. Las mismas chiribitas que a Paloma Pedrero le brincan en las pupilas. “Hay mucho de mío en Magia, pero no sólo mío. Es una mezcla de mujeres que he conocido. Mujeres muy fuertes que pelean mucho por cambiar el mundo.”

 

Magia Café

 

Magia quiere ayudar a los que el tejado de la vida se les cayó encima sin avisar, dándoles cobijo en la cafetería que ha montado junto a un par de amigas de forma honradamente ilegal, ocupando uno de esos tantos millones de locales y viviendas vacías, sin habitar. Ahora, un Sr. Mandatario con crueles zapatos le quiere desahuciar, quitarle “toda esperanza de conseguir lo que desea”, según la primera acepción de la RAE. “La mayoría de los políticos son personas enajenadas, desconectadas de la realidad. Por eso llevan cabo medidas antihumanas. Su único objetivo es ganar poder, dinero.” Aquel insecto que lo mancha todo de negro… “Claro que puede haber líderes que todavía conserven el sentido de la política, pero normalmente están en la oposición y son gente que nunca llegará a tener el control.”

No son los que deciden a quién dar una subvención. “Estos últimos años me ha tocado hacer muchos despachos para pedir un dinero que manejan como si fuera suyo, ¡cuando es de todos! Pero a nosotros, en este proyecto, no nos ha ayudado nadie. Está hecho todo por voluntarios, desde la dirección al vestuario, y con el apoyo de la Fundación Coca-Cola: cinco mil euros que hemos gastado en bonos transporte para los chicos y las cuatro cosas que hay en el escenario, casi todo de los chinos.”

 

Magia Café

 

Lo único que necesitaba era encontrar a personas de la calle con vocación actoral. “Voy al parque, les saludo, hablo con ellos… Y lo primero que hago es preguntarles: ¿Te gusta el teatro?” Pasado el casting inicial, una vez por semana asisten a un taller teatral: dramaturgia, improvisación – ¡”eso es lo que más les gusta”!–, expresión corporal, música… “Y voz, la voz es muy importante, porque tenemos que saber proyectarla para que se nos escuche.”

Y el resultado es verdaderamente sorprendente. “A lo mejor no son actores profesionales, pero están formados, y ya quisieran muchos tener la técnica que tienen ellos en muchos aspectos.” Salen transformados de Caídos del Cielo. “Puedo decir que la mayoría de las personas que han pasado por aquí ya no están en la calle. No es una broma esto del poder terapéutico del teatro. Son un equipo, se sienten imprescindibles en algo. Además, exige una disciplina, tienen que venir a hacer las funciones y a los ensayos…” Aunque a veces se le desmadren tanto como los entrañables personajes del espectáculo. Será la cafeína, sobredosis de energía. “Y al acabar ¡los aplausos!, y cuando salen al hall del teatro, que el público les esté esperando… Eso les da una autoestima y una alegría muy grande.” Sorbo de café reconfortante. “Todos estamos heridos, y la única manera de curarse es haciendo del dolor algo hermoso, a través de la creatividad, del arte.”

 

Magia Café

Dirección: Paloma Pedrero.

Reparto: Ángela Arredondo, Julián Asenjo, Jesús Bermejo, Diego Ruiz, Santiago Hernández, José Carlos Illanes, Rafa Martyn, Carolina Nevado, Paula Noviel, Esperanza Pedreño, Bernardo Riaza, Pilar Rodríguez, Antonio Romea, Ari Saavedra, Germán Torres.

Lugar: Sala Cuarta Pared, Madrid.

Fechas: Del 19 de marzo al 5 de abril.

Horario: De miércoles a sábado, a las 21.00h

Duración: 110 minutos.

Precio: 14 euros (Parte de la recaudación del espectáculo va destinada a la ONG Caídos del Cielo y a su lucha contra la exclusión social).

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *