Acróbatas aéreos, y de tierra, unidos por la música y el humor

Por Horacio Otheguy Riveira

Una vez más el Price se viste de gloria con un teatro-circo donde la emoción combina con el divertimento para que artistas y espectadores toquemos el cielo con las manos.

214-akoreacro_klaxon_niels_benoist_3

Un piano que suena como tal, y a ratos es carromato, caballo, esperanza de vida y demencial juguete… Una locura más que gira sin cesar en un contexto de aventura circense y fascinación musical.

 El arte de Akoreacro llega de Francia después de 8 años de varios espectáculos y giras internacionales. Recogen de los clásicos el trabajo intenso, duro, inagotable e incomparable y se la juegan en el riesgo y la tensión y la creatividad de alto voltaje, aunque sin dejar de expresar sorpresa, imaginación… y dar constantemente la “sensación” de que están improvisando todo el tiempo con la alegría compulsiva de los mejores payasos.

 Nada más lejos de la realidad: en la música y las acrobacias y el espíritu humorístico de todas las escenas, con su punto de dramatismo que corta la respiración, ahí están Charly Chaplin, Laurel y Hardy, Los hermanos Marx, Jerry Lewis, Jacques Tati, Pierre Etaix… y toda la Compañía deambula a gusto y placer en la sabiduría de sus mayores para disfrutar a lo grande con su propia capacidad de creación, de ensueño y libertad.

5

Gran disciplina para un número de trapecio muy difícil sin otra “red” que las habilidades de los compañeros: el que les coge arriba con sus manos de acero y los que esperan abajo con sus brazos de increíble fortaleza.

Unos botines dorados son el único elemento que recuerda al circo tradicional, lo demás es como si les viésemos ensayar y jugar con toda clase de elementos y argumentos abstractos, con sus cuerpos por bandera en constantes coreografías con un equipo muy bien ensamblado de acróbatas y músicos. Muchos hombres y una sola mujer cuyas acrobacias aéreas se prodigan desde el comienzo con una precisión asombrosa, dependiendo siempre del virtuosismo de los muchachos que la reciben mano a mano o en el trapecio o … en una danza aérea realmente fascinante.

 Locuras por tierra y por aire, que harían las delicias de los psiquiátricos creativos, porque el ángel de la libertad está siempre presente, evitando los límites feroces de la realidad social. Akoreacro se monta a un piano pero no descuida su sonido de media-cola, como tampoco cuando tiene que sonar a juguete de latón o volcarse para una escena final que empuja al público a ponerse de pie en una larga ovación… que es como un abrazo muy emotivo para una trouppe fantástica cuyas proezas se quedan grabadas en el corazón.

 

claire

Claire Aldaya, en uno de sus muchos cuadros en los que se comunica con el espacio con la gracia y la ternura de un ser de otro mundo.

 

Klaxon

Recomendado para todos los públicos.

 Puesta en pista: Compañía Akoreacro y Alain Reynaud

 Puesta en juego: Alain Reynaud con la complicidad de Henzi Lorenzo

 Acróbatas: Claire Aldaya, Basile Narcy, Romain Vigier, Maxime Solé, Antonio Segura-Lizan, Maxime La Sala

 Músicos: Mathieu Santa-Cruz, Guillaume Thiolliere, Guilhem Fontes, Boris Vassallucci, Vladimir Tserabun

 Apoyo a las técnicas de circo: Fabrice Berthet

 Vestuario: Clarisse Baudiniere

 Diseño y realización del piano: Pierre Mougne/Compañía La Rumeur

 Iluminación: Manu Jarousse

 Sonido: Tom dHerin

 Lugar: Teatro-Circo Price

 Fechas: Del 9 al 20 de abril de 2014.

 

 

 

  

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *