“Los Mácbez” matan para alcanzar la presidencia de la Xunta de Galicia

Buen reparto en una versión muy libre de Macbeth, en la que el célebre matrimonio de asesinos está compuesto por clasemedieros mezquinos, grotescamente lujuriosos y miserables como ellos solos: caricatura de la derecha española afincada en Galicia. Recomendable sólo para adictos a los experimentos.

 

LOS-MACBEZ-2-Foto-Luis-Castilla

Capaces de todo con tal de alcanzar un poder que siempre se les escapa de las manos, estos Mácbez de Juan Cavestany-Andrés Lima, participan del desfile de escenas del original, combinando el discurso dirigido al público, en clásicos “apartes” de proscenio, mientras otras secuencias clave se desarrollan detrás, en un cubículo frío con tres sillas transparentes, especie de sala de espera de consultorio odontológico. En este ámbito, el inquietante dramatismo de la tragedia original carece de importancia, pues se disuelve entre chascarrillos y penosas situaciones de humor negro. Lo que hay en cambio es una suerte de sainete desprolijo, en un experimento que se padece más que se disfruta si se conoce bien la tragedia de Shakespeare, montada de muchas maneras a lo largo del tiempo (los más importantes en Madrid en recientes temporadas, los dirigidos por el británico Declan Donnellan y la española Helena Pimenta.). Y en cine los más renombrados son el de Orson Welles, de 1948, y el de Roman Polanski de 1971, aunque he contabilizado nada menos que 16, incluida la que se está realizando con Michael Fassbinder y Marion Cotillard para estrenar en 2015.

 Galicia, reflejo de la España corrupta

 Ante la realidad política de la derecha gallega, esta representación se queda en puro grotesco superficial, completamente anodino. El auténtico sainete negro de la historia de la Xunta de Galicia está en los muchos documentos históricos que aquí no se han utilizado. Por ejemplo, con el material existente desde la primera presidencia de don Manuel Fraga —el hombre de las manos manchadas de sangre, sudor y lágrimas provocados por el franquismo—, y su constante abuso de poder posterior amparado en sus mayorías absolutas “democráticas”, habría una tragicomedia delirante que podría acabar con los paseíllos del actual presidente en el yate de un narcotraficante. Todo ello podría dar mucho más de sí que este Mácbez pasado de rosca con muy pocos elementos interesantes.

Las brujas convertidas en dos hombres con ligueros y una mujer en medio con los pechos desnudos, aporta uno de los peores elementos de juego (hay muchos), ya que arrebata el eje sobre el que gira el original, preñando de misterio la dependencia de la humana ambición hacia lo sobrenatural como desesperada necesidad de protección. Estas meigas son ridículas, incapaces de dar ninguna clase de información creíble o teatralmente atractiva.

los-macbez_1

 No tiene sentido insistir en paralelismos con los Macbeth conocidos, entre otros motivos porque aquí ni se menciona la traducción en la que se basó el adaptador Juan Cavestany, un autor poco afortunado últimamente después de la escatológica performance del Price (¡Capitalismo, hazles reír!). En este caso me parece que su elaboración se queda muy corta en planteamiento general, y en particular en escenas formidables que no tienen buen desarrollo, como la aparición del fantasma de Banquo o, mucho peor aún, la escena de la locura de la señora Mácbez donde Carmen Machi deambula como una borracha que no sabe lo que dice, obligada a una patética resolución de uno de los personajes más apasionantes de la historia del teatro.

Andrés Lima, que tan buenos momentos ha aportado al teatro (Alejandro y Ana, Hamelin, Marat-Sade, Elling, el musical de Ay, Carmela…), vuelve a encallar con Shakespeare. Así fue en su Tito Andrónico y Falstaff (salvado en gran medida por la gran interpretación de Pedro Casablanc), funciones embarulladas con escenas paralelas que confundían y desordenaban la historia a fuerza de quitarle contexto histórico. Aquí se ha esmerado en una puesta en escena más limpia, aunque sin niveles, todo muy plano, obligando a dos actorazos como Javier Gutiérrez y Carmen Machi a una irritante pasarela desprovistos de objetivos como personajes, todo muy banal, muy artificial, sin garra ni suficiente humor.

Los actores secundarios son los que más se lucen, pues al ocuparse de varios personajes a lo largo de la función, dan vida al tono de comedia menor de todo el invento: Chema Adeva (que ya brilló en Elling, aquel sensacional trabajo de Andrés Lima con Javier Gutiérrez y Carmelo Gómez), Jesús Barranco y Rulo Pardo. Actores estupendos a los que hemos visto muchas veces afrontar toda clase de composiciones, aquí cada vez que aparecen generan un alivio grande, susurran la constancia de que el teatro vuelve a respirar en ausencia de los Mácbez, dos pobres histéricos destinados al fracaso más absoluto: una buena idea sin consistencia escénica durante dos horas que pesan. A su lado también destacan positivamente: Laura Galán y Rebeca Montero.

 Un esfuerzo importante y un resultado fallido que, sin embargo, merece verse si no se tienen noticias de ningún Macbeth teatral o cinematográfico, una de las obras de Shakespeare más controvertidas y difíciles de resolver. Sin esta referencia la perspectiva puede ser muy distinta, y hasta divertida o notable, un acontecimiento sólo por ver moverse entre tantas dificultades a un reparto de estupendos profesionales, esta vez metidos en camisa de once varas.

 

A3-los-macbez-foto

 Autor: Juan Cavestany, sobre Macbeth de William Shakespeare

 Dirección: Andrés Lima

 Ayudante de dirección: Laura Tajada

 Intérpretes (por orden alfabético): Chema Adeva, Jesús Barranco, Laura Galán, Javier Gutiérrez, Carmen Machi, Rebeca Montero, Rulo Pardo

 Espacio escénico y vestuario: Beatriz San Juan

 Iluminación: Valentín Álvarez

 Música y espacio sonoro: Nick Powell

 Coreografía: Antonio Ruz

 Caracterización: Cécile Kretschmar

 Una producción de: Los Mácbez UTE en coproducción con

Centro Dramático Nacional y Pazo da Cultura de Narón

 Lugar: Teatro María Guerrero

 Fechas: Del 30 de abril al 15 de junio de 2014

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a “Los Mácbez” matan para alcanzar la presidencia de la Xunta de Galicia

  1. Pingback: “Las brujas de Salem”: el coraje de un hombre contra el fanatismo político-religioso | Culturamas, la revista de información cultural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *