“Secretos del Arenal” de Félix G. Modroño

Por Rocío Carralón, en colaboración con Libros que voy leyendo

secretos-del-arenal-portada

Sinopsis:

El voluptuoso mundo del vino ha unido a Silvia y Mateo en una relación tan inminente como apasionada, donde nunca hay preguntas ni tampoco respuestas. Pero ella sigue atormentada por el dolor de hace muchos años: en 1989 el cadáver de su hermana mayor apareció en el monte Artxanda, salvajemente mutilado, y desde entonces el asesino sigue libre, sin que las investigaciones (primero de la Policía Nacional, y luego de la Ertzaintza) hayan logrado sustanciales avances.

Un día, Mateo recibe el correo electrónico de una desconocida que le propine leer la novela “Secretos del Arenal: una historia de intrigas, venganza y supervivencia situada en la Sevilla de postguerra, una ciudad acosada por el hambre, la miseria y la represión política. Mateo no sabe que es la propia Silvia quien le manda ese correo y por supuesto desconoce qué claves se esconden tras la lectura de esa novela.

Datos Técnicos.

Editorial: Algaida

Número de páginas: 381

Encuadernación: Blanda con solapas

ISBN: 978-84-9067-122-1

Año de edición: 2014

Impresiones.

Se podría decir que son dos novelas dentro de una. Porque exceptuando por algún punto en concreto, podríamos leerlas individualmente. Ambas historias tienen sus partes (planteamiento, nudo y desenlace) muy bien definidas, y a su vez ambas se entrelazan entre ellas.

La primera trama que nos encontramos es la historia de Silvia,  narrada en primera persona, y a priori más romántica, más trascendental. Nos daremos cuenta poco a poco que esto no es así y que en la historia de la protagonista existe un hecho que la marcará para siempre; el asesinato de su hermana. Ambos aspectos (la relación personal con Mateo, personaje principal masculino, y su periplo por esclarecer el asesinato de su hermana) serán los hilos conductores de la historia.

La segunda historia, es la historia de Olalla, contada por un narrador omnisciente, que nos adentra en la Sevilla de los años cuarenta. Una parte más histórica, aunque no por ello menos humana. Con abundantes referencias a los escritores de la generación del 27, con apuntes por ejemplo de autores como Cernuda, que entretejen tanto la historia de amor de Olalla como la represión propia de la época.

Dos mujeres que tienen mucho más en común de lo que imaginamos y es que como dice el inicio del libro: De niños fantaseamos con lo que seremos en el futuro, sin saber que un solo segundo es suficiente para marcarnos, para influir en nuestro carácter, para virar nuestro destino.

Ambas partes tienen a unos personajes bien desarrollados, tanto los principales como los secundarios, gracias a los cuales el lector desea saber más de ellos.

En ocasiones este tipo de lectura nos lleva a decantarnos bien por una parte o por otra. No es el caso, están perfectamente hilvanadas una con la otra y ambas con un buen ritmo, que no decae en ninguna de ellas; por lo que gracias a su lenguaje cuidado y buenos diálogos no se puede desdeñar ninguna.

Si bien la segunda parte tiene como principal característica (dejando de lado la parte histórica) la referencia a diversos autores, como he apuntado. La parte ambientada en la actualidad tiene como peculiaridad el mundo de vino; perfectamente descritas las sensaciones y los olores que un buen sommelier percibe.

Por otra parte con un lenguaje en ocasiones poético, el autor por medio de sus personajes hace críticas hacia la sociedad en la que vivimos, muy acertadas por cierto:

(…) Me resulta irrisorio que se siga hablando de izquierdas y derechas, definiciones que nacieron de mera forma de sentarse en las asambleas. Me entristece que millones de personas vean a diario programas basura en la televisión y que haya gente que se enorgullezca de no haber leído jamás un libro. No puedo con la injusticia, con los fanatismos, ni con la intolerancia (…) Y es una pena que la realidad no diste mucho de estos pensamientos de un personaje ficticio.

El título hace referencia perfectamente a ambas historias, porque entre sus páginas nos encontraremos más de un secreto. Al igual que la portada, que refleja a dos mujeres distanciadas por la época y kilómetros (como expone la sinopsis), unidas ambas por una historia, que en la portada se unen a través de los puentes característicos de ambas ciudades (el puente de Triana en Sevilla y el puente del Arenal en Bilbao) Porque ambos están enclavados en los arenales de ambas ciudades, porque en los dos hay secretos que en ocasiones es mejor guardar.  Por tanto fiel reflejo de la historia.

Una novela que se lee deprisa, pero saboreando cada página, disfrutando del misterio, la historia, el romanticismo o la necesidad. Descubriendo sus secretos.

Muy buena

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.