León Tolstói: la “no violencia” que inspiró a Gandhi

Categoría: Novela,top2 | y tagged con | | | | | | | | | | |

Por Pilar Martínez.

frase-antes_de_dar_al_pueblo_sacerdotes_soldados_y_maestros_seri-leon_tolstoiObras cumbre como Anna Karenina o Guerra y Paz nacieron de su puño y letra. A través de ellas León Tolstói se consolidó como uno de los escritores más importantes de la literatura rusa y mundial. Máximo representante del denominado Realismo, ambas obras se vieron inmersas en esta corriente estética que supuso un ruptura total con el modernismo tanto en sus aspectos ideológicos como formales.

Con Anna Karenina, su primera novela, Tolstói se presentó como un autor contrario a las injusticias y desigualdades de su época. Un crítica feroz  hacia la aristocracia del momento envuelve esta obra hasta el punto de mostrar a varios personajes como representantes de los antivalores y la hipocresía que se cernía y cultivaba en la élite rusa. De la misma forma ocurre con la que sería una de las obras más importantes para los analistas ruso y universales, Guerra y Paz. En ella Tolstói vuelve erigir ante nuestros ojos la dificultades que el pueblo ruso se vio obligado a asumir durante sus 50 años de historia desde la presencia mundial de Napoleón hasta bien entrado el siglo XIX.

El mismo autor en propias palabras, consideraba que todo debía ser “bello, breve, simple y sobretodo claro”. Este firme lema, sirvió como manto unificador de todas las obras de León Tolstói, el cual no solo sirvió a la escirtura a base de novelas y relatos. Creó una literatura para niños ejemplificada en creaciones como El león y el perrito o Los tres osos entre otras, las cuales también recibieron los tintes característicos de sus obras mayores. Siempre utilizando su doctrina ético_moral, sus obras y personalidad se basaron en un rechazo absoluto y eterno a la violencia, habló sobre la importancia de la educación y la mejora en las relaciones humanas y el bienestar social.

Sus palabras sobre la importancia de la educación crearon todo tipo de reacciones que traspasaron las frías fronteras de Rusia. Algunos consideraron que sus ideas sobre la educación y la enseñanza no eran para nada prácticas y que tenían poco que ver con las verdaderas necesidades de la escuela. A pesar de las innumerables críticas, nacieron multitud de grupos que consideraban que sus ideas eran más que positivas no solo para la forma de educación rusa, sino a nivel mundial. Sin embargo fueron sus  adelantadas teorías e ideas sobre la “no violencia activa” expresadas en libros como El reino de Dios está en vosotros las que más profundo impacto tuvieron en grandes pensadores del siglo XX como Mahatma Gandhi o Martin Luther King.

Tal repercusión obtuvo esta biblia de la “no violencia” que su país de origen,  Rusia, prohibió su publicación de manera categórica.  Este sirivó a Gandhi a la hora de elaborar su satyagraha o resitencia no violenta. Dicha oposición fue una de las calves más importantes de las diferentes campañas que Gandhi llevó a cabo. A pesar de su censura, no solo en Rusia, sino también en países como Italia o la propia España, la obrá circuló ampliamente de manera clandestina y la aparición de firmes defensores tanto como detractores, no se hizo esperar. Además de todo ello, Tolstói fue uno de los autores que más influenció el desarrollo del movimiento anarquista, fijando como ideal de la vida la pobreza voluntaria y el trabajo manual.

En 1880 León Tolstói sufrió una de las crisi espirituales que más ha dado que hablar en el mundo de la literatura. A raíz de ella empezó a verse a si mismo más como un sabio y líder moral que como un escritor. De esta etapa nacerían sus obras más espirituales como la anteriormente citada El reino de dios está en vosotros, abandonando así sus trabajos anteriores.

De esta manera Tolstói vivió sus últimos años con humildes campesinos, arando y predicando con su ejemplo su doctrina de pobreza. Llegó a pensar que no era merecedor de su prosperidad, concibiendo así la idea de terminar sus días en un humilde retiro. Así el 10 de noviembre comenzó el camino hacia su finca familia acompañado únicamente de un pequeño baúl cargado de sus pertenencias. Sin embargo la vida le tenía otra sorpresa y el 14 de noviembre tras un grave ataque pulmonar falleció en la casa del jefe de la estación de ferrocarril de Astápovo, en la cual hasta el último momento sus pensamientos fueron para los demás, como siempre había sido y como sus últimas palabras ejemplificaron, “Amo a muchos”.

 

 

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *