Emilia Pardo Bazán: entre libros y cocinas

Por Silvia Pato (@SilviaP3)

Emilia Pardo Bazán (1851-1921) es una de las más destacadas escritoras españolas. Entre su bibliografía encontramos cuentos, artículos, novelas, libros de cocina y obras de teatro, mientras que su biografía está repleta de curiosidades en pleno siglo XIX. Con nueve años compuso sus primeros versos, y con quince publicó su primer cuento. A partir de ahí la carrera literaria de la gallega no paró de crecer.

Portrait of Emilia Pardo Bazán by Joaquín Vaamonde Cornide (1896)

Portrait of Emilia Pardo Bazán by Joaquín Vaamonde Cornide (1896)

Con dieciséis años contrajo matrimonio con José Quiroga. La boda se celebró en una de las propiedades de los padres de la novia: la granja de Meirás.

Cuando Emilia Pardo Bazán viajó, con sus padres y su marido, por Europa con el fin de visitar la Exposición de Viena en 1873, decidió ir anotando sus experiencias en un cuaderno de viaje donde narraría desde su asistencia a la representación del Buque fantasma de Wagner en el Teatro Imperial, estando el palco real ocupado por el emperador Francisco José y Sissi, hasta su decisión de aprender inglés para poder leer en su idioma original a Byron y a Shakespeare.

Cuando en 1876 nació su primer hijo, la coruñesa ganó su primer premio literario en un certamen celebrado con motivo del bicentenario del nacimiento del Padre Feijoó, en la categoría de estudios críticos. Se produciría un empate de Pardo Bazán con la otra finalista: Concepción Arenal. Sin embargo, la decisión final de la Universidad de Oviedo falló a favor de aquella, y a esta última se le concedió un accésit.

La primera de sus novelas, Pascual López. Autobiografía de un estudiante de medicina, apareció en 1879. Muchas otras seguirían a esta, continuando su carrera entre cuentos, direcciones de revistas, artículos diversos y relatos de viaje.

Las amistades literarias de la escritora fueron numerosas en un siglo en el que la literatura lo impregnaba todo. En París conoció a Victor Hugo; recibía en su casa a Zorrilla; mantenía correspondencia con Leopoldo Alas Clarín y Menéndez Pelayo; y la unía una intensa amistad con Benito Pérez Galdós que se convertiría en algo más.

Benito Pérez Galdós (1890)

Benito Pérez Galdós (1890)

El romance con Galdós comenzó en 1887. Ella era una mujer casada con hijos, aunque no convivía con su marido, y él era un soltero que mantenía una relación intermitente con Lorenza Cobián. La apasionada historia de amor entre ambos escritores llega a nosotros a través de las 92 cartas que escribió la autora gallega a su amado, aunque solo se conserva una carta de Galdós a Emilia. La relación se enfriaría cuando él fue padre de una niña con Lorenza en 1891. No obstante, ellos nunca romperían el especial trato que les unía.

Un par de años después, Pardo Bazán ordenaría ampliar la granja de Meirás con la construcción de las torres que caracterizarían al pazo que, por causas no literarias, se haría famoso tras la Guerra Civil.

A final del siglo, conoció a Rubén Darío, cuando este había sido destinado a Madrid como corresponsal, trabó amistad también con Unamuno, y conoció a Vicente Blasco Ibáñez en una librería; encuentro tras el cual nacería una relación que provocaría los numerosos viajes de la escritora a Valencia, ciudad donde él residía.

Emilia Pardo Bazán prologó la edición en español de una de las obras reivindicativas de la época sobre la situación de la mujer:  La esclavitud femenina de Stuart Mill.

En 1908, empezó a utilizar el título de Condesa de Pardo Bazán, otorgado por Alfonso XIII en reconocimiento de su trabajo como literata. Otros muchos reconocimientos seguirían a este, y en 1916 el ministro de Instrucción Pública la nombraría catedrática de Literatura Contemporánea de Lenguas Neolatinas en la Universidad Central.

Los nuevos aires del siglo XX la llevaron a prologar el famoso libro de cocina de Picadillo, tras lo cual publicaría dos obras culinarias propias: La cocina española antigua y La cocina española moderna. El éxito de ambos provocó que se convirtiera en gancho publicitario de un aceite de oliva en una revista ilustrada.

El 12 de mayo de 1921, Emilia Pardo Bazán moría a causa de la diabetes que había padecido gran parte de su vida.

FUENTE: Cervantes Virtual

Casa Museo Emilia Pardo Bazán.

ACOSTA, Eva. Emilia Pardo Bazán. La luz en la batallla. Biografía. Lumen: Barcelona, 2007. ISBN: 978-84-264-4635-3.

Related Posts with Thumbnails

2 respuestas a Emilia Pardo Bazán: entre libros y cocinas

  1. Pingback: La abuela de Emilia Pardo Bazán | Culturamas, la revista de información cultural

  2. Pingback: Emilia Calé: la segunda Emilia coruñesa | Culturamas, la revista de información cultural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *