Los tres usos del cuchillo según David Mamet

Categoría: +Actual,Al filo | y tagged con

«Teatralizamos por naturaleza. Por lo menos una vez al día damos una nueva interpretación a la situación atmosférica, fenómeno en esencia impersonal, para expresar la percepción que tenemos del universo en ese momento: «Qué bien, se ha puesto a llover. Precisamente hoy, que estoy deprimido. Como la vida misma». O decimos: «No recuerdo haber pasado nunca tanto frío», en un intento de crear un vínculo con nuestros contemporáneos».

mamet

Los tres usos del cuchillo, de David Mamet.

Actualidad editorial:

Vuelve a reeditarse Los tres usos del cuchillo, obra clave de una de de los ideólogos contemporáneos más carismáticos y comprometidos con la creación artística y su entorno, David Mamet. Sobre la naturaleza y la función del drama, es el complemento al título que resume con más claridad la intención final del autor. Una recopilación de ensayos en los que Mamet trata de responder cuestiones como: ¿Qué hace que una obra dramática sea buena? ¿Cómo se relaciona una obra dramática con la vida cotidiana? En el fondo, lo que busca el autor es hacer un elocuente recordatorio de que la vida privada se compone de pequeñas escenas de tragedia y comedia que sólo tienen sentido como parte de una obra dramática que es la propia biografía en su conjunto.

«La tragedia no es un canto a nuestro posible triunfo, sino a la verdad: no es victoria, sino resignación. Buena parte de su poder apaciguador proviene de nuevo de aquella consideración de Shakespeare: cuando ya no hay remedio posible, tampoco hay dolor».

Mamet destaca por sus originales puntos de vista acerca del acto creativo, por su agudo sentido crítico y por haber logrado abrirse paso en la poderosa industria del espectáculo norteamericano. Para él, teatro con mayúsculas es aquel que satisface la necesidad humana de ordenar el mundo y darle sentido. Una buena obra dramática lleva al protagonista a invocar frente al público, en el escenario y a través del propio personaje, la fuerza para continuar en la lucha por existir. No es que el gran arte revele una gran verdad, pero mitiga el conflicto, exteriorizándolo más que racionalizándolo. Porque es inherente a la naturaleza humana la necesidad de dramatizarlo todo: «Nuestra comprensión de la vida, nuestro propio drama se resume en tres partes: Había una vez… Pasaron los años… Y un día».

En un libro plagado de toques autobiográficos, su autor expone que con la creación del drama se ha creado la oportunidad de enfrentarnos a nuestra naturaleza, a nuestras acciones y nuestras mentiras, pues el tema del drama es la mentira. Mamet considera, por tanto, que el teatro surge para bucear en los problemas personales del individuo y en sus dudas más profundas. Además, proporciona en este libro las claves para detectar el teatro tramposo y autocomplaciente que defiende la sociedad mediática occidental. En su conjunto, Los tres usos del cuchillo es una llamada al arte y a las armas, un manifiesto que nos recuerda el poder singular de la obra dramática para mantenernos sanos, cuerdos y humanos. «Una obra no habla de las situaciones agradables que rodean a las buenas personas. Una obra narra las cosas terribles que le ocurren a la gente que es tan buena o tan mala como nosotros».

David Mamet nació en Chicago en 1948, en el seno de una acomodada familia judía. Estudió en el Goddard College de Vermont y en la escuela de teatro Nieghborhood Playhouse de Nueva York. Fundo una compañía de teatro y una escuela de arte dramático cuyo método –llamado estética práctica– fue desarrollado en colaboración con William H. Macy. Como dramaturgo, destacan sus obras American Buffalo (1975), Glengarry Glenn Ross (1984), que ganó el premio Pulizer, y Oleanna (1992). Su primer guión para el cine fue el de El cartero siempre llama dos veces (1981), al que seguirían, entre otros, los de Veredicto Final (1982) y Los intocables de Elliot Ness (1987). Con Casa de juegos (1987) debutó en la dirección; le siguieron otras películas entre las que podrían anotarse El caso Winslow (1999) o Spartan (2004). De su obra teórica cabe también mencionar Verdadero y falso o Bambi contra Gozilla.

.

Los tres usos del cuchillo.  David Mamet.  Traducción María Faidella.  Alba Editorial, 2015.  112 páginas.  14,00 €

.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *