“Enrique VIII…”, según Calderón de la Barca, en una función de gran belleza

Por Horacio Otheguy Riveira

Nada que ver con otra historia. Hay que dejar fuera de la sala todos los prejuicios sobre las andanzas de Enrique VIII y Ana Bolena, personajes enormemente transitados por la literatura, el cine y el teatro (con un Shakespeare recientemente representado en España). Aquí hay muy poco de lo mucho que se ha dicho: Calderón de la Barca se inventa la historia de un monarca víctima de sus impulsos amorosos y de la angustia existencial. Y la CNTC consigue otra puesta en escena memorable con dos inmensos actores al frente: Pepa Pedroche y Sergio Peris-Mencheta.

H94D8172

Maravilla de Compañía para un precioso lenguaje en un contexto de armónica belleza en el vestuario, la escenografía y la iluminación. De izq. a der.: Pepa Pedroche, Joaquín Notario, Alejandro Navamuel, Sergio Peris-Mencheta, y en reverencia: Chema de Miguel, Sergio Otegui, Emilio Gavira.

Enrique VIII y La cisma de Inglaterra es un Calderón que cautiva y a ratos abrasa, entre caricias de todo tipo: una gran fiesta de sensualidad sublime y a la vez carnal, que comienza restallando con el protagonista vapuleado por un sueño voluptuoso a través de una mujer vestida de rojo, portadora de noticias, de cartas inquietantes, y él que es como un hombre a medias, un hombre atribulado porque se siente víctima del poder que ostenta, y busca con fuerza sobrehumana y egoísmo demencial el camino que los sueños le unan a la tierra: un camino sembrado de desdichas.

Para enloquecer de amor junto a la joven de rojo que enseguida llega a palacio desde el reino de Francia (Ana Bolena), ha de despedir de su lado a su cónyuge, la reina Catalina y a su hija, la Infanta… un descalabro monumental del que quiere aprovecharse su seguro servidor, el vil cardenal que le adula, le intriga, le traiciona.

Toda la trama fluye con la fuerza y la elegancia de una puesta en escena en la que sorprende gratamente la sencillez y practicidad de la escenografía, la precisión de las luces, conformando una escenografía paralela, el movimiento de los actores que por momentos parece cifrado en coreografía minuciosa, y ya como colofón paralelo y plenamente integrado la sabia interpretación de un elenco espléndido que domina con mágico encanto un texto muy calderoniano que se escucha con la enorme belleza de su lenguaje, pero también —gracias a una versión minuciosa, muy estudiada— sin sus larguísimas parrafadas, que si se hubieran tenido en cuenta provocarían un muermo considerable.

Es Calderón un adicto acérrimo e impenitente al monólogo: sus personajes siempre se enfrentan o enamoran en breves situaciones, pues lo que les va es hablar solos, con Dios o con sus fantasmas interiores, o con algún escucha fugaz; no hay personaje destacado que no se lance en soliloquios a menudo cargados de excesos, más literarios que teatrales, capaces de huir de la acción dramática (interior o exterior) como de la quema. En este Enrique VIII todos los textos resultan fantásticos, caen sobre ellos matices deliciosamente mimados por los intérpretes, logrando la técnica justa de vocalización para que se les entienda en todo momento y al mismo tiempo transmiten profunda emoción, algo excepcional con este autor.

imagesUna Compañía en la que el bufón, “el loco” que se permite la mayor lucidez, es Emilio Gavira (foto), un actor que en cada temporada ofrece nuevas posibilidades de asombro y renovada calidad (Fausto); el malvado cardenal que quiere llegar a Papa es Joaquín Notario (un crack de la CNTC, sinuoso y cínico intriguista de palacio en sorprendente caída); Pepa Pedroche (tantas veces formidable, en grandes o pequeños papeles, especialmente inolvidable su Lady Macbeth junto a José Tomé dirigidos por Helena Pimenta: un Shakespeare que supo unir innovación y gran teatro clásico) es la condenada reina Catalina, despreciada por un Peris-Mencheta (Lluvia constante) debutante en el teatro clásico español: volcánico y sutil, entre contrastes que alcanza con maestría, como si siempre hubiera pertenecido a esta Compañía Nacional; el siglo de Oro le ama por completo y le da vía libre para moverse con la vitalidad de un texto contemporáneo, y el clasicismo imprescindible de sus formas y musicalidad.

Mamen Camacho es una Ana Bolena más insolente que seductora, ya que su capacidad de seducción radica más en la avidez de los hombres que la miran y besan, que en su propio y calculado comportamiento, también ante el francés que se cree a punto de tenerla para siempre (Sergio Otegui: medido caballero de una ligereza y simpatía que contrastan notablemente con la ferocidad del monarca).

Un trabajo emocionante exhibido en un espacio escénico a base de austeras intenciones, con aparente sencillez y capacidad para recrearse y aportar una extraordinaria sensación de plenitud, en una muy gratificante experiencia audiovisual, momento a momento diáfana y brillante, creciendo en interés hasta el impactante final.

Un espectáculo proclive al debate religioso y político tras la mirada calderoniana sobre los hechos históricos, pero sobre todo vibrante, invitando al espectador a formar parte de una pasión en la que el abuso de poder se planta en la vida de los personajes para devorarlos de manera implacable.

image

Sergio Peris-Mencheta, magnífico e ínfimo, delicado y brutal, lamentoso y arrogante. Víctima y verdugo, en la piel de un rey sobrepasado por sus responsabilidades, atrapado por una ambición de trascendencia y una loca pasión por una joven embaucadora.

 

229600_1021272894884_1513_nEnrique VIII y La cisma de Inglaterra

Autor: Calderón de la Barca

Versión: José Gabriel López Antuñano

Dirección: Ignacio García

Intérpretes (por orden de intervención): Sergio Peris-Mencheta, Mamen Camacho, Emilio Gavira, Joaquín Notario, Chema de Miguel, Sergio Otegui, Pedro Almagro, Pepa Pedroche, Natalua huarte, María José Alfonso, Anabel Maurin, Alejandro Navamuel, Antonio Albujer, Karol Wisniewski

Músicos: Anna Margules/Trudy Grimbergen, flauta de pico;

Calia Álvarez, viola de gamba

Asesor de verso: Vicente Fuentes

Coreografía: Manuel Segovia

Selección y adaptación musical: Ignacio GarcíaEnriqueVIIcircular-copia

Iluminación: Paco Ariza

Vestuario: Pedro Moreno

Escenografía: Juan Sanz y Miguel Ángel Coso

Lugar: Teatro Pavón. Sede temporal de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC)

Fechas: Del 27 de febrero al 26 de abril de 2015

Encuentro con el público: 26 marzo, al término de la función.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.