Las aventuras de M. Vieux Bois, de Rodolphe Töpffer

Categoría: Novela | y tagged con | | | | |

Por Marta Marne de Leer sin prisa. @Atram_sinprisa

LasAventurasdeMonsieurVieuxBoisQuien crea que la piratería es un tema relativamente actual, está muy equivocado. No es necesario disponer de un ordenador o de aparatos relativamente modernos. Como prueba, tenemos la obra Las aventuras de M. Vieux Bois de Rodolphe Töpffer.

Töpffer está considerado como el padre de lo que conocemos como historietas o cómics modernos. Y estamos hablando de un suizo que nació en 1799. Aunque muchas de las características de los cómics que podemos ver actualmente en las librerías provienen de las introducciones que los americanos hicieron en el género, es indiscutible el papel de los europeos en el nacimiento de las tiras cómicas. Aunque siempre podemos remontarnos a los tiempos anteriores a la imprenta, fueron fundamentales para el surgimiento del cómic las caricaturas de los humoristas gráficos ingleses del siglo XVIII, tales como el conocido Isaac Cruikshank. A finales del siglo XVIII uno de los avances en los procedimientos de impresión ayudaron a la difusión de este tipo de expresiones gráficas: el descubrimiento de la litografía.

La litografía es un procedimiento de impresión a través de una piedra caliza pulimentada y con la imagen a imprimir grabada en ella. Mediante un proceso de incompatibilidad de grasa y agua, la tinta se impregna en las zonas a grabar. Ello permite imprimir múltiples copias de una ilustración sin que se pierda calidad a medida que se realicen las copias. Y aquí es donde entra el tema de la piratería.

Al igual que era relativamente sencillo realizar una litografía a partir del diseño de un ilustrador, tampoco era difícil hacer una copia en otra piedra. Y teniendo en cuenta que los derechos de propiedad intelectual no están excesivamente bien hoy en día, es de esperar que en el siglo XVIII hubiese una total indefensión ante estos temas. Pero, al igual que sucede hoy en día, a veces el tema de la piratería logra proporcionar a los autores una mayor divulgación de su obra y por lo tanto que su fama sea mayor, y eso fue lo que le sucedió a Töpffer.

El aterrizaje de Töpffer en la creación de cómics fue accidental. Debido a un problema ocular, su deseo de pintar se vio mermado, no pudiendo así seguir los pasos de su padre. Debido a este problema, se vio libre de realizar el servicio militar y comenzó a trabajar como profesor en una institución privada. Las primeras historietas las creó como divertimento para sus alumnos y amistades, pero rehuyendo su publicación. Sin embargo, una de las copias manuscritas que circulaban de mano en mano llegaron al mismísimo Goethe, a quien le gustaron tanto las tiras cómicas que Töpffer se decidió a publicarlas. Así y todo, solamente llegó a firmarlas con sus iniciales o bajo pseudónimo.

Todos estos aspectos y más datos de su biografía vienen perfectamente explicados y documentados en la introducción de Rubén López Conde, aportándonos datos curiosos como el que os comento de la piratería, o los aspectos que hacen que este volumen sea considerado el iniciador de los cómics modernos.

Acerca del contenido de las tiras en sí, nos narrará las peripecias que vivirá Vieux Bois para intentar conquistar a su amada. Raptos, suicidios, ahogamientos, enterramientos, desnutrición y carreras para intentar ser él y no su oponente quien conquiste el corazón de su amada. Imágenes claras y cargadas de significado, y sobre todo con mucho humor. Os aseguro que no se os despegará la sonrisa de los labios en la lectura de este breve cómic.

Como rasgos destacables, podemos encontrar el uso de texto fuera de las viñetas a modo explicativo, sin los bocadillos que se introducirán más adelante, dejando todo el peso a la ilustración en sí (en el original se encontraba en el interior de la viñeta, pero tan solo con el texto en la parte superior de la imagen). Por otro lado es destacable la brillantez de los rasgos y las expresiones de los personajes, en especial del propio Vieux Bois, pudiendo llegar a entender la historia que quiere transmitirnos tan solo leyendo las imágenes.

Desde el punto de vista de la edición, la editorial Ginger Ape nos ofrece dos magníficas posibilidades. Por un lado, hacernos con un volumen en papel, en una edición en rústica (lástima que no sea en tapa dura porque merecería la pena, aunque el precio seguramente habría sido más elevado). Por otro lado, podemos descargarnos el libro en pdf directamente en su web. ¿Íntegro? Sí, de manera íntegra, ya que la editorial cuenta con la colección Ópera Pantagruélica de descarga gratuita, más orientada a divulgar el contenido de sus obras que a obtener un beneficio económico con ellas. De todos modos, ofrecen la posibilidad de realizar una donación a todos aquellos que quieran apoyar este tipo de iniciativas.

 

Related Posts with Thumbnails

2 respuestas a Las aventuras de M. Vieux Bois, de Rodolphe Töpffer

  1. Curioso lo de la piratería. Y ni conocía el libro ni me sonaba el autor. Y tiene muy buena pinta. Lo tendré en cuenta para futuras lecturas.
    Besotes!!!

    Margari
    22 abril 2015 at 0:02 am

  2. Pingback: Las aventuras de M. Vieux Bois, de Rodolphe Töpffer (1839) - Leer sin prisa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *