Sandra Barneda ríe al viento en tierra de mujeres fuertes

 

Por: Elisabeth Alabarce (@EliAlabarce)

“Una ráfaga de vieSandra1nto huracanado las arrojó al suelo sin tiempo de frenar la caída”, estas son las palabras que inauguran La tierra de la mujeres, la última novela de Sandra Barneda.

La autora empezó en el mundo del periodismo con tan solo 18 años, su juventud no sirvió de fronteras y su ilusión por adentrarse en la profesión la llevó hasta una emisora de radio. Se apoyó en las prácticas que había llevado a cabo en casa con un radiocasete y una grabadora, con ello consiguió convencer a los profesionales de dicho medio de que ella valía para realizar esas tareas.

Cuando llegó el momento, se licenció en periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona, en su ciudad natal y, posteriormente, residió en Los Ángeles y en Nueva York.

A lo largo de su trayecto profesional ha trabajado en canales de televisión como Antena3 o TV3, es productora y, actualmente, presentadora en Telecinco de Un tiempo nuevo y Hable con ellas. Pero, su amplio currículum no finaliza aquí, ya que también destaca por su faceta como escritora.
Su carrera literaria se inició en 2013 con la publicación de Reír al viento, primer eslabón para construir una cuatrilogía basada en los cuatro elementos de la antigüedad (tierra, agua, aire y fuego). En 2014, después de honorar al “viento”, decide dar a luz La tierra de las mujeres, una obra vinculada al elemento “tierra”.
En ambas novelas la protagonista emprende un viaje, ya no solo físico, sino espiritual. Se desplaza a lugares desconocidos -o no tan desconocidos- donde se encuentra con su propia esencia, con su verdadera identidad, con un “yo” que tenía enmascarado, escondido y olvidado, y al que debe destapar para conseguir hallar la felicidad y la paz del alma.

El pasado 10 de abril, Reír al viento cumplió dos años desde su publicación. Con motivo de este aniversario y a vísperas de Sant Jordi, día del libro, hemos tenido el honor de entrevistar a la protagonista de nuestro propio relato, Sandra Barneda.
¿Cómo surge la idea de crear una cuatrilogía que recoja cada uno de los
cuatro elementos?
Siempre me han interesado los cuatro elementos, la rueda de la vida, el
devenir del existir y cómo vamos creciendo y mutando según nuestras
experiencias y nuestros propios cambios internos. Por eso decidí, hacer 4
novelas en las que las protagonistas fueran mujeres que realizan todas ellas
un viaje transformador y, según sea el elemento: aire, tierra, agua, fuego.
Me pareció interesante y en eso estoy 🙂

¿Escribe siguiendo la inspiración del momento o bien antes de empezar el
libro ya tiene planeado incluso el final?
Escribir es inspirarse continuamente, pero la inspiración debe estar
previamente trabajado. Siempre digo que en mi caso es un 70% de preparación
y 30% de armar la novela mientras escribo.

¿Qué sensación tiene cuando pone el último punto y final en una novela?
Pues es una sensación muy agridulce. De alivio y de tristeza al tiempo. Te
despides de personajes y lugares que durante un tiempo han estado contigo a
todas horas… Así que …bueno…Supongo que por la sensación de orfandad que se
me queda…necesito seguir escribiendo.

¿Escribe desde la experiencia? Es decir, sé que ha vivido en Nueva York,
pero ¿ha visitado Bali, La Muga, Perelada o Cadaqués para conocer de primera
mano las formas de vida y las tradiciones y así redactar a conciencia?
Para mi es necesario que parajes y lugares me impriman primero para poder
realizar un imaginario poroso. Así que intento vivirlo o documentarme
fielmente.

Álex, en Reír al viento halla su paz interior en Bali, ¿hasta qué punto
considera que es importante esa armonía?
¡Es básico! Si uno no está bien por dentro…¿Cómo vamos a estar bien? Es
imprescindible la conciliación con una misma, con tus miedos, con tus
defectos, con tu ego, con tus virtudes…Hay que invitar a la compasión
interior.

¿Se atrevería a hacer una segunda parte de Reír al viento?
La verdad es que hay mucha gente interesada en esa asegunda parte…De momento
dejo que los personajes reposen y…nunca se sabe.)

En La tierra de las mujeres aparecen muchos personajes, cada uno con
sus respectivos motes e historias, ¿cuál es su técnica para acordarse de
todo ello y conseguir un perfecto entramado?
Es una novela mucho más coral que habla de generaciones de mujeres, de la
importancia del perdón y como marca la familia. Siempre trabajo con un
corcho gigante que me ayuda a recordar los personajes.

¿Por qué un Círculo?, ¿Qué tiene de especial?
El círculo es un principio y fin, es sagrado y ancestral  y tiene una
energía muy ganadora que va muy bien a la novela. Es de un simbolismo
sagrado, de geometría sagrada que tiene mucho de sanador.

En ambos libros, la protagonista emprende un viaje para descubrirse a
ella misma, ¿por qué considera que es necesario alejarse de la vida
cotidiana para reafirmarse como individuo?
A veces la rutina, las obligaciones y la reticencia al cambio nos impiden
ver el mar de posibilidades que tenemos frente a nosotras. Nos es siempre
necesario irse fuera, pero si atreverse a dejar la zona de confort y ver qué
pasa.

¿Ha tenido miedo en algún momento de que sus libros fueran rechazados
por tratar tan favorablemente la homosexualidad?
Jamás me lo he planteado

¿En qué se inspiras para crear a los personajes?
Uff… desde unos rostros que se te ha quedado marcado y no sabes porqué a
sensaciones abstractas que te llevan más tarde a una concreción de un
carácter una forma de ser, incluso extraída de lo que te ha inspirado una
fotografía o al leer una noticia.

He leído los dos libros y me ha fascinado su forma de expresarse, pero
¿cuántas páginas puede escribir en un día? Porque no es fácil hacer poesía
con las palabras.
No suelo fijarme en el número de páginas sino que según lo programado vaya
al ritmo deseado. La inspiración es muy irregular, por eso te tiene que
pillar trabajando.

¿Puede adelantar alguna idea que tenga en mente para las dos novelas que
aún están por nacer?
Mi boca está sellada, pero para el agua tengo pensado irme a otro siglo, que
no sea contemporánea

¿Qué escritores han sido sus maestros?
Soy muy ecléctica. Me gusta Dorothy Parker, Paul Bowles, Elisabeth Gilbert,
Tom Sharpe, Jane Austen, Emily Brontë

¿Que siente cuando entra a una librería y ve sus libros?
Me conmueve ver esas historias que serán compartidas y vividas por tantos
como lectores tenga la obra.
Sandra2

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *