‘Todos mis amigos son superhéroes’, by Andrew Kaufman

Categoría: +Actual,Al filo | y tagged con

«Tom y la Perfeccionista están sentados en la sala de embarque de la puerta 23, terminal 2, del Aeropuerto Internacional Lester B. Pearson. Son las 10.13 de la mañana. Tom observa a la Perfeccionista mientras esta comprueba la dirección que figura en su equipaje de mano y coloca de nuevo la etiqueta en su sitio. Es la tercera vez que lo hace. La Perfeccionista recorre la sala de espera con la mirada. Hay más gente que asientos; no entiende por qué nadie ha ocupado la silla vacía que tiene a su derecha».

superhéroes

Todos mis amigos son superhéroes, de Andrew Kaufman.

Actualidad editorial:

Aprovechando el décimo aniversario de su publicación, llega a las librerías una nueva edición de Todos mis amigos son superhéroes (Turner, 2015), la primera, y más conocida novela del escritor canadiense Andrew Kaufman, que actualmente ya se ha convertido en un libro de culto sobre el amor, los amigos, y las rarezas que nos unen… Una historia de amor diferente cuyos personajes, normales y cercanos, tienen una peculiaridad, son superhéroes Desde el mismo momento de su lanzamiento en 2013, esta novela alcanzó un éxito inesperado. Hace dos años la editorial que publicó dicha novela decidió lanzarla de nuevo; el escritor no tocó nada del texto anterior, pero añadió varias secciones a modo de bonus –como esas ediciones especiales de música o cine–, con más superhéroes y sus cortas, pero estupendas descripciones. Igualmente se añadieron unas ilustraciones que en esta ocasión han sido realizadas por Marc Torrent.

«Su relación nunca ha sido fácil. La Perfeccionista es una superheroína, y el origen de su poder es su necesidad de poner orden. Para ella, poner orden es algo tan necesario que puede lograrlo solo con desearlo. Tom no es un superhéroe, aunque la Perfeccionista no es la primera superheroína con la que ha salido».

Tom es un tipo normal y corriente, pero a su alrededor descubre que está rodeado de superhéroes. Suman varios cientos, 249 exactamente solo en el área metropolitana de Toronto. Tom incluso está casado con una superheroína, la Perfeccionista, pero Hipno, exnovio de ella y también con superpoderes, la hipnotiza para que no vea a Tom. Ahora la Perfeccionista cree que éste es invisible, y él no puede hacer nada para que ella lo vea. Seis meses después, la Perfeccionista ya está a punto de mudarse a Vancouver, convencida de que, como no lo ve, su marido la ha abandonado (con los consiguientes destrozos emocionales de los que una de su especie es capaz). Tom está a su lado en el aeropuerto, pero ella no tiene ni idea. No le queda mucho tiempo para convencerla de que en realidad está allí en cuerpo y alma…

Así despega este libro, un compendio de personalidades extraordinarias y sumamente familiares, como las de todos nuestros amigos, que por algo lo son; un tratado psicológico de la época y una narración profunda sobre el género humano. Imagina que todas las personas que te rodean llevaran hasta el extremo sus peculiaridades, sus virtudes, sus defectos, todo, y se convirtieran en superhéroes. No es necesaria la mordedura de un insecto, ni un accidente en un laboratorio. Los superpoderes están ahí, solo hace falta que aparezca un escritor como Kaufman para revelarlos. Todos mis amigos son superhéroes es ante todo el retrato de la gente corriente vista por Kaufman desde un prisma fantástico. El autor cuenta en varios tiempos narrativos la historia de amor de Tom, al mismo tiempo que inserta un catálogo acerca de los superhéroes que habitan la ciudad: el Calientasofás, la Conejita Antiestrés, la Bailarina, Hipno, el Abrazador, el Empresario, el Sindicato, la Proyeccionista, la Penosa, el Buscador…

«La segunda novia con superpoderes que tuvo Tom fue la Chica de la Tele. Ya de pequeña, a la Chica de la Tele le encantaba ver la tele. Sentía una empatía por la gente de la tele que no le despertaba la gente del mundo real. Veía tanto la tele y le importaba tanto la gente que desfilaba por la pequeña pantalla que su vínculo con la tele se convirtió en algo biológico. Cuando la Chica de la Tele estaba triste, le resbalaban por las mejillas unos televisores diminutos».

.

Todos mis amigos son superhéroes.  Andrew Kaufman.  Traducción de Diego de los Santos.  Editorial Turner, 2015.  152 páginas.  14,90 €

.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *