La biblioteca de David Foster Wallace

A diferencia de otras posesiones personales, los libros están rodeados de un aura enigmática, azarosa, en especial para aquellos que les atribuyen un valor especial, una identidad irrepetible. “Habent sua fata libelli”: “Los libros tienen su propio destino”. Esto que dijo Terenciano Mauro lo sabe cualquier lector: los libros tienen la capacidad de hacernos creer que nuestro encuentro con ellos estaba signado por el destino, como si, a pesar de que no se trata de un documento único, aquello que ahí leemos hubiera sido escrito sólo para nosotros. De ahí, quizá, la fascinación por la idea de “biblioteca personal” (que ahora es indisociable de Borges).

Si quienes tienen por oficio escribir antes fueron, casi en todos los casos, grandes lectores, ¿qué no se encontrará en sus estantes y sus libreros? Los libros queridos, los codiciados, los que fueron regalo de otros, los que leyeron con atención y también aquellos inanes que únicamente acumularon.

Hace poco, en el sitio Open Culture, se publicó una nota a propósito de la biblioteca de David Foster Wallace, la cual se encuentra a resguardo de la Universidad de Texas en Austin. De un vistazo, como suele ser cuando se hurga entre los libros de otra persona, estos son algunos de los títulos que se encuentran, de acuerdo a categorías improvisadas en esta misma revisión:

.

Extravagancias

Amazons: an intimate memoir by the first woman ever to play in the National Hockey League, Cleo Birdwell

Anarcho-Hindu: the damned, weird book of fate, Curtis White

Animal portraits, Walter Schels

Anti-story: an anthology of experimental fiction, Philip Stevick

Borges, a life, Edwin Williamson

The colossal book of mathematics: classic puzzles, paradoxes, and problems: number theory, algebra, Martin Gardner

.

Hermanos mayores

Against interpretation and other essays, Susan Sontag

Americana, Don DeLillo

Blindness and insight: essays in the rhetoric of contemporary criticism, Paul De Man

Blood meridian or the evening redness in the West, Cormac McCarthy

The bluest eye, Toni Morrison

.

Diccionarios

The American Heritage dictionary of the English language

A dictionary of modern American usage, Bryan A. Garner

.

Clásicos

Amerika, Franz Kafka

The histories of Gargantua and Pantagruel, François Rabelais

.

De investigación

The culture of narcissism: American life in an age of diminishing expectations, Christopher Lasch

Dead Elvis: a chronicle of a cultural obsession, Greil Marcus

En total, la biblioteca de Foster Wallace comprende 321 ejemplares que, como vemos, abarcan diversos géneros, intereses, funciones y más, casi siempre con el propósito subrepticio de servir a la escritura, de nutrirla ―como para demostrar que la lectura es, si no su único alimento, sí uno de los más importantes.

El catálogo completo puede consultarse en este enlace.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *