El instante de peligro, de Miguel Ángel Hernández

Categoría: Novela | y tagged con | | | | |

Por Pedro Pujante.

PELIGROEsta es la segunda novela de Miguel Ángel Hernández (Murcia, 1976) tras Intento de escapada, historia en la que se adentraba en el mundo del arte, discutiendo sus límites morales y anunciando lo que parece ser su propio universo metaficcional: un espacio novelesco marcado por un tono autobiográfico pero con acusada tendencia a la ficción, un perspicaz análisis del arte contemporáneo, y por supuesto, una búsqueda casi quirúrgica de los misterios del alma humana a través de la puesta en escena de ideas, filosofía, ensayo y muy buenas ideas.

Ahora, vuelve de nuevo a envolver a los lectores en una trama que gira en torno del mundo del arte, pero esta vez, añadiendo otros asuntos como el amor, los amores, la memoria, el olvido, la pérdida o la sexualidad.

La novela comienza con unas imágenes extrañas que le llegan al narrador, Martín, un alter ego del autor. Un profesor universitario que ha tocado fondo y que una invitación a participar como escritor en el Clark Art Institute, le servirá para tratar de escapar de su presente. Las imágenes de video muestran una sombra estática proyectada sobre un muro desconocido.

Embarcado en un trabajo de investigación, acosado por la culpa y el sentimiento de derrota, abrumado por un amor truncado y por un tiempo indefinido que parece alargarse en la retina de su memoria, Martín realizará un viaje interior e iniciático en el que habrá de descubrir qué es realmente el arte. Y en su periplo existencial, el lector igualmente habrá de enfrentarse a grandes dilemas: los límites siempre borrosos de las relaciones amorosas y de nuestra propia sexualidad; la culpa como rescoldo inextinguible del pasado; y la búsqueda de un sentido, una justificación de una vida dedicada a algo tan efímero, tan inexplicable y tan volátil como el arte.

Hernández demuestra en esta novela varias cosas. Su solidez como narrador, su capacidad para crear un mundo ficcional tan íntimo como arrebatador, tan intenso como intrigante, tan vivo como la propia realidad de la que se nutre. Con un lenguaje depurado, sencillo pero  con aciertos de belleza lírica, ha sido capaz de crear un poema en prosa,  que bucea en los abismos del alma humana, a la vez que nos sumerge en el controvertido mundo del arte, con la pericia de un profesor pero dotado de la sabiduría y la imparcialidad necesaria para evitar emitir o inducir a MAHNjuicios, dejando al lector la sana tarea de la cavilación, la duda, la expectación. De este modo, no solo se disfruta de la intriga del relato, sino que también se abre otra vía más intelectual por la que discurrir de forma paralela, y así reflexionar sobre los variados asuntos que se plantean.

Las novelas excelsas han de aportar algo distinto y original al lector: El instante de peligro lo ha conseguido. Miguel Ángel Hernández, con ecos claros de Auster y con la sombra tutelar de Benjamin, se ha convertido con esta obra culta, entrañable, misteriosa, sensible, de prosa calibrada y endiabladamente subyugante -Finalista del Premio Herralde-  en una de las voces más interesantes de la narrativa actual.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *