‘El dilema de Majer’, de Slawomir Mrozek

Por Octavi Franch.

El dilema de Majer el-arbol-de-slawomir-mrozekes el décimo cuento del recopilatorio de relatos titulado El árbol del narrador polaco Slawomir Mrozek, fallecido desgraciadamente en 2013.

Creo recordar que descubrí este escritor cuando un servidor empezaba a estudiar para formarme como escritor. Si no voy equivocado, uno de mis profesores nos encargó el análisis literario de uno de sus cuentos. A raíz de eso, me convertí en un fanático de Mrozek y compré el resto de sus libros, la mayoría de relatos. Su humor ácido, inteligente y social me cautivó desde el primer párrafo, además de su atemporalidad que lo convierte en un clásico de finales del siglo XX. Para mí sólo hay otro relatista con su talento: el también desaparecido Jesús Moncada.

En este artículo, vamos a destripar uno de sus cuentos más conocidos: El dilema de Majer. El hecho de que la mayoría de sus relatos sean tan cortos (menos de 5 páginas) ya es de por sí un éxito y un gozo, porque cuesta muchísimo encontrar autores contemporáneos que escriban y publiquen este tipo de historias breves, que es lo que el lector desea encontrar cuando decide leer el libro en cuestión.

Uno de los recursos literarios más habituales de Slawomir Mrozek es el encuentro entre tres personajes: Nowosadecki, Pusczc y el propio Majer, el cual es parte del título de este cuento. Estos tres pseudofilósofos son los encargados de destripar cualquier mito, leyenda o dilema humano que haya o pueda haber en la vida cotidiana de las personas desde el Big Bang hasta el futuro más lejano.

En este caso en concreto, El dilema de Majer, la conversación gira en torno de la forma exacta de la Tierra y, sobre todo, de por qué es así y no de otra manera. Figuras capitales de la inteligencia planetaria como Copérnico son argüidos en el propio coloquio. La violencia verbal e, incluso, física está presente en todo momento en el relato y se intuye que, tarde o temprano, esa escena acabará mal. También sabemos que los tres personajes están haciendo cola en algún lugar, que al parecer es muy importante, al menos para sus vidas.

El cuento tiene un doble conflicto: si finalmente habrá reparto de golpes y cuál es el lugar, exactamente, a dónde se dirigen. El primero no se da a cabo porque, justamente, abren el lugar que estaban esperando que levantara la persiana. Es muy importante recordar que estaban haciendo cola para entrar, es decir que había una necesidad real y, además, que había más gente tanto delante como detrás de ellos.

Y este mágico espacio que abre sus puertas, tanto a nuestros 3 protagonistas como al resto de figurantes, no es otro que la tienda de bebidas alcohólicas. Cuidado porque el narrador, es decir el autor, está diciendo que es una tienda, no un bar o establecimiento similar. Quiero decir que quien compra alcohol en una tienda es para consumirlo en su casa o en la intimidad de un banco del parque o bajo un puente; es decir: que los tres son alcohólicos.

Éste es el golpe literario que te da, de nuevo, Slawomir Mrozek en el clímax y consecuente desenlace. Tanta filosofía, tanta discusión, tanta inteligencia para nada. La raza humana es débil. Siempre lo ha sido y siempre lo será. Y, habitualmente, todos los genios tienen algún vicio, más o menos escondido. Es el precio que tenemos que pagar los humanos por habitar un planeta que nunca nos ha pertenecido.

En definitiva, una brillantísima crítica social sobre la hipocresía y la volatilidad de los valores humanos.

image001

www.octavi-franch.com

octavi-franch.blogspot.com.es

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *