Entrevista a Daniel Silvo de Atelier Solar

Categoría: Arte,Descubriendo espacios,Sin categoría | y tagged con | | | |

Por Paloma Rodera

IMG_3805

 

¿Cómo nace el proyecto?

La idea originaria es muy sencilla: encontré un estudio muy amplio debajo de mi casa, y pensé compartirlo con otros artistas, haciendo una especie de coworking. Pero ¿qué podía ofrecer este lugar de la periferia (Atelier Solar está situado en Ciudad Lineal) para que tuviera más interés que otros lugares de trabajo compartido? E incluso, ¿qué podía ofrecer yo, más allá de ser un simple subarrendador? Mi interés en la docencia y el comisariado me hicieron elaborar una idea algo más compleja: un espacio de trabajo y conocimientos compartidos, donde pudiéramos todos desarrollar nuestros proyectos a través del debate y el encuentro y compartiendo saberes. Como plantearía Rancière en El maestro ignorante, yo no tengo suficientes conocimientos de pintura, dibujo o fotografía como para enseñar a artistas ya formados en esas áreas, pero sí puedo hacer una labor de acompañamiento. Así que ése es el proyecto fundacional de Atelier Solar.

 

Por otro lado, me interesaba la idea de generar comunidad. Cuando un grupo convive y sus miembros se identifican y respetan entre sí, el crecimiento de uno es el de todos. El nombre de Atelier Solar es un homenaje a Ciudad Solar, una asociación de artistas y cineastas caleños que se reunían en los años 70 en torno al cine en una casa familiar del crítico Miguel González, con el fin de promover actividades artísticas desde fuera de la estructura oficial. Esta referencia traída de Latinoamérica es también parte de un interés propio por afianzar vínculos culturales con aquel lado del charco. Por aquí están pasando participantes de Colombia, Brasil y Venezuela, y han sido invitadas a la residencia Paulina Silva, chilena y Maya Watanabe, peruana. Entre las personas que me ayudaron a arrancar el proyecto están la propia Paulina y la mexicana Mariana Montes de Oca. Nos interesa mucho generar relaciones con Latinoamérica.

 

¿Qué es Atelier Solar?

Lo podríamos definir como un espacio de trabajo y conocimientos compartidos.

¿Cuál pensáis que debe ser el lugar de la creación en la sociedad contemporánea?

La creación, ya sea artística, literaria, musical o de cualquier otra índole, es imprescindible para una sociedad, ya que le está diciendo: “todo esto es posible”. El cambio es posible, todas las ideas se pueden realizar, modificar o concretar, las utopías están para darles forma. Cuando un espectador experimenta una obra artística valiosa y con fuerza, piensa: “nunca hubiera imaginado que esto se pudiera hacer, que esto pudiera ser real”. De esta manera se amplían sus fronteras de lo posible, le interpela a imaginar otras realidades aún no realizadas, y hace de él o de ella una persona activa socialmente.

 

¿Cuáles son vuestras expectativas de futuro?

Por un lado, estamos constituyéndonos como asociación para poder incluir como socios y socias a todas aquellas personas y entes públicos y privados que quieran colaborar y ser protagonistas de los proyectos que estamos llevando a cabo. Por otro lado, tengo la intención de seguir ampliando el número de participantes en el programa Meteorito, que consiste en reuniones periódicas y tutorías personales para personas que no necesitan un espacio de trabajo en las dependencias de Atelier Solar pero quieren compartir su obra y sus dudas, y hacer evolucionar su trabajo como artistas recibiendo el feedback de los compañeros. Y a medio plazo, y gracias a las colaboraciones de los futuros socios, ampliaremos el espacio para ofrecer becas de residencia a tres comisarios e investigadores internacionales.

as2¿Quiénes formáis el equipo?

Por el momento estoy yo como coordinador o director del proyecto, con la inestimable ayuda de Eva Mansergas, que está haciendo sus prácticas profesionales aquí. Los artistas que desarrollan sus proyectos personales en el espacio son Diana Velásquez, Carlos Romano, Palmira G. Quintana, Laura Tejedor, Sofía Porto Bauchwitz, Rafaela Jemmene, Rocío Martín Gorbe, Federico Miró y Laura Navarro, todos ellos con lenguajes muy diferentes, desde la pintura hasta la intervención pública o la fotografía. Este grupo de artistas se ha ido formando a través de las convocatorias que lancé en septiembre y diciembre de 2015, lo cual me permitió realizar una selección atendiendo a la idoneidad de sus trabajos, su interés por crecer como artistas y compartir experiencias, su complementariedad y a la vez su capacidad de formar grupo.

 

Una palabra para definiros

Evolución. He elegido esta palabra porque define muy bien el interés de este proyecto: hacer crecer y evolucionar el trabajo de las personas que pasan por aquí. También habla de cómo este proyecto es mutante, suma intereses, se enriquece y se adapta a ideas que lo puedan hacer mejorar. Por ejemplo, nunca surgió como residencia de comisarios, pero su evolución hace que esta idea pueda encajar y se convierta en uno de los pilares fundamentales de su recorrido. Tampoco fue pensado como una galería de arte, pero nuestra futura participación en la feria Poppositions (Bruselas) hace que, puntualmente, podamos hacer las veces de galería comercial. El futuro de Atelier Solar está abierto, es desconocido, y eso me entusiasma.

¿Cuál es vuestra definición de arte?

Cada una de las personas que trabajan aquí tiene su propia definición de arte, y eso es una de las mayores riquezas de Atelier Solar. No querría definir arte según mi propio concepto, prefiero dejarlo abierto para abarcar así cualquier definición propia de las personas que trabajan, han trabajado y trabajarán en Atelier Solar.

¿Cuál es la situación de la cultura en la ciudad de Madrid?

De una actividad frenética, diversa, profesional y autogestionada a la vez. Las carencias y faltas de apoyo institucional prolongadas en el tiempo han hecho que pasemos de la queja continua a la acción. No esperamos nada de nadie, así que vamos a trabajar sin deber nada a nadie, con la libertad que ofrece la independencia económica. Esto no significa que dejemos de exigir a las autoridades públicas que apoyen la cultura, eso es un deber de cada ciudadano, y desde Atelier Solar tenemos la intención de colaborar y proponer proyectos al Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid que hagan de esta ciudad y su periferia un lugar culturalmente rico y activo.

as1

¿Qué personas han pasado por aquí?

En un primer momento, de septiembre a diciembre, disponíamos de una habitación donde invitar a artistas residentes a pasar un mes en Madrid a cambio de asesoramiento para los artistas que trabajan en Atelier Solar. Por esa habitación pasaron la artista chilena Paulina Silva, el filipino Kristoffer Ardeña y la Peruana Maya Watanabe, pero ante las crecientes e interesantes solicitudes de admisión, decidí transformar ese cuarto en un espacio más de trabajo. A demás de estos artistas que enriquecieron las obras de los participantes en Atelier Solar, hemos recibido visitas de Laura Cano, que impartió un taller para artistas sobre el uso de las redes sociales, el crítico Francisco Negrete, el coleccionista Iván Igual, la artista María Sánchez, el comisario y artista Mario Gutiérrez Cru, que nos invitó en septiembre, nada más abrir el espacio, a participar en el festival de videoarte Proyector, la artista Amaya Hernández y la gestora cultural Carmen Sánchez, que nos hablaron del proyecto Espacio Oculto. También hemos recibido a Marta Pérez Ibáñez, María Sánchez, Javier Duero, Yaysis Ojeda, Diana Larrea, Adonay Bermúdez, los chicos de Escuela de Garaje (Santiago Pinyol y Mariana Murcia), Laura Cano (Via di Uscita), Natalia Castañeda, Sara Ramo, Miriam F. Lara, Ignacio Tejedor, Laura Franco (Espacio Cienfuegos) o Lidija Delic (U10 art space, Belgrado).

Contadnos acerca de vuestro programa para este 2016.

En este primer trimestre hemos realizado dos proyectos comisariales: uno en colaboración con el festival Luminaria, en Usera (Madrid), y otro en el taller de encuadernación La Eriza (también en Madrid). En abril estaremos en Poppositions, la feria de espacios independientes de Bruselas, y para los meses de verano estoy programando una serie de actividades y cursos que se suman a los talleres que ya se realizan periódicamente en Atelier Solar. Está previsto para primavera comenzar una colaboración con nuestros amigos de Espacio Oculto (en Usera) para llevar la metodología de Atelier Solar a su espacio, ocupando algunas de sus plazas disponibles con artistas interesados en participar de la forma de trabajar de Atelier Solar. Por otro lado, el periodista Mario Colleoni coordinará un cineforum mensual a partir de febrero, y espero poder concretar antes de que empiece el verano la financiación de la residencia para comisarios e investigadores, lo cual nos permitiría realizar más y mejores actividades con la colaboración de los investigadores e investigadoras en residencia. Pero lo mejor del programa probablemente sea todo aquello no programado y que nos sorprenderá cuando suceda.

as3

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *