Producciones premiadas con el Goya a la Mejor Película

Categoría: Actualidad Cine,Cine,Premios | y tagged con |

 

Por Paula Olvera Pérez. @paula_op_

goyaEste fin de semana se celebra la trigésima edición de los premios más famosos de nuestro país. Un año más, la gala de los Goya ya está preparada para que se convierta en una noche para el recuerdo. La Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas reconoce a través de estas estatuillas el talento existente en España en materia de cine, que no es poco. Por el momento, muchas cintas nominadas este año y unas pocas galardonadas en las ediciones anteriores, ¿repasamos las películas de los Goya?

A cambio de nada de Daniel Guzmán, La novia de Paula Ortiz, Nadie quiere la noche de Isabel Coixet, Truman de Cesc Gay y Un día perfecto de Fernando León de Aranoa optan este 2016 a llevarse el Goya a Mejor Película. Muchas otras cintas compiten en otras categorías, todas ellas configuran esta nueva edición que promete no dejar indiferente a nadie. Más allá de estos títulos encontramos otros galardonados que, a pesar del paso de los años, siguen siendo populares. Y es que los Premios Goya se iniciaron en 1987 y, por aquel entonces, el claro ganador fue Fernando Fernán Gómez con la cinta El viaje a ninguna parte.

Un año después El bosque animado de José Luis Cuerda se alzaría con el Premio a la Mejor Película. El éxito de la siguiente edición sería Mujeres al borde de un ataque de nervios de Pedro Almodóvar que lograría cinco galardones, incluido el de Mejor Película. Para la cuarta ceremonia, El sueño de mono loco sería la vencedora, como también lo fue ¡Ay Carmela! al año sucesivo. Se trata de una película dirigida por Carlos Saura inspirada en la obra teatral homónima de José Sanchis Sinisterra. En aquella quinta edición la cinta se llevó 13 Premios Goya.

El director Vicente Aranda sería el próximo en rozar el éxito gracias a Amantes, basada en hechos reales. La séptima cita con estos archiconocidos premios volvió a marcar un hito con Belle Époque, de Fernando Trueba, que arrasó con 9 estatuillas y además, fue tal su éxito que se llevó el Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa. El próximo año la mejor película sería Todos a la cárcel de Luis García Berlanga, quien también obtuvo el Premio Goya como Mejor Dirección. Lo mismo sucedió en la siguiente edición con Días contados de Miguel Uribe. Para la décima ceremonia se alzó con el preciado galardón Nadie hablará de nosotras cuando estemos muertas, aunque causó mucho furor también El día de la bestia, cinta con la que Álex de la Iglesia consagró su éxito ya que obtuvo el Goya como Mejor Dirección.

Los amantes del género de suspense pueden revivir Tesis, si es que todavía no la han visto, que fue la ganadora en el Palacio Municipal de Congresos del Campo de las Naciones de aquel 1997. Los siguientes años se subieron a la palestra La buena estrella y La niña de tus ojos, consecutivamente. El gran año del director manchego Pedro Almodóvar fue el 1999 ya que arrasó con Todo sobre mi madre, una de sus cintas más conocidas. ¿Y quién se llevó el laurel en la edición número quince? ¡No podía ser otra que El Bola! Esta producción convirtió también al actor Juan José Ballesta en el cuarto actor español más joven en recibir un Goya (Mejor Actor Revelación).

goya 2015El cambio de siglo trajo consigo la victoria de Los otros y, al año siguiente, de Los lunes al sol. Mi vida sin mí, Planta 4ª, Soldados de Salamina y Te doy mis ojos fueron las candidatas a Mejor Película en la gala de aquel enero de 2004, finalmente, la última fue la seleccionada. Y llegó la edición número diecinueve que hizo historia dentro de la propia historia de los Goya con Mar adentro de Alejandro Amenábar que se convierte en la cinta  más premiada hasta el momento con 14 estatuillas. Para cerrar otro número redondo del palmarés, La vida secreta de las palabras fue la elegida por la Academia en la ceremonia de 2006.

¿Quién no recuerda alguna escena de Volver? Esta película de 110 minutos de duración que cuenta con la actuación de Penélope Cruz y Carmen Maura, entre otras, fue la siguiente en conseguir la preciada recompensa cinematográfica. El Orfanato y Las 13 rosas son dos títulos que seguramente hayas visto, pero que se quedaron a las puertas del premio principal el siguiente año, ya que La soledad fue la opción que más convenció. Otra que también lo hizo desde el primer momento fue Camino, por la que la joven Nerea Camacho, por aquel entonces una niña, se valió del Goya como Mejor Actriz Revelación. Durante la gala que presentaba Andreu Buenafuente en 2010, Celda 211 se proclamó la Mejor Película. Para cerrar la edición número veinticinco de los Premios Goya, la suerte sonrió a Pa negre, un drama de la posguerra española.

Muy buenas críticas y un gran respaldo del público avalarían el premio a No habrá paz para los malvados, protagonizada por José Coronado, el siguiente año. Maribel Verdú y Macarena García se situarían al frente de las interpretaciones en la ganadora Blancanieves de la subsecuente edición. Cercano queda todavía el sabor del triunfo de David Trueba cuando se dio a conocer como ganadora su largometraje Vivir es fácil con los ojos cerrados. Ahora bien, la última ceremonia que hemos vivido es la número veintinueve que tuvo lugar en el Centro de Congresos Príncipe Felipe del Hotel Auditorium de Madrid el 7 de febrero del pasado 2015. Durante esta gala presentada por Dani Rovira, La isla mínima, de género policiaco, fue la gran triunfadora de la noche con 10 estatuillas. En otras categorías, también se alzaron con el ansiado premio Magical Girl, Ocho apellidos vascos, El Niño y Musarañas, entre otras.

En los últimos años las reivindicaciones políticas, sociales y el apoyo a la cultura tras la subida del IVA han sido constantes durante los discursos en las galas. Y es que el paso de los años ha modificado el contenido y la estructura de la ceremonia así como los presentadores de la misma, pero lo que ha ido en aumento y de forma constante ha sido el interés televisivo por este evento cinematográfico. Recibir el busto del pintor Francisco de Goya tiene que ser cuanto menos emocionante y este entusiasmo se traslada a los espectadores que en cada edición tienen mucho que objetar, máxime ahora que existen las redes sociales.

Treinta años de historia y numerosas anécdotas nos dejan los Premios Goya, nuestra referencia en el cine español. Pero sobre todo nos aportan cientos de producciones, algunas mencionadas como mejor película de un determinado año y otras igualmente destacables en el panorama cinematográfico que, desde luego, merecen la misma admiración del público por todo el trabajo y gran equipo que hay detrás de las cámaras. Que continúe la fiesta.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *