Sôgi. Shôhaku. Sôchô: Poemas a tres voces de Minase. Renga

Categoría: Críticas,Poesía | y tagged con | | |

Sôgi. Shôhaku. Sôchô: Poemas a tres voces de Minase. Renga.

Ed. Sextopiso. Madrid. 2016

Por Ricardo Martínez

tresvocesEs curioso, creo, el hecho de que todo libro de poesía oriental tiene siempre, para nosotros, algo de evocación.

Tal vez sea por causa de ese aroma romántico que la forma y sentir de ese país conserva en nuestra memoria (ejercicio de sueño en nuestro inconsciente en razón de lo extraño que le atribuimos), tal vez porque siempre pensamos que lo que ahora tenemos ocasión de leer no es sino una parte más de lo que quedaba por completar. Es curioso, pensamos lo oriental como un niño creciente -¿sol creciente?- y le atribuimos unas virtudes que hasta ahora no nos hemos atrevido a sopesar del todo, a saber por qué.

El caso es que decimos, leemos: “Profundo en la montaña/ un pueblo envuelto en la borrasca/ pasa el tiempo” y el efecto de inacabado, de nexo con el origen, de secreto parcialmente desvelado continúa. Somos como niños, también, al leer. Lo dotamos todo de un sentir.

¿Porque viene de Oriente, como los Reyes Magos en su día? No, no. Porque es Poesía, y eso es como mirar una nube y ella se rehace, nueva, cada vez. Siempre será una nube y siempre será distinta, y atraerá nuestra quebradiza emoción, y nos trasladará más allá de nosotros: hasta el horizonte nuevo de una estación de la naturaleza que no hemos bautizado todavía.

Decimos, leemos: “La promesa/ se fue olvidando/ con el pasar de los años” Y no siendo casi nada lo que se dice, lo que leemos, enseguida nosotros lo dotamos de sentido y significado porque intuimos, como lectores sintientes, que ahí hay algo que es verdad, a lo que pertenecemos.

Leemos, decimos, queriendo asemejarnos al poeta: “En los campos de lespedeza:/ cómo desaparece el rocío/ que he de ver mañana” Poco importa que la lespedeza sea un semiarbusto de la clase de las magnoliópsidas, del orden de las Fabales, lo cierto es que en el poema hemos sentido el campo, hemos visto ese extraño y alargado arbusto y, sobre todo, estamos deseando que sea mañana para comprobar que el poeta y tú, lector, no estaba equivocado. Mañana será rocío.

La poesía es así; está ahí. Lo dice este libro

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *