‘Sobre huellas de gigantes’, de Chus Lago

Sobre huellas de gigantes

Chus Lago

Aguilar

Barcelona, 2016

197 páginas

sobre huellas

Este es un libro que no se puede reseñar. Es una obra que hay que vivir. ¿De qué sirve analizar la estructura, la evaluación de una crónica literaria, los recursos al escribir, cuando alguien viene y te azota con el garrote de la vida? Para sentir la respiración a tope, Chus Lago se propone el reto de atravesar la Antártida en solitario. 1.200 kilómetros arrastrando un trineo con 130 kilos. Soportando temperaturas inhumanas y tormentas que roban el alma.

Este es un libro que, como expresa Rosa Montero en el prólogo, nos habla de “esa nuez de maravilloso frenesí que alberga en corazón humano y que nos impele a desafiar todos los límites; se esa ansia mística que nos lleva a sobrepasar nuestras pequeñas vidas y a fundirnos con el todo”.

Este es un libro escrito por una de esas personas que llevan la linterna con la que nos adentramos en el siniestro mundo que habitamos, una mujer que pertenece a la estirpe de los héroes, porque concibe el fracaso, la dignidad del fracaso y la nobleza que reside en la lucha. Que ella expresa de una manera muy especial, que nos acompleja por todo el sufrimiento físico y psicológico que supone, que solo puede nacer de algo que uno llamaría pasión, de esa clase de pasión que muchos echan a un lado confundiéndola, menospreciándola, al tacharla de locura. Pues bien, aceptemos esa locura. Esa es la locura que porta la luz, que esclarece, que en la medida de las posibilidades de cada uno de nosotros da sentido al paso por nuestro mundo.

Sí, este libro probablemente no merezca un estudio literario. Sin embargo, Chus Lago sabe muy bien cómo transmitir, cómo comunicar. Eso es pedagogía. Eso también es literatura.

«No hay abrigos ni pensamientos suficientes para llenar una aventura a solas en el mayor de los desiertos helados. Cualquier silencio imaginado en comparación con el que reina en él resulta una lejanísima evocación. En ese escenario, sin un ápice de vida animal o vegetal, donde el vacío llena toda la fotografía, transcurrió mi última expedición. Mientras los vientos más poderosos del planeta descendían desde lo alto de la meseta antártica, yo me empeñaba en llegar a ella arrastrando un trineo de ciento trece kilos de peso. A veces, las nieblas, densas y persistentes, parecían tomar el relevo a las ventiscas; en otras el cielo cubierto de nubes ocultaba el sol y borraba las sombras durante semanas enteras; cincuenta y dos días de meteorología adversa y apenas siete de calma atmosférica.

»A solas, con mis voces interiores, con los recuerdos más insospechados y con la ausencia, en ocasiones, de todos ellos, mi aventura corrió sobre el hielo y sobre la mente. Me había preparado concienzudamente durante tres años para afrontar aquella travesía, y mientras superaba cada kilómetro hacia la cima comprendí que tal vez toda mi vida lo había estado haciendo

Chus Lago

El 3 de noviembre de 2008, la alpinista Chus Lago inició una dura travesía en solitario en desierto antártico para conquistar el Polo Sur geográfico. Durante 59 días, Chus se enfrentó a más de 1.200 kilómetros en unas condiciones extremas, que le llevaron al límite de sus propias capacidades físicas y psíquicas.

Día tras día, Chus tenía que seguir una férrea disciplina para sobrevivir en el desolador clima de la Antártida, soportando temperaturas de menos de 50 grados. En este entorno, tenía que seguir rutinas peculiares, como mantener algunos objetos cerca de su cuerpo para que su calor corporal los mantuviese correctamente: desde un colirio hasta las baterías del GPS, del que dependía completamente para orientarse por un paisaje plano, repetitivo y sin referencias. Cada día, la alpinista debía caminar los kilómetros marcados, a pesar de las inclemencias o el cansancio, y sólo podía permitirse renunciar cuando ambos lo hacían imposible.

En las páginas de Sobre huellas de gigantes, Chus narra no solamente su propia aventura, sino también las historias de los gigantes, aquellos intrépidos exploradores que se aventuraron en la misma expedición antes que ella. Pero, sobre todo, rememora vivencias familiares y de aventura junto a su compañero fallecido en 2005, Merab, a quien rinde un emocionante homenaje.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *