¿No tienes experiencia al escribir? El editor lo notará porque cometes estos errores

Y eso es justo lo que tienes que evitar cuando quieres que te publiquen.

Que te vean como un “novel” inexperto que no sabe de lo que está hablando (y menos aún lo que escribe).

Mira.

Decía Oscar Wilde que la “experiencia es el nombre que le damos a nuestras equivocaciones”, y puede que tuviera toda la razón.

Como estoy segura que también la tenía Francis Bacon cuando afirmaba que “Nada se sabe bien sino por medio de la experiencia”.

Y dicen que la experiencia es un grado, y que con los años se nota aún más. O si no mira cómo funcionas en tu trabajo. Seguro que cuando empezaste no sabías ni la mitad de lo que sabes ahora.

Pues en la escritura es igual, con una salvedad, que vas a tener una única oportunidad para demostrarle al editor (o al agente) que no eres nuevo en esto, que sabes de lo que hablas, que controlas a la hora de escribir (aunque no lo hayas hecho nunca).

Vale, me dirás, “es que realmente sí soy inexperto, de hecho esta es mi primera novela. Nunca antes había escrito nada”.

Pues aun así, si de verdad quieres publicar, el editor no debe notarlo. Cuando te pongas en contacto con las editoriales para enviarles tu libro, debes mostrarte ante él como si de verdad dominaras la escritura, seguro de lo que le estás contando.

Sé que a veces no es sencillo porque tú mismo estás inseguro con tu libro, no sabes si es bueno, ni si tiene una buena valoración comercial, o si el tema interesará, si tendrás lectores, etc. Un montón de pensamientos negativos se dan cita en tu cabecita. Recuerda, si no sabes, habla con otros escritores, o dale tu libro a leer a familiares o amigos que sean críticos contigo, o ve más allá y habla con un profesional que pueda decirte cómo es de verdad tu obra.

¿Qué errores son los que te impiden publicar?

Lo que voy a demostrarte hoy es que cuando escribes cometes una serie de incorrecciones que van a posicionarte ante el editor como un escritor sin experiencia, nuevo en esto, nada profesional, y por el que no merece la pena apostar.

Así que si lo que de verdad quieres es estar en las entanterías de tu librería favorita, ponte las pilas y desde hoy evita:

#1. Escribir de una forma rebuscada, pomposa, que nadie entiende, porque no te va mostrar como un buen escritor, sino todo lo contrario.

A veces creemos que usar muchos adjetivos, o utilizar palabras complicadas y muy afectadas, nos hará quedar como escritores cultos que manejamos el lenguaje. Pues nada más lejos de la realidad. ¿Recuerdas la expresión “menos es más”? Pues en este caso es toda una máxima que debes llevar a ratajabla.

#2. Redactar un libro extensísimo donde, al leerlo, el editor descubre que sobra más de la mitad porque realmente no aporta nada.

Ya sabes que la calidad de los libros no se mide al peso, sino que se cuantifica por su profundidad, así que el editor agradecerá más un texto de 90 páginas trepidante, que un rollo de 500 que no aporta nada de nada y que le deja frío. Y además, ten en cuenta también el coste que a las editoriales les supone publicar un libro así. Habrá más posibilidades de que la editorial te diga que sí si tu libro tiene una extensión media.

#3. No controlas sobre el tema del que estás escribiendo, y eso se nota.

Te pongo un ejemplo. Supongo que aunque no lo hayas leído, conoces “Cincuenta sombras de Grey”, ¿verdad? Bien, pues cuando este libro salió al mercado hace unos años, con él llegaron a las librerías montones de novelas eróticas en las que se notaba que sus creadores ni de lejos habían leído “Historia de O”, “El amante” o “Lolita”. Simplemente se subieron al carro vencedor porque el erotismo estaba de moda en ese momento. Así que si tú no controlas de este género pero conoces muy bien la historia, o te gusta especialmente la novela negra, ponte a ello.

#4.  No sabes mostrar. En literatura siempre se ha dicho que hay que mostrar, no contar, para mantener la atención del lector.

Y estoy de acuerdo, pero siempre que lo hagas bien y no quedes como un novato ante el editor.
Te pongo un ejemplo. No es lo mismo decir “Pedro estaba triste porque había perdido a su perro”, que “Dos grandes lágrimas corrían por las mejillas de Pedro al darse cuenta de que había perdido a su perro”. La segunda mejor la primera, sin duda.

#5. Ojo con los diálogos, porque este es el punto que más te puede delatar ante el editor (o el agente).

Y es que las conversaciones entre personajes son uno de los mayores obstáculos a los que nos enfrentamos cuando escribimos por vez primera y que más nos delata como “nuevos”.
Por un lado, puede suceder que busques un montón de sinónimos para el verbo “decir” para no repetirte: subrayar, señalar, explicar, aseverar, exponer…

Por otra parte, intentas de algún modo que esos verbos aporten al diálogo la potencia que tú no eres capaz de imprimirle al personaje, y eso es un error. Y en vez de hacer que las palabras de Pedro muestren la tristeza por haber perdido a su perrito, acudes a la acotación del narrador para darle sentido (“―Qué mal estoy ― señaló Pedro mientras dos grandes lágrimas brotaban de sus ojos al ver que había perdido a su perro.” ¿No será mejor que sea Pedro quien hable de su misma tristeza?).

#6. Juegas con el punto de vista pero no sabes hacerlo.

No hay duda de que este es un recurso que puede darle hondura y profundidad a la trama, pero tienes que manejarlo con maestría para conseguir tu objetivo. Si esta es tu primera vez con la escritura y quieres quedar bien delante del editor, lo mejor es que al principio tu narrador se centre en un solo personaje, para después, cuando tengas más experiencia, enfocarte en alguno más y jugar con los puntos de vista.

#7. Y un último punto basado en los adjetivos y adverbios, y en las comillas y cursivas.

No abuses nunca de ellos. Si escribes tendrás que dominar la lengua, así que tienes a tu disposición recursos suficientes para no excederte con estos elementos. Y si te cuesta un poquito, tienes dos opciones: tener siempre cerca un diccionario o leer muchísimo más. Nada como la lectura para aportarte experiencia (y sapiencia).

 

Soy Amalia Sánchez, periodista y creadora de Grupo Hera Ediciones (http://www.heraediciones.es). Para agradecerte que estés aquí, te voy a hacer un regalo: Mi ebook “Cómo seducir a una editorial. Unos consejos (que nadie te ha contado para conseguirlo). En él descubrirás los 10 errores que cometes cuando contactas con una editorial y que impiden que te publiquen. Descárgalo gratis  en http://www.heraediciones.es/descarga-tu-ebook-gratis.

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *