DESPUÉS DE LA NIEVE de Ricardo Martínez Llorca

Por Charo Ruano

DESPUÉS DE LA NIEVE de RICARDO MARTÍNEZ LLORCA

Desnivel

Madrid, 2016

96 páginas

Los bordes de la herida

Portada después de la nieve

Hay novelas y novelas, hay historias y leyendas, y hay vidas que se columpian permanentemente al borde del precipicio y que si no llegan a caer es porque se agarran con uñas y dientes a ese soplo de vida que amenaza con extinguirse; estas novelas, estas vidas son las que más me interesan y a esa especie pertenecen siempre las que salen de la mano de Ricardo Martínez Llorca. Por eso me gusta y me  interesa tanto.

Sería fácil en principio resumir DESPUÉS DE LA NIEVE su último libro, un narrador, un periodista que ha trabajado elaborando perfiles de hombres entregados a la aventura (HIJOS DE CAÍN), se tropieza con un escalador de solo integral que nunca llego a ser una leyenda, pero que figura entre los más respetados y que lleva tiempo desaparecido en los circuitos de montaña. Carlos Marín ha decidido convertirse en una persona sin hogar aferrado a su mochila y a sus escasas, pero imprescindibles pertenencias…Y está el Muchacho que no tiene nombre, pero sí un abrigo dos tallas más grandes, al que intenta proteger y Burkina que tampoco tiene nombre, solo el de ese país del que se supone que viene y Laura y…Los motivos por los que Carlos ha llegado a esto es lo que quiere descubrir el narrador, Ricardo.

Poco a poco va descubriendo la vida de Carlos, su infancia, siempre presente en los libros de Martínez Llorca, los hermanos, el aire libre, la montaña, los encuentros con nombres míticos: John Bachar, Alex Huber, Alain Robert…casi siempre ya en el ocaso.

Escrita con el exquisito cuidado que Martínez Llorca imprime a todo lo que hace, con un manejo del lenguaje propio de un escritor suficientemente bregado en estas lides, no es esto lo que nos llama la atención de esta novela, sino la insistencia en ese universo de ¿perdedores?, de vidas sin aparente retorno, con conflictos tan alejados de los nuestros, aunque viven y respiran tan cerca de nosotros, que nos los podemos cruzar, incluso mirar de reojo, seres para los que la vida es pura subsistencia, pero que tampoco tienen demasiado interés en prolongarla, llegado el momento, y aquí nos referimos a Carlos sobre todo.

Los personajes y los temas de Ricardo Martínez Llorca son siempre una prueba de su compromiso contra ciertas formas de vida, son siempre un viaje a los márgenes, al filo de la navaja, en forma de pico que escalar o de viaje que emprender,  a costa de la vida o a lo que queda de ella, cuando ya se ha cumplido esa misión con más o menos éxito.

La literatura de Martínez Llorca al que sigo desde su primer libro, tiene unas constantes tan claras y definidas que si yo tuviera que hacer una tesis lo elegiría sin dudar. La soledad, inmensa, la familia, sobre todo los hermanos, un dolor hondo y enraizado que a menudo no le deja respirar, la huida, el viaje, la aventura, esa mochila que pesa demasiado, ese té que te abrasa la garganta, y la infinita ternura por esas vidas al límite en las que parece que pocos reparamos y que a él le ayudan a seguir.  Es como si llevara años curando los bordes de una herida en la que no se atreve a ahondar, cura esos bordes, los desinfecta, les aplica un bálsamo que alivia el dolor, pero sabe y sus lectores lo sabemos con él que mientras no se lance de cabeza al vacío y se atreva a abrir la herida y contar lo que sucedió y aplique remedios más drásticos esa herida seguirá supurando y nos dará libros como este y como tantos suyos, muy por encima de lo que se publica hoy en nuestro país. Pero sabemos y queremos ya esa gran obra que a Ricardo le asfixia…No sé si luego podrá respirar mejor, pero los lectores, hijos o no de Caín (todos somos hijos de Caín, ¿no?) tendremos al fin las claves de la literatura de un tipo muy especial que es ante todo y por encima de todo un grandísimo escritor y si no, las seguiremos buscando.

cubierta Despues de la Nieve 2v copia

Charo Ruano: Berganciano (Salamanca) Periodista y escritora. Desde la aparición de su primer libro “Hicimos de la noche un largo poema” en 1.984, última edición en el año 2.000, ha sido una voz constante en el mundo de la poesía. A este poemario siguieron: “La cálida quietud de la tristeza”, “La frontera”, “Los rostros de la huída”, “Frente al azar de otros amores”,  “Sobre el cansancio” , “Té de jazmín en porcelana inglesa”, “Tiempos muertos” , todos ellos en Amarú ediciones; ha participado en la antología “Las palabras de paso”. Asimismo tiene una  antología “Y ahora algunos pasos de poema a poema”, a cargo de  la profesora y poeta Mª. Ángeles Pérez López  que celebra los 25 años de su primer libro. Su última obra publicada es “Cada noche los lobos”.

Es autora de los libros infantiles: “Catalina lina luna”; “La polilla de los libros” y “El bizcocho de canela”, y “De aquellas y estas infancias” . Ha participado en diversas antologías, algunas de ellas “Letras para armar poemas” de editorial Alfaguara y “Poesía una al día” también de Alfaguara.  Ha puesto texto a las imágenes del libro “Salamanca en blanco y negro” en Amarú ediciones.

Asimismo fue la encargada del libro dedicado a Carmen Martín Gaite “Coto cerrado de mi memoria” publicado por el Consorcio Salamanca 2002 y dirigió ese año los “encuentros literarios” en Cvm Lavde, con motivo de la Capitalidad cultural de Salamanca

Dirigió la revista “Los libros en Castilla y León” durante varios años.

Directora y presentadora durante más de doce años,  del programa cultural “El cuarto de atrás” de Televisión Salamanca. Es colaboradora  habitual en prensa y radio, tanto en páginas de opinión como en páginas culturales.

 

 

 

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a DESPUÉS DE LA NIEVE de Ricardo Martínez Llorca

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.