Momentos Lichis. Tercera parte: Carne de canción, Modo avión, Mariposas

Categoría: Música | y tagged con

Por: Pablo Escudero

Viene de:

Artículo anterior 27 febrero 2017

Artículo anterior 3 marzo 2017

 

XVI:

En 2008, Jairo Zavala, otro músico muy interesante y poco reivindicado, le dedicó un tema de su primer disco (Depedro) a Lichis, Miguelito.

En 2011 y algunos meses de 2012, Lichis estuvo girando por algunos pequeños locales con ese nombre. La Cabra Mecánica estaba definitivamente enterrada y quería poner algo nuevo en marcha, y en el tránsito, quería ir tocando solo para pequeñas audiencias, medio de incógnito, con pocos músicos y un repertorio reducido.

XVII:

Tú tienes tu canción,

Yo mi psicoanálisis pagado,

Que se acabe la función

Al bajar del escenario.

En 2009 Lichis anuncia que se acaba La Cabra Mecánica. Habrá un disco recopilatorio lleno de nuevas mezclas de sus temas más emblemáticos, y una pequeña gira de despedida. Y después, hasta nunca. El recopilatorio se llama Carne de canción y sale a finales de verano, cuando empiezan los conciertos. Carne de Canción incluye 2 cd´s con 24 canciones y un dvd, con un cuadernillo muy rico en letras y explicaciones. Lichis aparece en la portada caracterizado de torero kitsch. Las dos primeras canciones son temas nuevos que anuncian por dónde saldrá el sol al día siguiente, cuando La Cabra Mecánica sea historia y Miguel Ángel Hernando Trillo continúe su camino musical. Se llaman Carne de Canción y Valientes. Dos canciones pop – rock, más tranquilas, con arreglos más suaves. Buenas canciones. El tercer corte es un acelerado canto a la tercera edad: Yayo – yaya, que Lichis cuenta que les habían encargado para una serie de televisión que no llegó a salir. El disco incluye versiones de sus canciones más conocidas. Especialmente destacables son la versión en clave de rock andaluz de La novia del marinero, el arreglo jazzero de La uña de la rumba, que remite aún más que la canción original al trabajo de Martirio con Chano Domínguez, la maqueta de La lista de la compra, y versiones con menos producción, más crudas, de Ay Poetas, Hotel Lichis y Felicidad. Vi aquel concierto de fin de Cabra en la Sala Galileo de Madrid. Un largo concierto en el que Lichis y la banda que iba con él lo dieron todo. Fin de etapa.

XVIII:

Somos carne de canción

Y todas van de lo mismo.

No esperes paz ni perdón

Si das con el estribillo.

La Cabra Mecánica aún estuvo girando unos meses más, a finales de 2009 y a principios de 2010, acompañando a Fito y Fitipaldis en su gira de ese año. A lo largo de los años y con La Cabra Mecánica, Lichis fue telonero de Celtas Cortos, Andrés Calamaro y Fito y Fitipaldis. Esos conciertos le permitieron llegar normalmente a audiencias mayores a las que llegaba por sí mismo. Lichis siempre ha tenido la confianza de sus compañeros músicos. En 2013 Lichis se sumó a La Pandilla Voladora, un supergrupo con Albert Plá, Muchachito, Tomasito y El Canijo de Jerez, con los que estuvo girando durante aquel verano. Se le veía un poco en un papel secundario, un tanto desubicado.

XIX:

Ganaremos un ratito hasta que bailen los de siempre.

Dejaremos destapado el tubo de pasta de dientes.

Quemaremos el palacio de invierno,

Volveremos a ser valientes.

En 2011 y 2012 Lichis dio algunos pequeños conciertos bajo el nombre de Miguelito. Era una vuelta a empezar. Tocó por ejemplo en la primavera de 2012 en Libertad 8, el mítico local de Madrid, donde no éramos mucho más de 50 personas. Iba con una guitarra acústica, Fernando Polaino haciendo las primeras guitarras con otra, un bajo y una slide guitar, y un batería. Tocaron parte del repertorio de La Cabra Mecánica, arreglado para actuaciones acústicas, parte del material nuevo que luego acabó en Modo avión, y versiones, blues, slide guitar, música americana. Y versiones de pop y rock. Recuerdo una muy notable de Lo mejor de nuestros días, de Antonio Vega, que debería acoger en su repertorio habitual, y Black Dog, de Led Zeppelin.

XX:

En el punto de penalti

En el enésimo partido del siglo

Parece tan sencillo no sentirse tan solos

Es casi rock & roll

En 2014 llega al fin el primer disco en solitario de Lichis. Tras muchas especulaciones con posibles nombres, al final se lanza adelante con su propio nombre, y Modo avión el título del disco. Su primer single fue Horas de vuelo, que nos hace pensar en country, rock clásico americano, guitarras slide.

XXI:

Voy armado, necesito un afeitado 

No tengo a Dios de mi lado
No quiero ser como tú
Soy inmune a la luz
No he sido invitado
Terco
Libre, acabado

 

¿Qué encontrábamos en Modo avión? Aires al rock americano que se toca con ciertos aires blues y country. Es un disco clásico que suena a Bob Dylan, a los primeros discos de Wilco, a los clásicos del oeste. Suena lejanamente a Calexico, con los que toca su amigo Jairo Zavala, y dentro del pop español recuerda al propio Jario Zavala en Depedro, y a Quique González. Quizá en algunos detalles también al primer disco de Fito con los Fitipaldis y a los principios de M – Clan. Casi rock & roll, la primera canción, es un buen tema para abrir el disco. Salir a asustar, la segunda, podía haber estado en Hotel Lichis, pues como aquel disco, habla de estar de vuelta, de todo, y especialmente del personaje que otros dibujan para uno. Tinkywinky echa mano de un piano honky tonk y suena musicalmente más barroco, más festivo y exagerado, quizá lo más parecido a La Cabra Mecánica que hay en el disco junto con Tics raros, un tema en el que Lichis extrema más la voz y el ruido de música pesada y estridente lo acompaña, recordando por su aire a Tom Waits la canción Pinocho, de Hotel Lichis. Tal vez Buenos Aires y Dinero por nada también me parecen buenos temas, tan tristes y melancólicos, tan serenos, tan reposados. Lichis se mete en un sonido nuevo, aunque es un sonido que estaba ahí, de fondo, en algunos de sus primeros discos. Aquí cambia el registro vocal, canta mejor pero más pausado, las melodías son más claras, los acompañamientos se disparan en muy contadas ocasiones. Lichis, como letrista, se modera, creo que porque intenta que el centro lo ocupe más lo musical.

Lichis llega a su nueva vida musical con un disco clásico, con un sonido más sobrio. Una decisión que en alguien que viniera, por decir, del rock & roll estándar, veríamos como conservadora, pero que en alguien que viene de La Cabra Mecánica, no deja de ser un salto al vacío. No es mi opción preferida, debo decir. Echo de menos Hotel Lichis, con todos sus extremos. Le reconozco, sin embargo, como siempre, la osadía, el atrevimiento, el no conformarse.

XXII:

Te va costar volver a quererte 
Fugitivo de la cara oculta de la suerte
No, no lo intentes
No van a comprenderte 

3 años después, a principios de 2017, Lichis anuncia que su nuevo disco ya tiene título. Es Mariposas, y saldrá a la venta el 24 de marzo. El productor vuelve a ser Joe Blainey, como en Modo Avión (un productor muy adecuado para la búsqueda de sonido que está haciendo). Su primer single es Febrero. Mañana, 11 de marzo, toca en la sala REM de Murcia, y los que estemos ahí viéndolo esperamos encontrarnos al Lichis de siempre, irónico y luchador, junto al nuevo Lichis, presentando algunas de sus nuevas canciones.

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a Momentos Lichis. Tercera parte: Carne de canción, Modo avión, Mariposas

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *